Estados Unidos alcanzó este jueves la cifra de 7 millones 974 mil 502 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 217 mil 745 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).– Estados Unidos alcanzará, quizás en horas, los 8 millones de contagios de SARS-CoV-2. No hay manera de salvarse. Pero hay un dato todavía menos alentador: ese enorme país con el que México comparte vecindad y flujos migratorios y con quien se tiene una total fuerte económica está entrando a una tercera cresta, un tercer pico que ni siquiera Europa sufre, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins.

Los casos aumentan luego de la caída de un pico registrado durante el verano, y esa nueva propagación muestra que la COVID-19 está lejos de irse del territorio estadounidense, de acuerdo con un análisis publicado por The New York Times.

“Si bien la geografía de la pandemia ahora se está desplazando hacia el Medio Oeste y hacia áreas más rurales, los casos tienen una tendencia ascendente en la mayoría de los estados, muchos de los cuales están estableciendo registros semanales para nuevos casos”, señala el prestigiado diario neoyorkino.

La COVID-19 alcanza otro pico en Estados Unidos. Foto: AP.

“Vamos en la dirección equivocada, y eso se refleja no solo en la cantidad de casos nuevos, sino también en la positividad de las pruebas y la cantidad de hospitalizaciones”, dijo Caitlin Rivers, epidemióloga de la Universidad Johns Hopkins, al periódico.

“Juntos, creo que estos tres indicadores dan una imagen muy clara de que estamos viendo un aumento de la transmisión en las comunidades de todo el país”, agregó.

La experta señaló que se parte el nuevo brote desde una meseta mucho más alta de la que hubo durante el verano en los Estados Unidos.

Estados Unidos alcanzó este jueves la cifra de 7 millones 974 mil 502 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 217 mil 745 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20:00 hora local (00.00 GMT del viernes) es de 70 mil 334 contagios más que el miércoles y de mil 148 nuevas muertes.

Las de este jueves son las cifras más altas de contagios y muertes desde el pico de julio.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33 mil 337, cifra parecida a Perú, España y Francia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23 mil 915 personas. A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (17 mil 272), California (16 mil 828), Nueva Jersey (16 mil 197) y Florida (15 mil 736).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9 mil 672), Illinois (9 mil 373), Pensilvania (8 mil 413), Georgia (7 mil 492) y Michigan (7 mil 302).

En cuanto a contagios, California suma 866 mil 675, le sigue Texas con 837 mil 081, tercero es Florida con 744 mil 988 y Nueva York es cuarto con 479 mil 400.

El balance provisional de fallecidos -217 mil 745- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100 mil y 240 mil muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50 mil y 60 mil fallecidos, aunque luego auguró hasta 110 mil muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a 230 mil fallecidos y para el 31 de diciembre a 320 mil.

–Con información de EFE.