El informe más reciente del International Crisis Group sobre la violencia en México y los retos que esta crisis inédita representa para el Gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador, se basa en investigaciones en la Ciudad de México y en los estados de México, Michoacán y Guanajuato, principalmente, para medir la inseguridad, el movimiento de los cárteles y células del crimen organizado a nivel regional, así como la corrupción e impunidad que han repuntado en 12 años de una estrategia fallida por parte de los gobiernos del panista Felipe Calderón Hinojosa y el priista Enrique Peña Nieto.

También examina en particular la evolución del crimen y la violencia en Ecatepec, el municipio más poblado del país y también el que suma los mayores índices de asesinatos y feminicidios, y que está situado en el Estado de México, una entidad que ha sido gobernada por más de 90 años por el Partido Revolucionario Institucional.

Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).– Ecatepec, en el Estado de México, es el municipio más pobre de la zona metropolitana del Valle de México, dice el International Crisis Group (ICG), y en el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto se clasificó entre los ayuntamientos del país con más casos de homicidio, extorsión, secuestro, robo a mano armada, robo de autos, robo de autos y robo de carga.

También es uno de los lugares más peligrosos del  país para ser mujer: 383 asesinatos de mujeres han sido registrados desde 2011 hasta 2016, además de que el 92.3 por ciento de sus ciudadanos se sienten  en riesgo de crimen o violencia.

“Desde alrededor de los catorce años, los jóvenes de Ecatepec ahora se unen a mafias con raíces locales que han reemplazado a las pandillas menos jerárquicas; a las tienditas o a las casas de seguridad donde se guardan las víctimas de secuestro y los bienes robados. En Ecatepec, cinco grupos están compitiendo. La forma de hacerlo es sembrando el terror”, plantea la Organización No Gubernamental con sedes en Bruselas, Washington DC, Nueva York y Londres.

En su informe “Construyendo la paz en México: dilemas que enfreta el Gobierno de López Obrador” –de fecha 11 de octubre de 2018 y firmado en Ciudad de México, Bogotá y Bruselas–, la Organización No Gubernamental (ONG) destaca las causas del repunte criminal en Ecatepec, escenario reciente de un escalofriante caso donde dos feminicidas seriales –un hombre apoyado por una mujer– habrían asesinado a al menos 20 jóvenes.

Desde que el priista Eruviel Ávila Villegas (2009 a 2012) gobernó ese Ayuntamiento y hasta fecha, los alcaldes de Ecatepec “abandonaron completamente la inversión social y esa precarización generó una ola de violencia y falta de oportunidades en la región”, dijo recientemente la Diputada Azucena Cisneros Coss, del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“Ecatepec es un caldo de cultivo porque es el resultado de un botín político que ha sido consentido por el priismo del oriente de la zona metropolitana”, añadió en una entrevista con SinEmbargo.

En el Estado de México, actualmente gobernado por el también priista Alfredo del Mazo Maza, más de la mitad de los hogares –57.1 por ciento– tiene a una persona que fue víctima de un delito durante 2017, de acuerdo con la encuesta Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2018 (ENVIPE). El 74. 1 por ciento de la población mayor de edad considera la inseguridad como el problema más importante que aqueja a los mexiquenses y el 66.6 cree que el entorno donde vive, colonia o localidad, es insegura, según el censo levantado en 2017.

Y las cifras empeoran: El 83.4 por ciento de los mexiquenses ya no permiten que sus hijos salgan a la calle y se estima que el gasto per cápita que hicieron durante 2017 en medidas preventivas por la inseguridad asciende, en conjunto, a los 11 mil 759.8 millones de pesos. De enero agosto de 2018, un total de 35 mil 094 mexiquenses han sido víctimas de algún delito y de esos, 31 mil 781 van desde atentados a la integridad física corporal hasta delitos contra la vida.

En los primeros ocho meses del año se han asesinado a mil 674 personas en esa entidad gobernada por Alfredo del Mazo, quien es primo del Presidente Enrique Peña Nieto. En esos meses, 23 mil 038 personas han sido víctimas de lesiones dolosas por las que se han abierto 21 mil 50 carpetas de investigación. Además, se registra un total de 125 víctimas por secuestro, aglomerados en un total de 105 carpetas de investigación abiertas por esos casos.

Las cifras oficiales establecen que se han abierto en total 8 mil 244 carpetas de investigación por asalto a transeúntes en la vía pública; 623 por atracos en vehículos propios particular; 5 mil 853 por robos con violencia en transporte público [colectivo], y 3 mil 872 por asaltos a negocios.

Crisis Group destaca algunas de las principales causas del repunte criminal en Ecatepec, Estado de México, escenario reciente de un escalofriante caso donde dos feminicidas seriales –un hombre apoyado por una mujer– habrían asesinado a al menos 20 jóvenes. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

ES LA CORRUPCIÓN

“Al parecer, la colusión con políticos y  policías, tanto a nivel municipal como estatal,  ha sido fundamental para la colonización criminal y la impunidad”. Organizaciones criminales nacionales como la Familia Michoacán y la Organización Beltrán Leyva han incursionado en Ecatepec en la última década, estableciendo alianzas con grupos locales e imponiéndose como únicos proveedores de drogas, además de asumir roles de liderazgo en la extorsión”, expone el análisis de Crisis Group.

El ICG es una organización con amplio reconocimiento internacional y es también una fuente de información para gobiernos e instituciones que trabajan por la paz y la resolución de conflictos. Desde julio de 2009 lo preside la canadiense Louise Arbour, jurista canadiense y quien fungió como Alta Comisionada de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos.

“La supuesta connivencia con políticos y policías, tanto a nivel municipal como estatal, supuestamente ha sido fundamental para la colonización criminal y la impunidad. Como resultado, Ecatepec se ha convertido en otro escenario de competencia violenta para los grupos del crimen organizado nacional, acentuando los niveles existentes de violencia letal. El municipio y las áreas circundantes ahora se asemejan a un mosaico en el que una combinación de delincuencia callejera de bajo nivel e incursiones delictivas organizadas impulsan niveles de violencia cada vez mayores en un municipio que ya se encuentra entre los diez principales en México por número de homicidios desde 2011 hasta 2017”, destaca el informe. La competencia criminal intensificada, alerta, podría hacer que la violencia escale más y más.

“Un político prominente de un suburbio al lado de Ecatepec dijo que el sifón de petróleo se ha vuelto más común en los últimos años, y agregó que tres grupos locales bien identificados están detrás de esto. Si los nuevos competidores criminales desafiaran a estos tres por el dominio, esta área próxima a Ecatepec pronto podría parecerse a Salamanca. Los informantes locales dijeron que los grupos delictivos más grandes también están bien establecidos en el mismo municipio, pero lo utilizan principalmente como un centro operacional para el robo de carga en las carreteras que llegan a la Ciudad de México y otros distritos comerciales en el estado de México. Si bien estos grupos actualmente no atacan a civiles por extorsión o por secuestro para obtener un rescate, los habitantes y funcionarios locales expresan temor de que pronto puedan tomar ese giro predatorio”, establece el ICG.