Una caída del dólar frente a otras divisas, así como la perspectivas de que surjan nuevos huracanes en la zona del Golfo de México, que hacen prever interrupciones en la producción, impulsaron las negociaciones durante la jornada.

Ciudad de México, 15 de septiembre (SinEmbargo/EFE).- El acercamiento de Huracán Sally a las costas del Golfo de México interrumpió, de nuevo, las operaciones petrolíferas. Esta nueva temporada de huracanes al sur de Estados Unidos obligó a las empresas a evacuar a su personal y paralizar su producción, tal y como ocurrió recientemente con Laura y Marco.

En respuesta, el barril de la mezcla mexicana de petróleo logró “dar el grito de Independencia” y cotizó en 36.08 dólares, reportando una ganancia de 2.35 por ciento, equivalente a 83 centavos. Este miércoles el crudo nacional logró anotar alzas por encima del 2 por ciento por primera vez desde el 3 de agosto, cuando se vendió en 39.05 dólares.

El precio del barril de petróleo Brent para entrega en noviembre terminó hoy en el mercado de futuros de Londres en 40.54 dólares, un 2.45 por ciento más que al finalizar la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 0.97 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 39.57 dólares.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este martes con un alza del 2.7 por ciento, hasta 38.28 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en octubre subieron 1,02 dólares respecto a la sesión previa.

“El sistema meteorológico actual puede frenar potencialmente un millón de barriles diarios, principalmente en el área del Cañón de Mississippi. Al contrario que en la evacuación previa, esperamos que esta situación solo dure un par de días”, dijo en una nota la firma de análisis Rustad Energy.

Las autoridades prevén que Sally se quede en huracán de categoría 1, mientras que Laura fue de categoría 4, por lo que tiene menos probabilidad de causar daños permanentes a las infraestructuras petrolíferas.

El Texas amaneció ya revalorizándose tras dos semanas de descensos, en medio de la preocupación que generan la lenta recuperación de la demanda y el posible exceso de oferta.

Los analistas lo atribuyen a la reunión de la OPEP+ que se celebra el jueves y la perspectiva de que tomen alguna acción inesperada impulsa los precios.

Por otra parte, la Agencia Internacional de Energía (AIE) estimó hoy que la demanda mundial de petróleo caerá este año a niveles de 2013 debido a la pandemia de coronavirus y espera una desaceleración de la recuperación de la demanda en la segunda mitad de 2020.

Por otra parte, los contratos de gasolina con vencimiento en octubre sumaron algo más de 3 centavos hasta los 1.14 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes aumentaron 5 centavos, situándose en los 2.36 dólares por cada mil pies cúbicos.