El Instituto Nacional de Arte e Historia asegura que hasta ahora no se ha encontrada en la región algún sitio Olmeca de igual importancia que la de Tres Zapotes. De igual manera, los investigadores del INAH han encontrado evidencias suficientes para asegurar que este sitio fungió como asiento para otros pueblos contemporáneos, tales como la Joya y Teotepec, ubicados en Catemaco y Bezoapan.

Ciudad de México, 19 de febrero (SinEmbargo).– Tres Zapotes representa uno de los sitios arqueológicos más importantes de Mesoamérica. Se encuentra ubicado en municipio de Santiago Tuxtla, Veracruz, y fue desarrollado durante la época de apogeo de la cultura Olmeca, cultura que ha sido considerada como antecedente de las sociedades prehispánicas que crearon diversos asentamientos urbanos.

Se estima que Tres Zapotes  fue desarrollado entre los años 1300 y 600 a.C. La historia detalla que aún después del declive de la también llamada “madre de todas las culturas”, Tres Zapotes continuó siendo un importante centro regional hasta el postclásico.

La mayor parte del asentamiento se concentra en la orilla oeste del arroyo Hueyepan, sobre el llano y terraza de depósitos sedimentarios volcánicos. Este importante centro Olmeca está constituido por tres grupos mayores de montículos de tierra, los cuales se distribuyen sobre un área de aproximadamente dos kilómetros de extensión.

El primer grupo se conforma por seis montículos alrededor de una plaza. El segundo, al que se le conoce como Grupo Arroyo, se localiza en la parte sureste del sitio, sobre el llano, y su montículo principal es Loma Camila, con una altura de 12 metros. En el lado norte de la plaza se encuentra Loma Larga, de siete metros de altura y 130 metros de largo y ahí se localiza la Estala A, la mayor de la estelas olmecas. Finalmente, el tercer grupo se ubica en la parte norte del asentamiento, en él existen las plataformas más pequeñas, las cuales pudieron ser utilizadas como conjuntos habitacionales de artesanos, campesinos, sacerdotes y dirigentes.

En total, son 17 cabezas colosales encontradas en territorio Olmeca. Estas esculturas son talladas en piedra volcánica. (Imagen ilustrativa) Foto: INAH, Cuartoscuro

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) asegura que hasta ahora no se ha encontrado en la región algún sitio Olmeca de igual importancia que la de Tres Zapotes. Además, los investigadores del INAH han encontrado evidencias suficientes para asegurar que este lugar fungió como asiento para otros pueblos contemporáneos, tales como la Joya y Teotepec, ubicados en Catemaco y Bezoapan.

El sitio arqueológico Tres Zapotes cuenta cuenta con un museo que está constituido por piezas como: la cabeza colosal de Hueyapan o Monumento A, la Estela C o una lápida de basalto, encontrada a tres kilómetros al noreste del pueblo.

En la exposición también se pueden encontrar la Estela D, que representa una escena integrada por cuatro personajes que emergen de las fauces abiertas de un jaguar; un petroglifo, que representa del lado izquierdo un sapo y del derecho un cráneo descarnado; y la Estela A, una de las más grandes conocidas hasta la fecha que fue esculpida en una piedra diferente al resto de los monumentos, en un conglomerado de origen volcánico conocido como brecha.

Aunado a ello, se exponen tres entierros humanos, que fueron descubiertos en la década de los 90 por el arqueólogo Christopher Poll, de la Universidad de Kentucky, de los cuales dos fueron de niños y el otro de adulto.