La investigación para tratar esta dolencia, que ha sido realizada por científicos chinos, “exhibe un gran potencial para su uso clínico”, según relatan sus responsables.

Madrid, 15 de octubre (AS).- A pesar de los grandes esfuerzos que se están dedicando en todo el mundo por obtener una vacuna plenamente efectiva y segura contra el coronavirus, las investigaciones científicas en otros campos de la medicina no se detienen. Uno de estos trabajos ha obtenido resultados prometedores para combatir la leucemia y ha tenido lugar en China.

En concreto, el estudio ha sido desarrollado por investigadores del Instituto de Ingeniería de Procesos (IPE) de la Academia de Ciencias de China y del Hospital Zhujiang de la Universidad Médica del Sur. Los científicos de estas instituciones han logrado crear una vacuna para tratar esta dolencia, según ha revelado el trabajo que han publicado en la revista científica Nature Biomedical Engineering.

Este nuevo tipo de vacuna emplea microcápsulas de ácido poliláctico autorreparables para coencapsular un nuevo epítopo péptido y un anticuerpo PD-1. No obstante, si bien la posibilidad de tratar la leucemia mediante la vacunación ya ha sido establecida, todavía no se han cumplido las expectativas clínicas sobre su rendimiento terapéutico.

“Nuestros hallazgos clínicos revelaron la alta expresión del EPPS8 y del PD-1/PD-L1 en pacientes con leucemia, que podrían ser usados respectivamente como un nuevo tipo de antígeno de la leucemia y como objetivo para una vacuna”, relata en el estudio el profesor LI Yuhua, del Hospital de Zhujiang.

Los responsables de este trabajo señalan que en esa vacuna contra la leucemia, los péptidos epítopos pueden cargarse de manera sencilla, suave y eficiente en microcápsulas de ácido poliláctico. Después de una única vacuna, la deposición y degradación de las microcápsulas en el lugar de la inyección llevan a reclutar células con antígenos, según detalla la agencia EFE.

ESTUDIO “ILUSIONANTE Y CONVINCENTE”

“Con la sinergia de estos dos aspectos, observamos una mejoría significativa en la activación de linfocitos citotóxicos específicos”, desvela en el estudio otros de sus autores, el profesor WEI Weis. El estudio, que ha sido calificado por otros expertos como “ilusionante y convincente”, subraya que en esa investigación también se verificó la disponibilidad de la vacuna empleando varios péptidos epítopos en diferentes modelos, como la llamada Leucemia murina, el xenoinjerto de leucemia derivada de células humanas y modelos de xenoinjertos de leucemia derivados de pacientes.

“Con las ventajas del material del ácido poliláctico, la conveniencia en la preparación de la formulación de la vacuna, la diversidad de los componentes de la vacuna y el excelente efecto terapéutico, la vacuna basada en microcápsulas exhibe un gran potencial para su uso clínico”, asegura otro de los científicos que ha desarrollado este trabajo, MA Guanghui.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.