La administración anterior entregó beneficios billonarios a la planta armadora, pagó las plataformas, la Ciudad Modelo, la exención del ISR, le dio derechos sobre 460 hectáreas, dio dinero para obras complementarias y hasta pagó la nómina y capacitación de sus trabajadores.

La automotriz únicamente estaba obligada a ofrecer 3 mil 800 empleos de tiempo completo a habitantes de los municipios aledaños, con un porcentaje estaría reservado a “personas con capacidades o necesidades físicas diferentes”. Pero hasta 2018 solo el 2 por ciento de los 4 mil empleados eran poblanos.

Por Bryan Rivera González

Puebla, 15 de octubre (Central).- Con el intento por cobrar 84 millones de pesos en impuestos, Audi en Puebla empieza a perder el paraíso de condonaciones fiscales que, en 2012, creó el Gobierno del panista Rafael Moreno Valle para lograr su instalación en el estado en el municipio de San José Chiapa.

La administración entregó beneficios por 17 mil 762 millones 524 mil 240 pesos a la planta armadora con: el pago de las plataformas, la Ciudad Modelo, la exención del ISN, el derecho sobre 460 hectáreas, obras complementarias y hasta el pago de nómina y capacitación para sus trabajadores.

Tras recuperar el derecho del cobro del predial en 2019 —arrebatado en 2017 por la administración morenovallista—, el Ayuntamiento de San José Chiapa fijó en su Ley de Ingresos 2020 que la firma debía pagar 200 pesos por metro cuadrado de construcción. Al tener 1 millón 400 mil metros en uso, Audi adeuda un total de 84 millones de pesos.

El 9 de octubre, Protección Civil del Ayuntamiento de San José Chiapa acudió a las 20:00 horas a la planta de Audi para clausurarla por el adeudo, acción que fue impedida por el personal de la empresa y, posteriormente, por el gobierno de Miguel Barbosa, que a la fecha funge como intermediario.

El 13 de octubre, el tesorero municipal, Rodrigo Carpio Villegas precisó que, en mesas de trabajo, se busca que la empresa pague al menos el 30 por ciento de su deuda, para refrendar la licencia de uso de suelo, toda vez que Protección Civil inspeccionará el protocolo interno de la planta.

En un comunicado, Audi se dijo dispuesta a entablar una negociación con las autoridades, a la vez que “abrió sus puertas” a una auditoría por el cobro de impuestos a la que está sujeta.

Sin embargo, la empresa encontró en Puebla un paraíso de beneficios desde que se instaló en territorio poblano en 2012, bajo el cobijo de la administración panista de Rafael Moreno Valle, quien hizo hasta lo imposible por amarrar a la empresa con acciones que van desde la exención de 120 millones de pesos en impuestos por 12 años, la construcción de la sede y pago de trabajadores por parte del estado, así como romper la promesa de contratar a personal local.

EN 2012 NO PAGA IMPUESTOS LE DAN TERRENO

Para convencer a la firma alemana de instalar su planta en Puebla en lugar de Jalisco, el Congreso aprobó por unanimidad en septiembre del 2012 la iniciativa del entonces gobernador Rafael Moreno Valle, para exentar a Audi del Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo personal por un periodo de 12 años, cuya suma es de 120 millones de pesos.

De igual forma, el órgano legislativo otorgó facultades al gobierno estatal para dar servicios públicos y construir la sede que la empresa habría de ocupar en un polígono donde colindan cinco municipios: San José Chiapa, Lara Grajales, Nopalucan, Soltepec y Oriental.

Para ello, el Congreso retiró a esos ayuntamientos las facultades sus facultades sobre el derecho de suelo, acción que fue calificada como una afrenta en contra de su autonomía, pues perderían el de cobrar impuestos a la ensambladora.

Para consolidar el paraíso fiscal de Audi, Moreno Valle publicó el 10 de septiembre en el Periódico Oficial del Estado un decreto con el que les otorgó 460 hectáreas de San José Chiapa para la instalación de la planta, que el mismo gobierno pagaría, en Ciudad Modelo: zona considerada como uno de los principales polos económicos de Puebla.

“Se autoriza al titular del Poder Ejecutivo del Estado, a realizar los trámites necesarios para llevar a cabo la transmisión de la propiedad de los bienes inmuebles correspondientes al sitio del proyecto, en términos del Contrato de Desarrollo suscrito”, dicta el documento.

LAS OBRAS COMPLEMENTARIAS

En total fueron 28 conceptos por los que Puebla erogó 17 mil 762 millones 524 mil 240 pesos, para preparar las instalaciones de la automotriz, siendo los más elevados la construcción de las plataformas, que costó 10 mil 291 millones de pesos; Ciudad Audi, de mil 300 millones; un ferrocarril de 841 millones, y el camino de acceso a la zona industrial, de 742 millones de pesos.

