Mundo

“Bob” Enyart, otro conductor antivacunas de EU, muere de COVID. Al menos van seis

15/09/2021 - 8:10 am

“Bob” Enyart renunció a las vacunas contra la COVID-19 y murió por complicaciones derivadas de la enfermedad. En octubre había ganado una demanda contra el estado de Colorado por sus restricciones sanitarias. 

Ciudad de México, 15 de septiembre (SinEmbargo).– Al menos seis conductores de radio conservadores han muerto por la COVID-19 en lo que va del presente año. Muchos de ellos eran religiosos radicales y todos formaban parte del movimiento antivacunas en Estados Unidos. Robert “Bob” Enyart es el último. Antes que él se fueron Marc Bernier y Phil Valentine.

El pastor “Bob” Enyart renunció a las vacunas COVID-19 y murió por complicaciones debido al virus. “Me duele mucho que mi amigo cercano y coanfitrión de Real Science Radio haya perdido su batalla con COVID”, dijo el coanfitrión Fred Williams en Facebook. En octubre ganó una demanda contra el estado de Colorado por sus restricciones de COVID-19. Ahora está muerto.

Una actualización de agosto de 2021 COVID-19 en el sitio web del programa de radio dijo que Enyart y su esposa Cheryl “han jurado no tomar las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson”. Enyart es uno de varios presentadores de radio conservadores que fallecieron recientemente por complicaciones de COVID-19 después de quejarse de las máscaras y expresar escepticismo sobre las vacunas.

Muchos de los conductores están vinculados con Donald Trump ya sea porque hicieron campaña con él y porque defendieron sus ideas. También eran muy religiosos. Autoridades de salud y académicos han alertado que millones de personas se han visto influenciadas por ellos. La mayoría pidió vacunarse antes de morir.

Dick Farrel, un locutor de radio con sede en Florida, falleció a causa del coronavirus en agosto, al igual que el presentador de Nashville Phil Valentine, que tenía 65 años. Marc Bernier, otro locutor de radio conservador con sede en Florida y un franco oponente de las mascarillas y las vacunas, también murió de COVID-19 el mes pasado.

 

En diciembre de 2020, cuando el Gobierno estadounidense aprobó provisionalmente las primeras vacunas, Marc Bernier dijo a los oyentes de su programa de radio en Daytona Beach, Florida, que él era “el señor antivacunas”, según reseña The Washington Post. Más tarde Bernier afirmó que en el Gobierno estaban “actuando como nazis” al instar a la gente a vacunarse.

La situación dio un giro cuando a principios de agosto la WNDB AM-FM, donde Bernier trabajó durante más de 30 años, anunció que el presentador de 65 años estaba hospitalizado luego de haber contraído COVID-19. Ahora está muerto.

Su caso se suma al de otros conductores, todos ellos de ultraderecha e integrantes del movimiento antivacunas, que se han manifestado en contra de inocularse contra esta enfermedad que mantiene asolado a todo el mundo desde el año pasado.

Los otros locutores que se mostraron escépticos sobre el virus SARS-CoV-2 y que han fallecido tras contraerlo son: Valentine, de 61 años, un presentador popular en Tennessee; Jimmy DeYoung, de 81 años, un predicador cristiano que también vivía en Tennessee; y Dick Farrel, de 65 años, que había trabajado para estaciones en Miami y Palm Beach, Florida, así como para el canal conservador Newsmax TV.

Para algunos observadores y críticos, estas muertes dan cuenta de un papel que a menudo se pasa por alto: el de la radio como vector de la resistencia a las vacunas y la desinformación con respecto al coronavirus. “La vacuna no es el problema. La radio lo es”, dijo al Post Jerry Del Colliano, profesor de la Universidad de Nueva York y editor de Inside Music Media. Las compañías de radio, consideró, “están arriesgando la salud de sus audiencias incluso cuando los locutores antivacunas continúan muriendo”.

El pasado 21 de agosto, la estación de radio de Nashville SuperTalk 99.7 WTN confirmó el deceso de Phil Valentine, un locutor de radio conservador de Tennessee que se había mostrado escéptico sobre la vacuna contra el coronavirus hasta que fue hospitalizado por este enfermedad.

Después de haber dado positivo a la COVID-19, y antes de su hospitalización, dijo a sus radioescuchas que se preguntaran: “si me contagio de esta cosa del COVID, ¿tengo posibilidades de morir de eso?”. En caso de que la respuesta fuera “sí”, les aconsejaba vacunarse. Agregó que eligió no vacunarse porque pensó que probablemente no moriría.

Luego de que fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos, Mark Valentine dijo que su hermano se arrepintió de que “no fue un partidario más abierto de la vacuna”.

Días antes, el 15 de agosto, Jimmy DeYoung, un locutor de radio cristiano que cuestionó las vacunas COVID-19, murió luego de una corta batalla contra esta enfermedad. La prensa estadounidense refiere que fue hospitalizado el 7 de agosto y murió ocho días después.

DeYoung era locutor de Prophecy Today, su programa de radio se escuchaba en más de mil 500 estaciones en todo el mundo, según su sitio web.

No está claro si DeYoung recibió una vacuna COVID-19. Su esposa también contrajo el virus, pero una publicación a principios de este mes decía que estaba en casa y mejorando, refiere The Charlotte Observer.

Otro caso es el de Dick Farrel, un expresentador de radio de Florida y Newsmax TV, que murió a inicio de agosto por complicaciones de COVID-19. “Era conocido como ‘el otro Rush Limbaugh’. Con el corazón apesadumbrado, sólo puedo decir que esto fue inesperado. Lo extrañaremos”, escribió el socio de Farrel, Kit Farley.

Farrell, un simpatizante de la derecha, fue un firme opositor de las vacunas contra el coronavirus. Publicó en las redes sociales que eran “falsas”. También criticó a figuras como Anthony Fauci, a quien llamó “un fanático de la mentira”.

Sin embargo, después de contraer COVID-19, dijeron sus amigos, la actitud de Farrel sobre las vacunas y el virus cambió.

“¡La COVID se llevó a uno de mis mejores amigos! RIP”, Dick Farrel. “Él es la razón por la que tomé la foto. Me envió un mensaje de texto y me dijo: ‘¡Consíguela! [la vacuna]’. Me dijo que este virus no es una broma y dijo: ‘¡Ojalá no lo hubiera contraído!”, escribió Amy Leigh Hair, una amiga de Farrel, en Facebook.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas