Se puede plantear una dieta de jugos, para limpieza de manera saludable, después de haber disfrutado demasiado de las vacaciones. También si se está buscando un impulso para un estilo de vida más saludable, una verdadera limpieza de alimentos con las calorías adecuadas puede ayudar a activar ese modelo de dieta.

Ciudad de México, 15 de octubre (LaOpinión).- La mayoría de las veces, cuando se piensa en una limpieza de organismo, se piensa en tomar solo líquidos, ya sea agua con limón y cayena o jugos verdes. Pero, la verdad es que no existe una definición real de una desintoxicación del organismo.

Para algunas personas, la limpieza puede consistir en hacer jugos, para otras puede ser comer alimentos crudos y, para otras, puede ser tan simple como eliminar los alimentos fritos de su dieta.

El cuerpo humano es un sistema de limpieza natural diseñado para desintoxicarse todo el tiempo. Según informa Today, en lugar de hacer que tu cuerpo se muera de hambre con una dieta líquida para combatir las toxinas, expertos señalan que es mejor alimentarlo con alimentos nutritivos y de limpieza natural que ayuden a curarlo.

Nuestro hígado, piel, sistema urinario y tracto gastrointestinal ayudan constantemente a limpiar nuestros organismo a través del sudor, la orina y las deposiciones. A medida que las toxinas se acumulan en nuestro sistema, pueden ocurrir una serie de problemas de salud, como aumento de peso, dolores de cabeza, piel opaca, fatiga, reducción de la inmunidad y dolores o molestias. El proceso de limpieza puede ayudar a eliminar estas toxinas del cuerpo.

Por ejemplo, se puede plantear una dieta de jugos, para limpieza de manera saludable, después de haber disfrutado demasiado de las vacaciones. Foto: María José Martínez, Cuartoscuro.

Por lo tanto, la mejor manera de mantenerse limpio es incorporar constantemente verduras y muchas frutas y grasas saludables en tu dieta. Comer una dieta alta en fibra y cargada de agua y eliminar todos los alimentos procesados ​​y empaquetados ayudará a garantizar que tu cuerpo se limpie naturalmente todo el tiempo.

El error que comete la mayoría de la gente es equiparar la desintoxicación y la limpieza con la pérdida de peso. Hacer una limpieza extrema, como una dieta líquida o extremadamente baja en calorías, carece de nutrientes esenciales, provocar pérdidas de electrolitos, fatiga, dolores de cabeza y náuseas.

Es por eso que las “limpiezas” y las “desintoxicaciones” que se basan únicamente en líquidos no se recomiendan para ciertas personas, incluidas aquellas con niveles bajos de azúcar en sangre, diabetes o personas con antecedentes de dietas yo-yo. Además, las versiones más extremas de las limpiezas pueden desacelerar tu metabolismo y hacer que anhele todo lo que acaba de renunciar, y pueden privar a tu cuerpo de los nutrientes esenciales.

En resumen, las limpiezas líquidas no ayudan a aprender y desarrollar un estilo de vida saludable.

Por su puesto que todo tiene un momento y un lugar. Por ejemplo, se puede plantear una dieta de jugos, para limpieza de manera saludable, después de haber disfrutado demasiado de las vacaciones. También si se está buscando un impulso para un estilo de vida más saludable, una verdadera limpieza de alimentos con las calorías adecuadas puede ayudar a activar ese modelo de dieta.

Antes de comenzar, es crucial tener un plan de ataque para cuando termine la limpieza. Una limpieza debe sentar las bases de lo que comerá en el futuro. Porque no se debe volver a la comida chatarra que se estaba evitando en primer lugar.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LAOPINIÓN. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.