En el Senado de la República hay cuatro sindicatos. El minorista, que obtuvo su toma de nota en junio pasado, ofrece democracia, transparencia y  exige a la Dirección de Recursos Humanos igualdad de condiciones (como oficinas y no intimidación) frente al mayoritario, dirigido por Bertha Orozco desde hace ya 10 años; Orozco ya ha sido demandada por presunto enriquecimiento ilícito.

Ciudad de México, 15 de diciembre (SinEmbargo).– La Dirección General de Recursos Humanos del Senado de la República “ha intimidado” a los trabajadores interesados en afiliarse al Sindicato Nacional de Trabajadores del Senado de la República Mexicana, una alternativa al mayoritario, el Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores, dirigido por Bertha Orozco Márquez desde hace 10 años, “sin rendición de cuentas” y adscrito a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) presidida desde hace 20 años por el priista Joel Ayala Almeida, el líder sindical de la burocracia.

“Hay intimidación directa de que les quitarán sus prestaciones o contrato por parte de Ruth Berrones Romero, la jefa de la Unidad de Relaciones Laborales de la Dirección General de Recursos Humanos, en complicidad con la líder sindical Bertha Orozco. Ella hizo una Asamblea hace unos días y ahí mismo les pidió que a todas las personas que conocieran de honorarios, confianza y servicios técnicos les mencionaran que no se pasaran a nuestro sindicato minoritario porque iban a perder hasta su trabajo”, dijo el Secretario General Salvador Lozano Tenorio, suplente por enfermedad de Rodolfo Pavia Ledezma, quien demandó a Bertha Orozco por presunto desvío de recursos y enriquecimiento ilícito. “Pero no procedió porque está muy apadrinada por Joel Ayala”.

“No quieren que crezcamos como sindicato porque estamos encontrando el hilo negro. Que [Orozco] recibe 155 mil pesos al mes [desde enero de 2015 a la fecha] por gestión sindical no lo saben muchos compañeros y ya tiene 10 años [desde septiembre de 2010]”, agregó, mostrando un documento obtenido por la plataforma de transparencia. “También les dan 15 mil pesos mensuales de gastos para deporte y cultura, más el descuento de 3 por ciento de cuota (90 pesos mensuales a 400 afiliados). No te rinde las cuentas claras con un desglose documentado, solo te lo dice en palabra y ya”.

Bertha Orozco (traje sastre gris), Secretaria General del Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores. Foto: Facebook.

El Secretario de Actas y Transparencia del sindicato minoritario, Edén Lozano Meza, expuso que trabajan en una plataforma digital de transparencia.

“Nos están golpeando porque le vamos a dar voz a los trabajadores para trabajar en conjunto, estamos vendiendo la transparencia y rendición de cuentas, lo que los otros sindicatos no lo hacen aunque estén obligados ante la Ley de Transparencia por recibir recursos del erario público. Les ha dado miedo porque sienten que se están desestabilizando porque los miembros les dicen que no les rinden cuentas”, dijo.

SinEmbargo buscó la versión de la Jefa de la Unidad de Relaciones Laborales, Ruth Berrones, y de la Secretaria General del sindicato oficial, Bertha Orozco. Pero no obtuvo respuesta.

Otros trabajadores no se han pasado al minoritario porque están esperando recibir la caja de ahorro (de la que Orozco tampoco es transparente), su regalo y comida de fin de año. Pero en 2020 buscan afiliarse “por ser una opción diferente que los beneficia”, dijo el Secretario General suplente Salvador Lozano, quien estima que se convertirían en mayoritario si se afilian los más de 2 mil trabajadores de honorarios administrativo, confianza y servicios técnicos, que actualmente no gozan de las mismas prestaciones que los más de 500 de base.

Él comenzó como trabajador de intendencia, cuando el Senado –donde se discute la iniciativa para eliminar el outsourcing ilegal– aún no contrataba a los empleados de limpieza y mantenimiento por outsourcing.

EXIGEN IGUALDAD DE CONDICIONES 

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Senado obtuvo la toma de nota del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA) desde el 28 de junio con número de registro 13/19. El mayoritario acaba de cumplir 50 años, pero la toma de nota de la Secretaria General Bertha Orozco venció en agosto de 2019 y ha solicitado ampliarse otros cinco años.

El minoritario tiene 25 miembros y 70 más en proceso de afiliación, entre trabajadores de honorarios administrativo, servicio técnico, confianza y base de diferentes áreas en jurídicos, recursos humanos, recursos materiales y en comisiones de los Senadores. El otro llega a los 400 afiliados.

Una sesión en el pleno del Senado. Foto: Cuartoscuro.

