Por Juliana Fregoso y Daniela Barragán

Ciudad de México, 15 de septiembre (SinEmbargo).- El empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, señalado por ser uno de los favorecidos por el gobierno federal, tiene en este momento, en distintos estados del país, obras y licitaciones que suman 49 mil 765 millones de pesos, de acuerdo a información de licitaciones públicas hecha pública en solicitudes de transparencia y por  investigaciones periodísticas realizadas por medios extranjeros.

Grupo Higa, a través de sus filiales, ha ganado en los últimos años licitaciones o adjudicaciones directas para realizar obras al gobierno federal, a los estados de México, Nuevo León y Puebla.

La empresa es señalada por haber financiado a crédito al menos dos mansiones: una para Angélica Rivera, esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, y otra para el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

La compañía de Hinojosa Cantú se han convertido en una de las mayores piedras en el camino de la administración Peña Nieto. El empresario es el contratista de la llamada “casa blanca” de la Primera Dama, valuada en más de 7 millones de dólares, lo que ha generado una crisis de credibilidad para el Presidente. La prensa internacional más influyente ha citado “sospechas de corrupción” en este tema.

Y el jueves por la noche, el diario estadounidense The Wall Street Journal publicó que el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Videgaray, logró hacer un trato de compra-venta con Bienes Raíces Grupo Higa para adquirir un bien inmueble en Malinalco, Estado de México, valuado en 7.5 millones.

Desde la época de Peña Nieto como Gobernador del Estado de México, se señalaba a Higa y a su dueño como uno de los principales beneficiados de la obra pública local, como lo señalaron en su momento a SinEmbargo los periodistas Francisco Cruz y Ricardo Vázquez.

“Juan Armando Hinojosa está en todos lados en el Estado de México, todas las grandes obras, desde el tiempo de Arturo Montiel, Peña Nieto y ahora Eruviel Ávila han sido para él”, aseguró en su momento a SinEmbargo el periodista Miguel Alvarado, quien desde hace más una década ha realizado distintas investigaciones sobre el empresario y sus negocios.

Francisco Cruz, autor del libro Los Golden Boys –en el que reseña cómo desde el Estado de México se fue moldeando a los principales funcionarios del gobierno federal–, asegura que el empresario, de Reynosa, Tamaulipas, empezó a cobrar nombre y fortuna durante el tiempo en el que Montiel Rojas gobernó el Estado de México (1999-2005).

Según relató Cruz es durante la administración de Alfredo del Mazo González (1981-1986) cuando el actual coordinador de Comunicación Social de la Presidencia David López Gutiérrez lo presenta con la cúpula priista mexiquense.

Al dueño de Higa se le atribuyen también relaciones cercanas con el ex Alcalde priista de Tijuana Jorge Hank Rhon, cuyos aviones presuntamente usaban el mismo hangar en el Aeropuerto de Toluca; es público que juega golf en el Bosque Real Country Club o en el Club de Golf San Carlos con Peña Nieto, también con Pedro Chuayffet Chemor -hermano del actual Secretario de Educación, Emilio Chuayffet-, con David López, Isidro Muñoz Rivera-ex funcionario del gobierno de Eruviel Ávila- y con Juan José Guerra Abud –actual Secretario federal del Medio Ambiente-, entre otros personajes de la política local.

El empresario también habría logrado entablar una relación muy cercana con el actual Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, cuando formaba parte del equipo de la consultora Protego, que se encargó de renegociar la deuda del Edomex durante la administración de Montiel Rojas.

“El gobierno del estado tenía contratada a Protego, con Pedro Aspe Armella-ex Secretario de Hacienda federal en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari-, entonces viene Luis Videgaray y coincide en el tiempo en el que empiezan a placear a Hinojosa Cantú y entonces se forma ese tipo de alianza político empresarial, pero al mismo tiempo le empiezan a dar pequeños contratos de obra pública y empiezan a consolidar y a formarse pequeñas empresas para gestionar la obra pública en el Edomex”, señaló Vázquez.

