Ninguna de estas producciones es un “estreno de temporada”; sin embargo, todas aportaron su granito de arena a generaciones hoy curtidas en series de ficción y por ello, no merecen ser olvidadas o condenadas al destierro.

Madrid, 15 de septiembre (Eldiario.es).- La etiqueta de “clásico” es tan resbaladiza que cuesta apelar a ella para hablar de un producto audiovisual que aguante con dignidad los achaques del tiempo -el crítico definitivo-. Se podría decir que un clásico es lo que cada espectador, dada su educación visual y sentimental, así como sus intereses e influencias, decida llamar clásico. Así que es lógico que los títulos que se citan en este artículo pueden o no ser considerados como tales.

Lo que está lejos de ser debatible es que ninguna de estas series es un “estreno de temporada”. Todas se emitieron hace más de dos décadas, recorren distintos estilos, heredan distintas tradiciones y han influido, de una manera u otra, en la forma que tenemos de entender la ficción televisiva actual.

Todas aportaron su granito de arena a generaciones hoy curtidas en series de ficción. Pero no por ello merecen ser olvidadas o condenadas al ostracismo. Este, de hecho, podría ser tan buen momento como cualquier otro para redescubrirlas. Recordamos veinte títulos, casi todos, disponibles en las plataformas de VOD más importantes de nuestro país.

ÉRASE UNA VEZ… LA VIDA

¿Por qué redescubrirla? Pocas series con un carácter tan divulgativo han alimentado, durante tantos años, la imaginación y la inquietud cultural de varias generaciones de niños y niñas. Y, sin embargo, esta serie creada por Albert Barillé sigue aportando una consistente dosis de conocimientos a través de un lenguaje lleno de soluciones realmente imaginativas, construidas sobre valores indelebles.

SEINFIELD

¿Por qué redescubrirla? Tres décadas después, los guiones de Seinfeld siguen contando con algunos de los gags más afilados y geniales que ha dado la historia de la televisión. Si bien es cierto, como señalaba Carmen López en un artículo conmemorativo, que algunos chistes en torno a la homosexualidad o la inmigración hoy no se sostienen con la misma rotundidad, verla con los ojos de hoy no es solo un disfrute por su derroche de inteligencia, también una forma de comprobar cómo ha cambiado la sensibilidad social en los últimos tiempos.

I, CLAUDIUS

¿Por qué redescubrirla? Mucho antes de las intrigas de la Roma de John Milius para HBO, Herbert Wise dirigió el que está considerado uno de los mejores dramas históricos de todos los tiempos. Ya fuere por las actuaciones de Derek Jacobi, John Hurt o Margaret Tyzack, o por el genio con el que está escrito el material original, la novela homónima de Robert Graves.

THE X-FILES

¿Por qué redescubrirla? La práctica totalidad de las series en torno al fantástico y la ciencia ficción modernas han heredado algo, por casual que fuese, de esta serie creada por Chris Carter y protagonizada por Gillian Anderson y David Duchovny. Un culto de los noventa cuyos hallazgos siguen hoy plenamente vigentes, aunque su “retorno” en 2016 fuera más o menos desafortunado.

YES, MINISTER

¿Por qué redescubrirla? La sátira política preferida de Margaret Thatcher parecía haber envejecido de forma paulatina. Pero los avatares políticos del Reino Unido actual sumido en el Brexit parecen haberle insuflado una nueva vida. Su blanco sentido del humor, inteligentes diálogos y perfectas formas sirven de contrapunto a series políticamente significativas de la actualidad, más cargadas de mala baba, como The Thick of It o House or Cards.

CUENTOS DE LA CRIPTA

¿Por qué redescubrirla? Dos series se reparten la memoria sentimental de muchos televidentes en cuanto a su primera aproximación al terror se refiere: Escalofríos e Historias de la cripta. Si bien la de R.L. Stine cuenta con mayor arraigo en el imaginario popular -ya fuere por la colección de novelas o por sus recientes adaptaciones al cine-, la segunda es si cabe más atrevida por su falta de escrúpulos, su inventiva visual y narrativa, y por la escuela que significó para multitud de realizadores. Detrás de las cámaras de sus capítulos pasaron nombres como Robert Zemeckis, Richard Donner y hasta Arnold Schwarzenegger.

TWIN PEAKS

¿Por qué redescubrirla? No hay ninguna serie como Twin Peaks, excepto en todo caso… Twin Peaks: The Return. Su emisión en los noventa convirtió el célebre claim “¿Quién mató a Laura Palmer?” en un fenómeno generacional con el que aquí se atrevió a opinar hasta Rappel. Inclasificable, encantadora, terrorífica, surrealista y, también tras la tercera temporada estrenada en 2017, una serie de irrenunciable modernidad.

BRIDESHEAD REVISTED

¿Por qué redescubrirla? Adaptación de la también excelente novela de Evelyn Waugh, esta serie protagonizada por Jeremy Irons, Anthony Andrews y Diana Quick se cuenta entre los dramas de flema británica más emocionantes -sin complejos-, y a su vez elegantes de la televisión contemporánea. En 2008 tuvo una tibia adaptación que lidia con la memoria de esta serie dirigida por Charles Sturridge y Michael Lindsay-Hogg.

