Piden derogar la fracción XXX del artículo 28 con respecto al porcentaje de deducibilidad establecido actualmente. Los vales de despensa son una de las prestaciones que reciben 9 millones de trabajadores mensualmente y se utilizan, principalmente, para adquirir insumos para alimentación y medicamentos.

Ciudad de México, 15 de octubre (Economía Hoy).- La deducibilidad al 100 por ciento de los vales de despensa podría ayudar significativamente a los trabajadores del país, pero en particular a aquellos de bajos ingresos, a incrementar su poder adquisitivo, señala la Asociación de Sociedades Emisoras de Vales A.C. (Aseval).

Señala Aseval que la medida tendría un impacto directo e inmediato en el incremento de un 4.3 por ciento del poder adquisitivo. Mientras que su impacto en el decil de mayores ingresos sería prácticamente nulo (0.02 por ciento), sumado a que genera 251 empleos formales directos y 2 mil 161 indirectos, así como una recaudación adicional por IVA e ISR por empleos generados de 954.1 millones de pesos.

Lo anterior son sólo algunos hallazgos presentados en el “Análisis del Incremento de la Deducibilidad de los Vales de Despensa: Impacto en el Ingreso y Empleo de los Trabajadores ante la Crisis del COVID-19″ de la Aseval.

Los vales de despensa son una de las prestaciones de previsión social más apreciadas por los trabajadores y sus familias, vigente en el país desde hace más de 30 años, resalta la Aseval en un comunicado. Actualmente, 9 millones de trabajadores los reciben mensualmente y se utilizan principalmente para adquirir insumos para alimentación y medicamentos.

Según datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), elaborada por el Inegi, el 82 por ciento de los vales de despensa se destinan para la compra de alimentos y bebidas; 14 por ciento al cuidado personal y del hogar; mientras que 4 por ciento se usa para adquirir medicamentos.

La asociación explica que la medida resulta favorable, si se compara el costo de la pérdida fiscal neta con los ingresos adicionales directos que obtendrían los trabajadores; es decir, por cada mil millones de pesos de pérdida fiscal neta, se generan 1 mil 223 millones de ingresos adicionales directos a los trabajadores formales.

Por ello se muestran a favor de derogar la fracción XXX del artículo 28 con respecto al porcentaje de deducibilidad establecido actualmente, lo que traería como consecuencia que los gastos por concepto de previsión social sean 100 por ciento deducibles.

Los parlamentarios que actualmente promueven estas iniciativas de modificación de la Ley de Impuesto Sobre la Renta son: Diputado Agustín García Rubio, de Morena, Diputado Carlos Alberto Valenzuela González del PAN y la Senadora Minerva Hernández Ramos, también de Acción Nacional.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA HOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.