A esto siguió la construcción de la autopista Amozoc-Perote, que conecta con la empresa, de 700 millones de pesos; del Centro Especialización para la Industria Automotriz, de 680 millones, y otro camino de acceso, por 578 millones 700 mil pesos.

Esto fue parte del acuerdo de Audi para colocar en el estado su primera fábrica de autos de lujo en America, para lo que ellos invirtieron 300 millones de dólares.

PAGARON HASTA LA NÓMINA

Como si los esfuerzos por convencer a Audi de instalarse en Puebla no fuesen suficientes, el exgobernador Rafael Moreno Valle destinó 4 millones 100 mil dólares —es decir, 41 millones 164 mil pesos—para pagar el 50 por ciento de seis meses de salario completos y transporte a 3 mil trabajadores, según lo estipulado en la foja séptima del apartado F, del contrato con la empresa.

El gobierno también erogó 7 millones de dólares —70 millones 280 mil pesos— para los viáticos que incluyeron transporte aéreo, hospedaje y alimentos para 500 personas que acudieron a capacitarse al extranjero, así como instructores que vinieron al país.

También costeó las evaluaciones a los candidatos para trabajar en la armadora alemana, y en general fueron 60 dólares por persona. Es decir, 6 mil dólares y 500 mil dólares para las pruebas psicométricas de 16 mil aspirantes a quedarse con una de las plazas que se ofertaron. Esta suma, equivale a 5 millones 80 mil 240 pesos.

Por su parte, la revista Proceso documentó que el proceso de licitación para la construcción de las plataformas de Audi en las 460 hectáreas estuvo amañado, pues el fallo se dio de manera directa a la empresa Construcciones y Desarrollos Inmobiliarios Santa Fe, luego de que el concurso se declarara desierto, cuando la invitación se extendió a tres empresas.

Para esta construcción se estableció que la inversión no rebasaría los mil 853 millones 899 mil 514 pesos. Sin embargo, costó 2 mil 150 millones 522 mil 277, en pagos de 180 mensualidades de 5 millones 187 mil 185 pesos.

MUNICIPIOS RECUPERAN FACULTADES

Audi continuaría operando sin deber ninguna clase de impuestos, de no ser porque en 2019, ahora con la administración morenista de Miguel Barbosa, el Congreso regresó las facultades a los municipios de Grajales, Nopalucan, Soltepec, Oriental y San José Chiapa, retiradas en 2012.

Esto, tras la insistencia de los ediles, quienes constantemente acusaron que la automotriz no cumplía sus compromisos con la comunidad, como la contratación de poblanos, y que, al no pagar servicios, no contribuía al crecimiento económico de las localidades.

Entre los derechos que recuperaron, se encuentra la facultad sobre las 460 hectáreas de San José Chiapa, mismas por las que, ahora, el Ayuntamiento reanudó el cobro de suelo.

ABUSÓ DE TRABAJADORES Y NO CUMPLIÓ

Con la condonación de impuestos y la entrega de las instalaciones, la automotriz únicamente estaba obligada a ofrecer 3 mil 800 empleos de tiempo completo a habitantes de los municipios aledaños, antes del 31 de diciembre del 2018, de los cuales, un porcentaje estaría reservado a “personas con capacidades o necesidades físicas diferentes”.

No obstante, según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, hasta 2018 solo el 2 por ciento de los 4 mil empleados eran poblanos, pues la mayoría provenían de otros estados de la República. En septiembre del 2019, la diputada del Partido Encuentro Social (PES) de Puebla, Nora Merino Escamilla aseveró que, de cada 10 empleados contratados, solo tres eran de origen poblano.

Desde 2018 la empresa también se ha caracterizado por mantener un trato abusivo y ventajoso con sus empleados, a quienes se les negó el derecho a una pensión y al fondo de retiro. También, les han negado sus vacaciones completas y a indemnizar a empleados por accidentes.

Luis Mora, trabajador de la planta, mencionó a CENTRAL que, a mediados de 2018, el Sindicato de Trabajadores de Audi (Sitaudi) y la empresa firmaron un convenio para dar a los empleados solo 10 de los12 días a los que tienen derecho tras un año.

Asimismo, que la empresa se negaba a reconocer los accidentes, pues en 2017 un empleado del área de Retrabajos Mayores perdió un dedo, mientras que la firma se negó a reconocerlo como un percance laboral.

tabla_audi_gasto

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE CENTRAL. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.