El Presidente ha dicho que es necesaria para combatir la inseguridad, pero los grupos civiles nacionales y extranjeros consideran que la Guardia Nacional no es un camino correcto: los militares no están preparados y, al menos en el caso mexicano, han violado los derechos humanos durante décadas.

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo).– La alianza del partido del Presidente, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con el Revolucionario Institucional (PRI) y el Verde Ecologista (PVEM) para aprobar en lo general la Guardia Nacional le ha acarreado una dura crítica de activistas, políticos y organizaciones civiles en las redes sociales.

Morena recurrió a Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo, sus socios en la elección 2018, para alcanzar votos suficientes y aprobar el dictamen de la fuerza militarizada que organizaciones internacionales rechazan.

El Presidente ha dicho que es necesaria para combatir la inseguridad, pero los grupos civiles nacionales y extranjeros consideran que no es un camino correcto: los militares no están preparados y, al menos en el caso mexicano, han violado los derechos humanos durante décadas.

Con 362 votos a favor, 119 en contra y 4 abstenciones, aprobaron esta tarde, en lo general, el dictamen que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones para la creación de la Guardia.

Denise Dresser escribió en su cuenta de Twitter: “Antes existió el PRIAN, ahora existe el PRIMOR. Aquí la coalición legislativa/política que ahora nos gobernará. Morena de la mano del PRI no solo cambia Constitución e ignora mejores alternativas al empoderamiento militar; también cambia el significado las palabras”.

“Voté en contra del dictamen de Morena que constitucionaliza la militarización del país a través de una #GuardiaNacional de naturaleza militar bajo un mando supuestamente civil que realmente es un mando mixto entre la SEDENA, la SEMAR y la SSCP. Abdicación a tener buenas policías”, escribió Laura Rojas en su cuenta de Twitter.

El grupo civil Serapaz expresó: “¿Por qué el ejército no debe estar en las calles? Porque desaparecen personas, lo dijeron las familias que valientemente estuvieron en la Corte Internacional de Derechos Humanos narrando como el ejercito desapareció forzadamente a sus seres queridos. No a la Guardia Nacional, sí a una Seguridad sin Guerra”.

La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) dijo el dictamen es contrario a la sentencia del Caso Radilla porque permitiría “que militares que violen derechos humanos recurran a tribunales militares alegando que los delitos cometidos son del orden castrense, según la modificación al Artículo 13”.

“La sentencia del caso Radilla emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en contra del Estado mexicano abrió la puerta a acotar la jurisdicción militar en México, obligando a que delitos cometidos por militares en los que se involucren civiles sean investigados y procesados por tribunales civiles”, recordó.

“Los legisladores que votan a favor de la Guardia Nacional decidieron ignorar la evidencia que, como especialistas y activistas en materia de seguridad y justicia, pusimos a disposición de todos los grupos parlamentarios en la Cámara de Diputados en las audiencias convocadas por la Junta de Coordinación Política”, expresó el colectivo Seguridad Sin Guerra.

“Desde distintas ópticas y disciplinas, expusimos que la creación de una corporación con estructura y mando operativo militar es una salida falsa a los problemas de delito y violencia que afectan a varias regiones del país. También, que colocar a los militares como primera línea del Estado para hacer frente a estos problemas puede agravarlos, es contraria a recomendaciones de organismos internacionales del derechos humanos y manda la señal equivocada de que la vía civil no es una opción para recuperar la paz”, indicó.

“Por lo anterior, quienes suscribimos la presente, exigimos a las diputadas del Congreso de la Unión, especialmente al Grupo Parlamentario de Morena, que no usen nuestros nombres para legitimar el proceso legislativo que puede culminar en la aprobación de la Guardia Nacional”, añadió.