 LAS OBRAS EN LOS ESTADOS

Higa fue una de las más beneficiadas en la administración de Peña Nieto en el Estado de México: construyó hospitales como el de Zumpango, por un monto de 7 mil millones de pesos; carreteras y las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

El pasado 20 de noviembre, las Comisiones Unidas de Finanzas, Planeación y Gasto Público del Congreso mexiquense aprobaron una partida de más de 2 mil 500 millones de pesos para pagar a empresas por obras hechas al final de la administración de Enrique Peña y principios de la de Ávila Villegas bajo el esquema de proyectos de prestación de servicios (PPS).

Los PPS establecen que durante 25 años la empresa a la cual se adjudicó el proyecto tendrá derecho a una contraprestación por la construcción, el mantenimiento y la operación del inmueble.

Según reseña el diario La Jornada, durante la administración de Peña Nieto se otorgaron a la empresa de Hinojosa Cantú, sólo bajo el esquema de los PPS, obras por más de mil millones de pesos.

El primer proyecto –y el más grande– fue el hospital de alta especialidad de Zumpango. Esta obra, concesionada a IGSA, otra de la empresa de Hinojosa Cantú que no aparece como parte de Higa, que recibirá en 2015 casi 700 millones de pesos, suma que corresponde al costo prorrateado de la obra civil, la operación y el mantenimiento, según el diario.

Otra obra bajo este esquema fue la ampliación y modernización de la vialidad Las Torres, de Zinacantepec a San Mateo Atenco. La obra fue concesionada a un consorcio formado por Promotora del Desarrollo de México, de Antonio Boullosa, cercano a Olegario Vázquez Raña, y constructora Teya, de Hinojosa Cantú. Por esta obra se pagarán en 2015 más de 250 millones de pesos.

El gobierno de Eruviel Ávila, que inició funciones en septiembre de 2011, otorgó a este mismo consorcio la modernización y el mantenimiento de 39 vialidades primarias y 31 carreteras, misma que se encuentra en ejeucución. Por este proyecto el gobierno pagará 430 millones de pesos el próximo año.

Durante las anteriores gestiones, Hinojosa recibió contratos como el de construcción y operación del distribuidor vial Naucalpan, par vial Metepec; había construido puentes ya ampliaciones de carriles en el bulevar Aeropuerto de Toluca y la autopista Toluca-Naucalpan.

Además el Viaducto Elevado Bicentenario; obras complementarias del Libramiento Acambay; la construcción del Hospital de Alta Especialidad de Zumpango, donde cobrará una renta anual de 300 millones de pesos al gobierno del estado durante 25 años, así como la construcción y operación de la autopista Toluca-Atlacomulco.

Un punto de acuerdo del 20 de noviembre de la Cámara de Diputados menciona también proyectos como el Estadio y Gimnasio Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de México, la construcción de 58 caminos en esa entidad, el distribuidor vial Naucalpan-Metepec, la construcción y rehabilitación de unidades médicas en diferentes municipios, rehabilitación de jardín de niños, “limpieza y mantenimiento del IPN” (sic), el Centro Médico del gobierno del estado y el hospital mexiquense Adolfo López Mateos.

 

El pasado 2 de diciembre, organizaciones civiles que se oponen a la construcción del acueducto Monterrey VI, una obra por la que se pagarán 47 mil millones de pesos durante los siguientes 27 años a Grupo Higa, pidieron al Presidente Enrique Peña Nieto que transparentara dicho proyecto porque, dijeron, la información que ha proporcionado el gobierno del priista Rodrigo Medina de la Cruz es “parcial, confusa inexacta y genérica”.

Mediante un comunicado de prensa, Rescatemos Nuevo León, Reforestación Extrema y la Unión Neolonesa de Padres de Familia informaron que ante el plazo que fijaron a las autoridades para que se dieran a conocer los estudios de factibilidad técnica y financiera, el gobierno del priista de Medina de la Cruz, a través de Agua y Drenaje de Monterrey, manifestó que ha hecho publica la información solicitada referente al proyecto Monterrey VI.

