Foto: Facebook

Foto: Facebook

Ciudad de México, 15 de agosto (SinEmbargo).–¡Peña! ¡Peña ¡Pe-ña! Los gritos rebotan como otros días, como siempre que el Presidente Enrique Peña Nieto visita alguna ciudad de la provincia mexicana y está en tiempo de celebración. Los saludos de mano, las palmadas en su hombro y los mariachis se agregan a una escena que, vista en el video oficial del sitio web de la Presidencia de la República, es una marabunta, un enjambre de brazos, rostros y peinados.

Peña Nieto tiene 48 horas de haber hecho público su proyecto para reformar el artículo 27 Constitucional, el que rige la administración de los hidrocarburos del país. Como lo hacía en campaña, simula un abrazo en el que caben todos: los brazos en cruz sobre su pecho, una dos, tres veces.

Dirá más adelante, arropado por las muestras de apoyo, repetitivas como balones que rebotan:

“¡Este es el momento de ser audaces y atrevernos a acelerar nuestro desarrollo!”

En la conmemoración del 76 Aniversario de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en Manzanillo, Colima, nada parece incomodar al primer mandatario del país. La apertura de su discurso tomará -como otras veces cuando el Presidente tiene ánimo celebrativo– a la figura de su padre.

Así se expresará:

“Esta institución es significativa para un servidor pues como no lo es, o es conocido, prácticamente conocido por muchos de ustedes. Mi padre trabajó en esta empresa. En ella laboró por más de 25 años y cómo ser omiso o cómo no recordar mi infancia al lado de esta gran empresa, de muchos de sus trabajadores…”

La evocación reparará en Atlacomulco, la tierra donde nació y lo criaron. La mención recordará los tiempos de campaña; sobre todo el del anuncio donde Peña Nieto aparecía en la casa de sus abuelos, en el preámbulo de una comida que se antojaba de delicias.

“Allá en mi pueblo natal, en Atlacomulco, donde siendo niño podría recorrer los patios de servicio, donde me encontraba con varios de los insumos que hoy utiliza esta empresa para llevar el servicio de energía eléctrica a los hogares mexicanos, desde cables, desde las cuchillas, aisladores, y otros elementos que se utilizan para dar el servicio de energía eléctrica”.

Cuando pase al meollo de la reforma energética, el Presidente reiterará que la reforma energética tiene como objetivo abaratar los costos de la electricidad en beneficio de las empresas y las familias mexicanas. A las familias, según Peña Nieto, les saldrá más barato el servicio.

(Los aplausos le quedarán de frente).

EL MOMENTO DE SER AUDACES

Ayer, en Manzanillo, Colima, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró la primera etapa de repotenciación de la termoeléctrica “Manuel Álvarez Moreno” que aumentó su capacidad en 1.413 megavatios. Con una capacidad de 2.754 megavatios, lo que equivale a la demanda de energía eléctrica de la capital mexicana, esta central ocupa el segundo lugar en capacidad instalada a nivel nacional.

El acto reunió a autoridades de los tres niveles de gobierno. Fue una ocasión propicia para que el Gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, le diera las gracias a Peña Nieto por “haber puesto en sus prioridades” la modernización del sector energético. También le reconoció al jefe del Ejecutivo la modernización de la termoeléctrica porque será un beneficio para los colimenses que desde hacía muchos años han pedido aniquilar a las emisiones de humo.

Para Peña Nieto –según dijo en el punto central de su discurso– es momento de “romper inercias y de quitar trabas”. Estos dos elementos le han impedido crecer a México con su verdadero potencial. En este momento fue cuando lanzó: “¡Es el momento de ser audaces y atrevernos a acelerar nuestro desarrollo”.

Y la oportunidad es histórica. El Presidente lo piensa así. “Aprovechemos esta oportunidad histórica, hagamos de la CFE un grna motor de desarrollo nacional para México en el siglo XX”. Trajo a cuento otra polémica, una suscitada hace 21 años. “Se debaría si era necesario reformar la Constitución para permitir que los particulares participaran en la generación de electricidad y que en ese momento se concluyó que no se requería cambio constitucional y sólo se reformó la Ley de Servicio Público de Energía Eléctrica”.

Brindó el panorama legal de los energéticos: “A raíz de esta modificación, hoy un tercio de la energía eléctrica que se produce en México ya es producida por particulares; sin embargo, y esta es la gran ironía: no haber reformado la Constitución generó una gran fuente de desigualdad que persiste hasta nuestros días”.

La ley secundaria -abundó Peña Nieto- sólo benefició a las grnades empresas y no a las pequeñas y medianas, que son las que generan más empleo en el país. Su proyecto busca “democratizar” el acceso a la energía a menor costo.

Una vez más, aclaró que su propuesta de reforma energética cimentará un modelo que reafirma la rectoría del Estado, fortalece a la industrai eléctrica y revitaliza la CFE.

***

Ahí estaba Víctor Fuentes del Villar, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana. Aprovechó el micrófono para despejar el panorama laboral de los obreros de la luz. “Antes de comenzar, y derivado de los acontecimientos que se están dando en cuanto a la Reforma, quisiera hacer tres breves comentarios…”

Se trataba de lo siguiente: “La antigüedad, el paradigma de la antigüedad en Comisión Federal de Electricidad se erradicó desde los años 90. Con esto, quiero decir que únicamente tienen acceso dentro de un plan de carrera los trabajadores que más se preparan y son más aptos. Que es elemental para preservar a la que nos da de comer”.

Se refirió a uno de los temas más controvertidos: las jubilaciones. “Entramos al nuevo esquema de jubilaciones hace cinco años, y le sumamos cinco años más a las jubilaciones. Y el ejemplo más sencillo y elemental de lo que son los trabajadores de Comisión Federal de Electricidad, sin protagonismos, es que en el Valle de México nos endosaron, de la noche a la mañana, seis y medio millones de clientes, los cuales eran atendidos nada más por 44 mil trabajadores”.

Siguió: “Nos entregaron en condiciones paupérrimas y obsoletas las instalaciones. Hoy, se está atendiendo, incluyendo a los trabajadores del contratismo, con 15 mil trabajadores”.

Confió en que no obstante la situación financiera de la Comisión, la reforma contribuirá con los derechos de los trabajadores y le agradeció al Presidente el espíritu renovador.

***

El Presidente Enrique Peña Nieto regresó de inmediato a la Ciudad de México. Antes, volvieron a aplaudirle.