La muerte del trabajador revela de forma descarnada el sistema de injusticia social que se ceba con los trabajadores mexicanos y la frustración que provoca entre los más explotados.

Toronto, 15 de septiembre (EFE).- El cineasta mexicano David Zonana, que estrenó a nivel mundial la cinta Mano de obra en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) que termina este domingo, reivindicó la necesidad de que el cine denuncie injusticias sociales.

Mano de obra, su primer largometraje tras realizar tres cortos, presenta la realidad de un grupo de albañiles que están construyendo un edificio de alto estándar en la ciudad de México hasta que uno de ellos muere en un accidente laboral.

La muerte del trabajador revela de forma descarnada el sistema de injusticia social que se ceba con los trabajadores mexicanos y la frustración que provoca entre los más explotados.

Tras su estreno en Toronto, el filme viajará a varios festivales de todo el mundo, incluido el de San Sebastián en los próximos días.

En una entrevista con Efe, Zonana declaró que “los contrastes sociales son algo que, viviendo en México, sólo hace falta tener los ojos abiertos para que sea preocupante”.

“Es algo con lo que he convivido desde que nací. Quería comprometerme con un proyecto de este tipo. Las películas duran mucho tiempo y creo que se debe hablar de algo que sea realmente importante para ti”, añadió.

Mano de obra se suma a otras películas mexicanas recientes dominadas por la temática de clases sociales, injusticia y corrupción como Roma, La camarista o Las niñas bien, pero que también se puede remontar a la cinematografía de Luis Buñuel.

“Son la prueba de que es una problemática que ha existido desde hace mucho tiempo en México. Es algo que se debe traer a la mesa y realmente soy de la idea que el arte sí genera conciencia y sí genera cambios”, expresó.

“Es lo que podemos hacer desde nuestra trinchera los cineastas, películas de temática social que sintamos que se tienen que traer a la luz”, continuó.

“México es un país con mucha cultura y muchas cosas positivas en el que me encanta vivir. Y al mismo tiempo tiene problemas fuertes de corrupción, falta de oportunidades para mucha de la población y es triste”, declaró el realizador mexicano.

“Hay muchos países en la misma situación pero a mí me toca México. Es un país vibrante pero también me duele mucho ser testigo de las dificultades en las que se encuentra”, añadió.

El director explicó que la idea le surgió “estando en mi departamento y pensando en la gente que lo construyó”. Foto: Especial

En su film, Zonana sitúa el drama en un grupo de albañiles.

El director explicó que la idea le surgió “estando en mi departamento y pensando en la gente que lo construyó”.

“Estaba interesado en explorar su visión de construir un departamento lindo; en cómo sentirían ellos construir cosas que jamás van a tener y cómo les repercute psicológicamente”, señaló.

“Hay problemáticas sociales que no podemos dejar de lado y hay que ser consciente que no es sostenible. Como país y comunidad tenemos que abrir los ojos a lo que está pasando y los contrastes sociales del país. Y para trabajar y mejorar las condiciones de vida de millones de personas que la pasan difícil”, terminó señalando.