El proyecto consiste en la construcción de un acueducto de 372 kilómetros de longitud y 2.13 metros de diámetro, con origen en San Luis Potosí, que atraviesa territorios de Veracruz y Tamaulipas y llega al municipio de Linares, Nuevo León, para extraer agua del Río Pánuco y que se interconectará con el Acueducto existente Cerro Prieto-Monterrey, a fin de conducir el agua hasta la planta Potabilizadora San Roque y distribuirla a la zona conurbada regiomontana a través de los dos anillos de transferencia ya existentes.

La construcción de Monterrey VI fue una de las promesas que Peña Nieto hizo el pasado 22 de abril de 2012 en el marco de su campaña presidencial. Ese día, el mexiquense dijo que había requerido al notario público 129 de Nuevo León, Manuel García, para que diera fe de tres compromisos: concretar el proyecto acuífero Monterrey VI, reforzar con elementos federales a los cuerpos policíacos de la entidad y construir las líneas 3 y 4 del Sistema Metropolitano de Transporte Colectivo Metro.

Dos años después, y meses antes de que la licitación del acueducto fuera ganada por Concretos y Obras Civil del Pacífico, filial de Grupo Higa, Peña Nieto, ya como Presidente, regresó a la entidad donde dijo: “Apoyamos la construcción del acueducto Monterrey VI, una obra esencial para la viabilidad de esta región que asegurará el suministro de agua en las próximas décadas […] puedo recordar de aquel entonces, siendo candidato y habiendo suscrito este compromiso de una obra que significa construir el acueducto más grande, quizá, que haya en el país, del orden de 400 kilómetros.”

En documentos entregados a SinEmbargo por las distintas organizaciones, consideran que esta obra no es necesaria, pues la licitación se hizo bajo la premisa de que la zona a la que abastecerá enfrenta escasez de agua, cuando estudios técnicos comprueban que sin el acueducto, la zona cuenta con el vital líquido suficiente hasta el año 2030.

Un diagnóstico elaborado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) en septiembre de este año sobre los aspectos técnicos del proceso destaca: “El Proyecto Monterrey VI presenta una gran cantidad de fallas conceptuales y de significativos impactos sociales, económicos y ambientales que no son resueltos en el Manifiesto de Impacto Ambiental (…) Sin embargo, en esta presentación nos centraremos principalmente en que Monterrey VI no es necesario y fue justificado mediante una manipulación de los datos de oferta y demanda”.

También detalla que el proyecto no reconoce y no propone medidas de mitigación y compensación “a todos los impactos aditivos y sinérgicos de la obra, que en su caso incrementarían más su costo”.

Tampoco se cuantifica el costo para el tratamiento de las aguas del río donde se ubicaría la toma del acueducto que “tiene contaminación de los estados del centro del país”.

El diagnóstico establece que “Monterrey VI no es necesario, ya que se cuenta con una capacidad instalada para proveer agua en cantidad y calidad suficiente a la demanda esperada hasta el año 2030. Si instrumentamos medidas sencillas como reducir fugas en la red y continuar con la cultura del agua e incentivos a su ahorro el AMM tendría agua suficiente hasta el año 2050”.

Advierte que de realizarse la obra, habría consecuencias ambientales, económicas sociales e, incluso, de competitividad, ya que dejaría al Servicio de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM) “en una situación de vulnerabilidad financiera y obligara al aumento desmedido de los costos de agua”.

De acuerdo con las bases de la licitación, la fecha estimada para el inicio del periodo de inversión es este 18 de diciembre, mientras que la fecha estimada para el inicio de operación es el 18 de diciembre de 2017.

MAS OBRAS

En el punto de acuerdo del 20 de noviembre, se exhorta a los titulares de los gobiernos del Estado de México y del estado de Nuevo León, Eruviel Ávila Villegas y Rodrigo Ávila de la Cruz, respectivamente, a que “en el ámbito de sus facultades, hagan públicos los contratos y/o convenios que hayan celebrado con Grupo Higa, Eolo Plus, Controladora de Operaciones de Infraestructura, Ingeniería Inmobiliaria del Centro, o cualquier empresa propiedad de Juan Armando Hinojosa Cantú, o asociada al mismo; que hayan sido celebrados desde el año 2011 a la fecha”.