KENSHIN, EL GUERRERO SAMURÁI

¿Por qué redescubrirla? Bajo el paraguas del género de samuráis clásico, esta serie de animación japonesa supo subvertir muchos de los tópicos que pesaban sobre el género. La épica y la violencia existen, sí, pero también un maravilloso desarrollo de personajes, una cuidadísima y bella concepción visual y un romanticismo desatado pero nada complaciente. Una de las más grandes series animadas del siglo XX.

BLACKADDER

¿Por qué redescubrirla? Antes de convertirse, para siempre, en el memorable Mr. Bean, Rowan Atkinson dio vida a varios personajes en una serie que parodiaba obras clásicas de Shakespeare, al tiempo que mezclaba fantásticos textos creados por el propio Atkinson y el gran Richard Curtis. Un viaje cómico por distintas épocas de la humanidad, al tiempo que brillante reinterpretación del imaginario del bardo.

PLAZA SÉSAMO

¿Por qué redescubrirla? Los muñecos de Jim Henson nunca han pasado de moda. Bien es cierto que Leto, Enrique y compañía han sufrido distintos avatares -el último en torno a la orientación sexual de los muñecos de gomaespuma-. Pero la serie infantil sigue fascinando a sus espectadores objetivo: los más pequeños y menos cargados de prejuicios.

FANNY AND ALEXANDER

¿Por qué redescubrirla? Ingmar Bergman dijo de esta obra suya que bien podría ser “la suma total de mi vida como cineasta”. Una afirmación que da la medida de lo que significó para el realizador de Persona y El séptimo sello rodar la historia de estos hermanos, que en su versión cinematográfica ganaría 4 Óscar. Bergman creía en la eficacia de la narrativa seriada, y otros títulos como Secretos de un matrimonio o su secuela natural, Saraband, demuestran que su genio no entendía de formatos.

MONTY PYTHON’S FLYING CIRCUS

¿Por qué redescubrirla? Un absoluto clásico de la comedia. Una locura surrealista con decenas de referencias por minuto, ánimo ciertamente crítico para con casi cualquier estamento y orden imaginable y, en el fondo, una actitud punk de traje envidiable. Puede que los integrantes de los Monty Python envejezcan e incluso fallezcan, pero su humor e ingenio son inmortales.

WALLACE Y GROMIT

¿Por qué redescubrirla? En 2018 se cumplían 25 años de Los pantalones equivocados, la segunda aventura de Wallace y Gromit, estrellas del estudio Aardman Animations. Este cortometraje llevó a la fama a sus creadores y abrió la puerta a una serie de obras a cada cual más entrañable. Hoy se pueden ver reunidas en una serie que destila ingenio y no descuida su ánimo satírico filtrado para espectadores de cualquier edad.

FRIENDS

¿Por qué redescubrirla? Por mucho que los años no pasen en balde, Friends sigue siendo un fenómeno cultural intergeneracional imperturbable. Tanto es así que era una de las series más vistas del catálogo de Netflix, y la plataforma lo demostró pagando 100 millones de dólares por mantener sus derechos durante un año. Curiosamente, hoy se los reparten las tres grandes plataformas.

COWBOY BEBOP

¿Por qué redescubrirla? Se trata de uno de los títulos más relevantes de la animación del siglo XX, una aventura aparentemente ligera de cazarrecompensas, pero con un fondo dramático que, más de veinte años después, sigue calando en quienes se asoman al espacio.

THE TWILIGHT ZONE

¿Por qué redescubrirla? Si antes decíamos que la ciencia ficción y el fantástico contemporáneo tenían una deuda pendiente con The X Files, ni hablamos de lo que le deben a The Twilight Zone. Actualmente, la serie vuelve a estar en boca de todos gracias a su nueva adaptación de la mano de Jordan Peele -director de Déjame Salir y Nosotros-. Pero la serie original, emitida entre 1958 a 1963, sigue contando con algunas auténticas joyas con una capacidad de sorprender e inquietar que no entiende de jubilación alguna.

OZ

¿Por qué redescubrirla? Adelantándose a la época dorada de HBO, con la que llegarían The WireLos Soprano o A dos metros bajo tierra, esta serie carcelaria se convirtió en poco tiempo en el campo de pruebas de la cadena. Su experimentación en el terreno formal, su alcance metafórico, su discurso a contracorriente en la televisión norteamericana y su indudable arrojo al tratar temas políticos y sociales marcaron un antes y un después en lo que hemos convenido en llamar “series de autor”. Sin la libertad creativa de esta obra de Tom Fontana, difícilmente habrían gozado de la misma David Chase o David Simon.

NEON GENESIS EVANGELION

¿Por qué redescubrirla? Neon Genesis Evangelion se trata de una ficción que, en lo aparente, cuenta la historia de unos jóvenes que pilotan robots gigantes pero que esconde muchas claves para entender nuestro tiempo. Una obra inabarcable, singular y turbia que sigue generando debates sobre sus significados y significantes, más de dos décadas después de su emisión.

BERLÍN ALEXANDERPLATZ

¿Por qué redescubrirla? Basada en la novela homónima de Alfred Döblin, Berlin Alexanderplatz es el ejemplo perfecto de una historia mínima con máximo alcance. Un recorrido por la terrible historia de Europa en el siglo XX, desde la mirada de un hombre cansado y derrotado. Obra maestra de Rainer Werner Fassbinder, que tanteó la televisión en múltiples ocasiones.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ElDiario.es. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.