Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.

Como era de esperarse, el proyecto del presupuesto de egresos de 2020, que el Secretario de Hacienda entregó a la Cámara de Diputados, es cuestionado conforme a sus intereses por diversos medios de comunicación, analistas de las calificadoras financieras, la iniciativa privada, gobernadores y presidentes municipales, organizaciones no gubernamentales, y por supuesto, los partidos y legisladores adversos al Gobierno de la 4ta Transformación.

¿Qué les molesta y preocupa?

Se los comparto, rubro por rubro. Empiezo con la reacción de los medios de comunicación, para que los lectores las ponderen y juzguen.

El  Economista, destacó que era un “modesto aumento para ciencia y tecnología en México” y que “en el 2020, estados y municipios recibirán menos recursos federales”. Expansión, en su encabezado de portada destacó que “la SCT tendrá menos recursos para obras de infraestructura en 2020”.

Milenio, por su parte, destacó a “Los Ganadores del Paquete Económico de 2020”,  en referencia a las dependencias que podrían recibir más recursos el próximo año: el gasto en bienestar social, el gasto en Seguridad y  en los Apoyos Fiscales para Petróleos Mexicanos (Pemex) y preguntó a sus lectores: ¿Ahorraras? Podrías pagar mas impuestos en 2020.

El Sol de México, se limitó a informar a sus lectores: “Así se lleva a cabo la asignación  del Presupuesto de 2020”. El Universal destacó que en el proyecto de Presupuesto de Egresos no estaba contemplado “el pago de la deuda” del avión presidencial adquirido por Peña Nieto que AMLO puso a la venta.

El más directo y abierto fue El Financiero. Definió el Proyecto presupuestal de egresos de 2020 ineficiente pero equilibrado. Destacó de una parte, el monto del gasto social proyectado para el 2020 en 14 programas prioritarios  definidos por el  Presidente de la República (285 mil  239 millones de pesos) y de la otra, que es mayor al superávit primario planteado y  la recaudación adicional que el Gobierno espera, del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPES) para el próximo año.

Este medio de comunicación hizo un desglose puntual de los 14 programas  que operaran las secretarias de Agricultura y Desarrollo Rural (4 programas); Economía (1), Educación (4), Trabajo (1) y Bienestar (4). Resaltó el que 165 mil millones de pesos (58 por ciento del presupuesto de egresos), corresponden sólo a los 4 programas de Bienestar:

-Pensión para para el bienestar de  las personas adultas mayores.

-Pensión para el bienestar de las personas con discapacidad permanente.

-Sembrando vida.

-Programas de Apoyo para el Bienestar a Madres Trabajadoras.

Señaló que de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) el siguiente año los 14 programas sociales prioritarios contaran con recursos de 285 mil 239 millones de pesos, monto mayor en 170 mil 361 millones de pesos respecto de lo aprobado para esos 14 programas este 2019.

Advierten también que la partida asignada a esos programas equivale al 1 por ciento del PIB, por lo que “se come” el superávit primario proyectado para el 2020, que es de 186 mil 233 millones de pesos y representa el 0.7 por ciento del PIB.

El incremento en el gasto social para esos programas, dijo, se “comerá” también la recaudación adicional esperada por la actualización del IEPES a bebidas saborizadas, cervezas y cigarros proyectada para el próximo año.

Por lo que hace a los analistas de las calificadoras financieras y bancos, no les agradó en lo más mínimo el que la Secretaría de Hacienda inyecte a Pemex, 5 mil millones de dólares.

La mas belicosa y negativa fue la firma calificadora de valores Moody’s, la cual vaticinó que pese a esa inyección de capital aportada por el Gobierno federal, “la perspectiva de calificación de la petrolera sigue siendo negativa. Y fue más allá: “Esta evaluación, es consistente con la perspectiva negativa sobre la calificación soberana de México, dado el apoyo continuo a Pemex”, expuso.

Recordó que “las calificaciones con perspectivas negativas de Pemex se basan en su evaluación con su alto rendimiento financiero y baja cobertura de intereses, pesada carga fiscal y flujo de caja libre negativo resultante, así como su producción históricamente decreciente y reservas probadas a la baja causadas por su incapacidad para financiar una inversión de capital suficiente para  remplazar las reservas” (La Jornada)

Queda en claro que lo que a ellos interesa es que Pemex siga endeudándose y que las grandes compañías petroleras extranjeras, -en especial las de Texas- sean partícipes de la inversión de capital, como ocurrió con la mal llamada Reforma Energética, que privatizó a Pemex, la desmanteló y frenó la extracción del crudo y su refinamiento.

