Las autoridades estadounidenses emitieron nuevas recomendaciones para alertar de viajes a Hong Kong y China por la posibilidad de ser detenidos y la aplicación de leyes arbitrariamente.

Beijing, China, 15 de septiembre (AP).- Estados Unidos emitió el martes nuevas recomendaciones oficiales alertando sobre viajes a Hong Kong y la China continental debido al riesgo de “detención arbitraria” y “aplicación arbitraria de leyes locales”.

Es probable que el aviso agrave las tensiones entre ambos países, que se han disparado desde que Beijing impuso a Hong Kong una estricta ley de seguridad nacional en junio. Estados Unidos ya ha respondido a la ley con varias medidas punitivas.

La nueva advertencia indicaba a los ciudadanos estadounidenses que China realiza “detenciones arbitrarias y prohíbe salidas” para forzar cooperación con investigaciones, presionar a familiares para que regresen a China desde el extranjero, influir en disputas civiles y “ganar fuerza de negociación ante gobiernos extranjeros”.

“Los ciudadanos estadounidenses que viajen o residan en China o Hong Kong pueden ser detenidos sin acceso a servicios consulares estadounidenses ni información sobre su supuesto delito. Los ciudadanos estadounidenses pueden ser objeto de largos interrogatorios y detención prolongada sin el debido proceso legal”, indicó el aviso.

La reciente imposición de Pekín de la polémica ley de seguridad nacional ha motivado una recomendación a sus ciudadanos que pretendan viajar a China y Hong Kong. Foto: Jerome Favre, AP

En Hong Kong, China “ejerce de forma unilateral y arbitraria el poder de la policía y la seguridad”, indicó el aviso, señalando que la nueva legislación también cubre delitos cometidos por no residentes u organizaciones fuera de Hong Kong, lo que podría poner a ciudadanos estadounidenses que criticaran abiertamente a China en “un riesgo mayor de arresto, detención, expulsión o procesamiento”.

Las autoridades recomendaron que durante su estancia en Hong Kong, los ciudadanos estadounidenses “permanezcan atentos a su entorno y eviten las manifestaciones”.

Otros países occidentales han suspendido sus tratados de extradición con Hong Kong tras la aprobación de la ley de seguridad nacional. Foto: Jerome Favre, AP

El Gobierno de Trump suspendió o dio por terminados tres acuerdos bilaterales con Hong Kong sobre extradiciones y exenciones fiscales, alegando que Beijing había incumplido su promesa de que Hong Kong conservaría una amplia autonomía durante 50 años desde la devolución de la excolonia británica al Gobierno chino en 1997.

Otros países occidentales han suspendido sus tratados de extradición con Hong Kong tras la aprobación de la ley de seguridad nacional.

Estados Unidos también ha puesto fin a privilegios comerciales especiales de los que disfrutaba Hong Kong e impuesto sanciones sobre funcionarios hongkoneses y chinos, incluida la directora general del gobierno hongkonés, Carrie Lam, afín a Beijing y que participó en la aplicación de la nueva ley.

Las relaciones entre Beijing y Washington pasan por su peor momento en décadas debido a disputas abiertas en comercio, tecnología, Taiwán, Tíbet, el Mar de la China Meridional, la pandemia del coronavirus y, más recientemente, Hong Kong.

El impacto de las tensiones se ha materializado en sendos cierres de delegaciones diplomáticas, así como en restricciones sobre estudiantes y periodistas.