La modificación fue aprobada con 287 votos a favor, 117 en contra y 31 abstenciones. Aunque el cambio de nombre se votó con una significativa mayoría de votos, hubo críticas. Las bancadas de oposición calificaron el nuevo nombre como “ocurrencia”.

Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).- La Cámara de Diputados aprobó durante la sesión de este martes cambiar el nombre del Instituto Nacional de Bienes y Activos por el de Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, como lo propuso el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

La modificación fue aprobada con 287 votos a favor, 117 en contra y 31 abstenciones. Aunque el cambio de nombre se votó con una significativa mayoría de votos, hubo críticas. Las bancadas de oposición calificaron el nuevo nombre como “ocurrencia” .

Algunos legisladores, como la Diputada del PRI, Dulce María Sauri, sugirieron cambiar el nombre de otras dependencias si se seguirá con este tipo de modificaciones.

“Si se trata de cambios de nombre más afines con el ingenio popular podríamos en el corto plazo rebautizar algunas instituciones, por ejemplo: qué les parece sustituir la aburrida y formal denominación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por la Secretaría Cobrataria”, comentó la Diputada.

El nuevo nombre es el segundo cambio que sufre el original Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), que el pasado 9 de agosto se convirtió en el Instituto de Administración de Bienes y Activos, luego de la promulgación de la Ley de Extinción de Dominio.

La creación del Instituto fue anunciada por el Presidente López Obrador el pasado 14 de mayo. Su objetivo, dijo el mandatario, es contar con un ente del Estado mexicano que se dedicará a redistribuir lo que se recupere del saqueo de políticos o de lo decomisado por el crimen organizado.

Durante su conferencia de prensa matutina de aquél día, el Jefe del Ejecutivo federal presentó una lámina en la que se plantea que el Instituto del Gobierno federal obtenga ingresos por mil 500 millones de pesos en 12 meses; que redistribuya en la sociedad “el daño ocasionado por actos de corrupción”; que disuada a los servidores públicos de cometer estos actos; que reduzca los trámites burocráticos para el decomiso, enajenación y monetización de bienes y que prevenga la corrupción.

“Imagínense si hubiera existido este instituto cuando decomisaron los dólares al chino mexicano [Zhenli Ye Gon]”, dijo. “Estamos definiendo cómo vamos a devolver el dinero. En algunos casos va a ser directo a las sociedades de padres de familia de las escuelas para mantenimiento; para la construcción de unidades deportivas; para ambulancias; para caminos. Todo lo que pueda hacerse con este apoyo”, agregó el Presidente.