También, se exhorta a los titulares de Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y de Nacional Financiera (Nafin), a que giren instrucciones para que se hagan públicos todos y cada uno de los contratos y/o convenios que hayan celebrado con las empresas de Hinojosa Cantú en el mismo periodo.

En el caso de Puebla, con un baile de gala a finales del mes de agosto, el Gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, anunció el inicio de la construcción del Museo Internacional Barroco, la primera obra cultural que logró obtener presupuesto por parte del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin).

Según el Gobernador, la obra, que será inaugurada en 2016, se convertirá en un símbolo donde quedará reflejada la riqueza cultural del Estado.

La información sobre proyectos públicos de infraestructura del gobierno poblano, de acuerdo con los encargados del Observatorio de Transparencia de la Universidad Iberoamericana en Puebla, está reservada y no se puede acceder a ella hasta su total conclusión; esto fue establecido por el gobierno estatal desde 2012.

Una publicación de The Wall Street Journal del pasado 4 de diciembre señaló que es grupo Higa, el encargado del proyecto del “Museo”, pero no se especifica si se trata del Museo Barroco.

Dicha obra estará a cargo de Toyo Ito, ganador del premio Pritzer 2013, considerado como el Nobel de la arquitectura. La construcción está planeada para el área del Eco Parque Metropolitano de la capital, en un espacio de 5 hectáreas y 18 mil metros construidos.

Tras la información publicada por el diario estadunidense, el Gobierno de Puebla precisó que en la licitación pública resultó como ganador La Peninsular Compañía Constructora S.A de C.V., empresa filial de Grupo Hermes, propiedad del empresario mexiquense Carlos Hank González y otras empresas; así Puebla desmintió la participación de Grupo Higa. Sin embargo, Armando Hinojosa Cantú, propietario de este último, también es accionista de Concretos y Obra Civil del Pacífico, una de sus filiales de Hermes.

El monto total del proyecto es de mil 390 millones de pesos, en lo que se trata de una inversión tripartita, ya que se construirá con presupuesto estatal, federal y de la iniciativa privada.

Según información oficial, Puebla aportó alrededor de 650 millones de pesos y el terreno de la edificación. Y aunque desde 2011, año en el que tomó posesión Moreno Valle, el Poder Legislativo autorizó la realización del proyecto, en marzo de 2013, funcionarios aseguraron que la construcción del Museo Internacional Barroco, no representaría ningún riesgo para la economía o para el acervo cultural del Estado.

EL HANGAR PRESIDENCIAL

Este año, Teya, otra de las filiales de Higa,  ganó por adjudicación directa un contrato para rehabilitar el hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por un monto de 945 millones de pesos.

Ante la polémica por la relación entre Grupo Higa y el gobierno federal, el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, reconoció en entrevista radiofónica que Teya era la encargada de remodelar el hangar presidencial para adaptarlo a los requerimientos técnicos del nuevo avión Boeing 787 Dreamliner, comprado durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), pero que recibirá el gobierno de Peña Nieto.

“Se invitó a cuatro postores, de los cuales este grupo resultó ganador atendiendo principalmente a dos criterios: fue la única que acreditó tener experiencia en el tema aeronáutico y en el tema de construcción, y segundo que su oferta económica fue notoriamente mejor a las demás empresas y bajo este concepto se hizo la asignación directa”, dijo a MVS.

Tuit del Gobernador de Chiapas en el que aparece con el polémico empresario. Foto: Twitter

Image del Gobernador de Chiapas en la que aparece con el polémico empresario. Foto: Twitter

En el caso del estado de Chiapas, aunque hasta ahora no se han hecho públicas obras que realice la empresa, Higa Edificaciones aparece en la lista de proveedores que se encuentra disponible en la página web del gobierno del estado.

También, el pasado 11 de junio, en su cuenta de Twitter, el Gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, publicó una fotografía con el empresario en la que  escribió: Agradezco a don Ramiro Garza Cantú y Juan Armando Hinojosa su interés de invertir en #Chiapas tierra de oportunidades”.