Además del sindicato mayoritario y el minoritario, hay otros dos dirigidos por Saúl Pérez Peñaloza (también adscrito a la FSTSE) y por Héctor Alvarado (independiente).

“Con la Reforma Laboral todos los sindicatos tenemos las mismas condiciones y prestaciones. Pero resulta que las autoridades del Senado nos manifiestan que el de Bertha Orozco es el mayoritario y son los que tienen el poder de negociar [los derechos laborales], cuando la Reforma establece que cada líder sindical puede gestionar las prestaciones para sus agremiados. Yo no voy a esperar a que se las aprueben al mayoritario para que las puedan otorgar a nosotros porque tenemos derecho”, dijo el Secretario General suplente Salvador Lozano.

“El acuerdo de toma de nota se otorga a todos los sindicatos cuando cumplen los requisitos y se constituyen formalmente. En ninguna parte dice que eres un sindicato minoritario o mayoritario para poder obtener los beneficios. Legalmente no existe eso; tenemos los mismos derechos”, argumentó.

Asimismo, están solicitando oficinas dentro del Senado (el mayoritario cuenta con un edificio a lado del Senado en Madrid, 62) y piden comisiones sindicales (poder laborar solo para el desarrollo del Sindicato y no en áreas administrativas).

Pero el director General de Recursos Humanos, Eduardo Medel Quiroz, les argumentó el 7 de noviembre en una misiva que el espacio físico costaría al Senado 9 millones 694 mil pesos anuales.

Justificación de la Dirección de Recursos Humanos del Senado para no otorgarles oficinas ni comisiones sindicales. Imagen: Especial.

“Aquí ya hay espacios, quitaron la peluquería para los Senadores, por ejemplo. Eso es lo que nos está impidiendo crecer y es con lo que nos están bloqueando ahorita”, expuso el Secretario General suplente, Salvador Lozano.

Respecto a las comisiones sindicales, el Director General de Recursos Humanos les argumentó que ninguno de los otros tres sindicatos goza de esas prerrogativas.

“Todo el personal que está en el sindicato mayoritario solo hace funciones de sindicato y a nosotros nos quieren tener sin oficinas. No tiene ningún sentido haber formado un sindicato si no tenemos dónde hacer la función sindical. Y es algo a lo que tenemos derecho, están estipuladas en las normas, no estamos peleando algo que no nos corresponda”, afirmó Lozano.

OFRECEN BASIFICACIÓN 

A diferencia del mayoritario Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores, el minoritario y de reciente creación, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Senado de la República Mexicana, ofrece a los afiliados voz y voto libre, secreto y directo para elegir a los miembros del Comité sindical sin reelecciones, y basificación a los de honorarios, confianza y servicio técnico para gozar de más prestaciones.

“Nuestros estatutos son muy claros: aquí ya no hay ampliaciones para quedarse por cinco años más porque eso va en contra de la democracia sindical. Solo los cinco años estipulados, luego se convoca a elecciones, que se formen planillas y de ahí que salga el líder sindical democráticamente con voto secreto y directo”, dijo el Secretario General suplente Salvador Lozano.

Y luego, una vez afiliados al sindicato y alcancen la mayoría, planean solicitar al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA) la basificación de todos con una demanda colectiva desde el tiempo que han estado en el Senado. Lozano calcula que es viable, considerando que el presupuesto ha alcanzado para que Senadores, como Ricardo Monreal, contraten a familiares, como su sobrina política Samali Pérez Horowich.

“Hay gente que lleva trabajando hasta 25 años y no tiene base (con horario establecido y más prestaciones como premio de puntualidad, Día de Reyes para los hijos, comida de fin de año, Día de la Madre…). No hay sueldos equilibrados”, comparó Lozano. “Los trabajadores que son constantes y hacen un trabajo activo, les quitan los beneficios, y los que ni se presentan tienen los beneficios. Es cuestión de valorar hasta dónde está el plan de la austeridad (que implicó, entre otros ajustes, despidos)”.

El sindicato mayoritario de Bertha Orozco tiene afiliados a los trabajadores de honorarios, confianza y servicio técnico, “pero cuando les han pedido apoyo les dicen que no pueden hacer nada por no ser de base, cuando las condiciones generales de trabajo deben ser para todo el personal. Para qué los afilian si no los van a representar”, cuestionó Lozano.

“Es de lo que se quejan los compañeros que quieren afiliarse con nosotros. Son trabajadores que están día con día para que el Senado salga adelante; son parte de la estructura esencial”.

El próximo año buscan crear una Federación con los trabajadores de los Congresos estatales. Han dialogado con empleados en Tabasco, Tlaxcala y Puebla.

La toma de nota del Sindicato Nacional de Trabajadores del Senado, obtenida en junio. Imagen: Especial.