La EPA y la fiscalía de California aseguraron que Daimler quebrantó las leyes ambientales al utilizar el “software para dispositivos de manipulación” que eludió las pruebas de emisiones y vendieron alrededor de 250 mil automóviles y camionetas en Estados Unidos que no cumplían las leyes estatales y federales.

Por Michael Balsamo y Tom Krisher

Washington, 15 de septiembre (AP).- El fabricante de autos Daimler AG y su subsidiaria Mercedes-Benz USA han acordado pagar 1 mil 500 millones de dólares al Gobierno de Estados Unidos y a los reguladores del estado de California para resolver un litigio por acusaciones de que falsificaron pruebas de emisiones de gases, anunciaron el lunes las autoridades estadounidenses.

El Departamento de Justicia federal, la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) y la fiscalía de California dijeron que Daimler quebrantó las leyes ambientales luego de utilizar el “software para dispositivos de manipulación” para eludir las pruebas de emisiones y vendieron alrededor de 250 mil automóviles y camionetas en Estados Unidos con motores diésel que no cumplían con las leyes estatales y federales.

El acuerdo, que incluye penas civiles, también requerirá que Daimler arregle los vehículos, señalaron las autoridades.

El fabricante de autos con sede en Stuttgart, Alemania, dijo el 13 de agosto que había alcanzado acuerdos con el Departamento de Justicia, con la EPA, con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, con la Junta de Recursos del Aire de California, entre otros, sobre acusaciones civiles y ambientales que involucraban aproximadamente 250 mil automóviles y camionetas con motores diésel.

Daimler AG dijo que el arreglo traerá costos de alrededor de 1 mil 500 millones de dólares, mientras que el acuerdo civil tendría un cargo único de unos 700 millones. Estimó que “gastos adicionales de millones” de euros serían requeridos para cumplir con las condiciones de los acuerdos.

Pero la compañía no especificó cómo se arreglarían los vehículos o si fue acusada de alguna acción ilegal en Estados Unidos como el caso de Volkswagen, que pagó 2 mil 800 millones de dólares para resolver un caso penal por engaño. Fiat Chrysler también es investigada por supuestamente falsificar pruebas de emisiones.