El traslado al centro médico se produjo apenas tres días después de que se conociera la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Perú de mantener en prisión a la líder del partido fujimorista Fuerza Popular, aunque con una reducción del periodo de privación de libertad de 36 a 18 meses.

Lima, 13 sep (EFE).- El ex Presidente peruano Alberto Fujimori, de 81 años, fue dado de alta de la clínica privada limeña en la que se mantenía internado desde el domingo pasado debido a problemas cardíacos y regresó a prisión, informó este viernes su médico de cabecera Alejandro Aguinaga.

Mediante su cuenta de Twitter, el médico y ex congresista fujimorista señaló que “después de haber superado serios problemas de salud que obligaron a tener hospitalización prolongada hoy está retornando a Diroes (una prisión dentro de una sede policial) Alberto Fujimori”.

Asimismo, agregó que el ex mandatario, quien mantiene una condena de 25 años de prisión, manifestó su agradecimiento a las muestras de afecto y preocupación de sus seguidores.

La noche del domingo pasado Fujimori ingresó hospitalizado a la Clínica Centenario Peruano Japonesa, situada en Pueblo Libre, con un cuadro de “fibrilación auricular descompasada”, señaló el galeno en su cuenta de Twitter.

Aguinaga agregó que en esta se pondría en evaluación “los quistes pancreáticos” del ex mandatario, y que para ello debía mantenerse en la Unidad de Cuidados Intensivos de dicho nosocomio.

Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de cárcel por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta cometidas por el grupo encubierto Colina en 1991 y 1992.

No obstante, en diciembre de 2017 recibió un indulto humanitario otorgado por el ex Presidente Pedro Pablo Kuczynski (201-2018), pero fue revocado por la Justicia a inicios de este año, por lo que Fujimori retornó a prisión.

La hija mayor y heredera política del ex gobernante, Keiko Fujimori, por su parte, está detenida en una cárcel de mujeres por 18 meses, mientras es investigada por lavado de activos por presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

Tras el rechazo de pedido de libertad elevado por su defensa ante la Corte Suprema de Justicia, que recogió en parte su solicitud, y redujo el tiempo de prisión preventiva de 36 a 18 meses, ahora el 25 de septiembre el Pleno del Tribunal Constitucional (TC) deberá evaluar el recurso de habeas corpus que busca la libertad de Keiko.