Las Cámaras empresariales, en particular Coparmex, por su parte, critican las partidas destinadas a los programas de Bienestar social, que ellos llaman “Asistencialismo”, que consideran un derroche el cual podría utilizarse en inversión de obras e infraestructura para estimular el crecimiento de la economía y con ello el Producto Interno Bruto (PIB) que este año anda abajo del 1 por ciento y en el 2020, se pronostica, no rebasará el 2 por ciento y mucho menos el 4 por ciento que el Presidente ha aducido.

Los gobernadores y presidente municipales han pegado el “grito en el cielo” por la disminución de las partidas presupuestales que la federación ha programado en apego a la política de austeridad republicana, que también tiene en ascuas a varias dependencia del Gobierno Federal, como la de Gobernación, una de las cuales fue a la que mas se le redujo la partida por la SHCP.

Hay incluso mandatarios estatales, como Javier Corral Jurado, Gobernador de Chihuahua, que amenaza con romper con el Pacto Federal para que las finanzas estatales se provean de los recursos generados por la economía local y sus propios impuestos, o en su caso, impulsar con el apoyo de todas las entidades estatales, un nuevo Pacto con la Federación.

Por lo que se refiere a las organizaciones civiles no gubernamentales, sobre todo a la promoción de los derechos humanos y la seguridad social, la queja principal es que en la partida presupuestal en el rubro de Seguridad Publica se haya destinado la mayor parte a la Secretaría de la Defensa Nacional y la Guardia Nacional, y no al Sistema Nacional de Seguridad Pública, que incluye a las policías estatales y municipales, lo que afecta sus programas de capacitación que esos organismos civiles les brindan, los cuales son sumamente rentables desde el punto de vista económico para ellos.

Finalmente, los partidos políticos opositores a la 4ta Transformación, PAN, PRI, MC y PRD, y sus bancadas en la Cámara de Diputados, formaron un bloque para manifestarse en contra de la reducción del Subejercicio presupuestal,  fuente de la corrupción en las anteriores gobiernos, de la que ellos formaron parte; el que no se haya propuesto una Reforma Fiscal recaudatoria para tener mayores ingresos  y particularmente el que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) tipifiquecomo  delincuencia organizada de cuello blanco a empresas y personajes (Vicente Fox por ejemplo) evasores fiscales o aquellas que eluden el pago de impuestos con facturas apócrifas, los que serán detenidos de oficio y sometidos a prisión de 8 a 40 años, si el desfalco es superior a los 8 millones de pesos.

Las operaciones tributarias simuladas de 2014 a 2019 evadieron al Fisco 354 mil 512 millones de pesos, equivalentes al 1.4 por ciento del PIB según el SAT.

Los partidos de oposición no entienden que,  como bien dijo el licenciado Martín Rodríguez Sánchez, presidente del Consejo Internacional de Empresarios: “La evasión fiscal afecta a la economía de México porque el Gobierno deja de percibir ingresos con los que se podría contribuir a mejorar la vida de las personas” (Reporte índigo).

Tampoco entienden que la Sinrazón que endosan a la 4ta transformación tiene una razón que cientos de años atrás Miguel de Cervantes Saavedra puso en boca de su personaje magistral Don Quijote de la Mancha, quien dijo a su caballerango Sancho Panza, “lo principal de mi profesión es perdonar a los humildes y castigar a los soberbios; quiero decir acorrer (proteger) a los miserables y destruir a los rigurosos”.

Sancho Panza, malinterpretó e invirtió lo que le dijo Don Quijote: “El Hidalgo Don Quijote da de comer al que ha de sed, y de beber al que ha de hambre”.

Los adversarios y opositores de la AMLO, incurren en la misma tergiversación, de la de Sancho Panza. Como decía un entrañable amigo fundador de varios ejidos en la Laguna, Coahuila: Confunden las gordas con las paridas”.

Se burlan de sus programas de bienestar social para apoyar a 53 millones de mexicanos sumidos en la pobreza durante décadas por el neoliberalismo. Para ellos es  “asistencialismo”, “populismo” y el combate a la corrupción y la impunidad “pura demagogia”.

Veremos y diremos quien tiene la Razón de la Sinrazón.