A través de su cuenta de Twitter, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina detalló que el cadáver de la menor fue localizado al interior de una bolsa de plástico en la colonia Los Reyes, por ello, activaron el protocolo de feminicidio.

Ciudad de México, 16 de febrero (SinEmbargo).– Justo una semana después del feminicidio de Ingrid Escamilla que derivó en una serie de protestas en contra de la violencia a las mujeres y para exigir castigo por las filtraciones de imágenes sobre su caso, hoy se dio a conocer el hallazgo del cuerpo de una niña, de entre siete y nueve años de edad, en calles de la Alcaldía Tláhuac, de la Ciudad de México.

A través de su cuenta de Twitter, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina detalló que el cadáver de la menor fue localizado al interior de una bolsa de plástico en la colonia Los Reyes, por ello, activaron el protocolo de feminicidio.

“El agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial en Tláhuac Dos notificó a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio del hallazgo, en la colonia Los Reyes”, precisó en la red social.

Ante dicha situación, personal de la Coordinación General de Servicios Periciales en materia de criminalística, fotografía y química acudió al lugar para realizar las diligencias, en coadyuvancia con agentes de la Policía de Investigación.

Lo anterior fue publicado en respuesta a una usuaria que se manifestó por los hechos. “Nadie pagará por esta barbarie, porque aquí la protección es para los asesinos. Dueles mucho México”, afirmó en su mensaje.

De acuerdo con los primeros reportes, el cuerpo de la niña se encontraba en un camino de terracería, desnudo y envuelto en una bolsa negra de plástico y un costal.

Las autoridades trasladaron el cadáver al Servicio Médico Forense (Semefo) con el objetivo de lograr su identificación. Hasta el momento, la FGJ-CdMx no ha dado más detalles sobre el caso.

VOCES CONTRA EL FEMINICIDIO TOMAN LAS CALLES

Voces contra los feminicidios resonaron el sábado en el edificio de Ciudad de México donde hace una semana fue asesinada Ingrid Escamilla, la joven que aparece desollada y acuchillada en fotografías filtradas que causaron indignación en todo el país.

Y también a casi dos mil kilómetros, en la cruz de clavos rosas de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, lugar emblemático de esta localidad que se hizo tristemente famosa a nivel internacional por sus feminicidios en la década de 1990.

Grupos de mujeres participaron en protestas simbólicas en estas y otras ciudades de México para denunciar por enésima vez la falta de acción de las autoridades ante el creciente asesinato de mujeres y agresiones de género.

Mujeres lanzan consignas con flores en las manos mieNtras se dirigen al edificio de apartamentos en que Ingrid Escamilla fue asesinada y desollada, en Ciudad de México, el sábado 15 de febrero de 2020. Foto: Ginnette Riquelme, AP

Mujeres lanzan consignas con flores en las manos mieNtras se dirigen al edificio de apartamentos en que Ingrid Escamilla fue asesinada y desollada, en Ciudad de México, el sábado 15 de febrero de 2020. Foto: Ginnette Riquelme, AP

El bloque de departamentos del barrio humilde e inseguro donde vivía Escamilla, donde se instaló un pequeño altar con flores, fotos y veladoras, se convirtió en un escenario improvisado donde mujeres de todas las edades compartían dolor y testimonio.

Unos eran anónimos, como el de una adolescente que contaba entre lágrimas cómo la subieron a un coche, abusaron de ella y luego la abandonaron.

Otros no, como el de Erika González, quien denunció que los feminicidios no paran. Como ejemplo, el asesinato de su sobrina de 23 años, Brenda Josselin Hernández, ocurrido este mismo miércoles.

“Siento miedo, siento impotencia, coraje, angustia”, afirmó Blanca Gómez, un ama de casa de 40 años con tres hijos y vecina del lugar.

Los gritos de “justicia” y “ni una más” se repitieron en la calle que llevaba a la casa de Escamilla a lo largo de la que decenas de vecinos mostraron su apoyo colgando telas o cartulinas moradas junto a fotos de la joven asesinada.

Mientras que en Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, Texas, los lemas eran los mismos y el dolor se unía a la impotencia de quienes llevan dos décadas esperando respuestas.

En la imagen, Victoria Barrios López, tía de Ingrid. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

En la imagen, Victoria Barrios López, tía de Ingrid. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Mujeres con bolsas negras en la cabeza y tiradas en el suelo simbolizaron el horror incesante que se vive a diario.

Lluvia Rocha, psicóloga y activista, recordaba por ejemplo el feminicidio de Lilia Alejandra García Andrade hace 19 años, una de las “muertas de Juárez” que no ha tenido justicia y cuyo caso está a punto de llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos ante la inacción de los tribunales mexicanos.

No eran muchas, pero sus voces eran simbólicas y exigían lo mismo: justicia de una vez por todas.

LA PROTESTA EN PALACIO NACIONAL

Este sosegado homenaje a Ingrid Escamilla tuvo lugar tras la tensa jornada anti feminicidios de este viernes, cuando miles de mexicanas se manifestaron en todo el país contra el Gobierno y los medios de comunicación.

Agrupaciones feministas pintaron la puerta y paredes del Palacio Nacional, sede del Gobierno y residencia del Presidente, e incendiaron un camión de un periódico que publicó fotografías del cadáver de la víctima.

La cobertura mediática de este crimen ha sido muy criticada e incluso se filtró un video del presunto homicida, Erick Francisco “N”, de 56 años, cuando confesaba ensangrentado y dentro de una patrulla que “enterró” el cuchillo en el cuello y descuartizó a su pareja, tirando restos por el drenaje en calles de la Alcaldía Gustavo A. Madero.

Familiares de mujeres víctimas por feminicidio, y grupos colectivos feministas marcharon de la Alcaldía de Gustavo A. Madero rumbo a la casa donde ocurrió el feminicidio de Ingrid Escamilla, para exigir justicia y realizar actividades en homenaje a la víctima. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Familiares de mujeres víctimas por feminicidio, y grupos colectivos feministas marcharon de la Alcaldía de Gustavo A. Madero rumbo a la casa donde ocurrió el feminicidio de Ingrid Escamilla, para exigir justicia y realizar actividades en homenaje a la víctima. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

El asesinato de Escamilla ha conmocionado un país en el que matan a 10 mujeres cada día y que registró el año pasado 1,006 feminicidios, como se cataloga al asesinato por violencia de género, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El crimen tuvo lugar en plena polémica sobre la tipificación de los feminicidios en México, ya que a principios de febrero el Fiscal General, Alejandro Gertz Manero, propuso a un grupo de diputados sustituir el delito de feminicidio por el de homicidio agravado.

El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, también se situó en el centro de la polémica cuando presentó en rueda de prensa un decálogo contra la violencia machista en el que no aparecía la palabra “feminicidio”.

-Con información de AP y EFE