La difusión del discurso del Presidente de China, Xi Jinping, indica que el Gobierno del país conocía la posible gravedad del brote semanas antes de que el peligro se hiciera público. No fue sino hasta finales de enero que las autoridades dijeron que el virus podía contagiarse entre humanos y la alarma aumentó entre la ciudadanía.

Por Yanan Wang y Laura Neerdgard

BEIJING (AP).— Un reciente discurso del Presidente de China, Xi Jinping, publicado ahora por medios estatales indica que él dirigía la respuesta al brote de un nuevo virus desde el comienzo de la crisis.

La publicación del discurso del 3 de febrero era un aparente intento de demostrar que la cúpula del Partido Comunista actuó con decisión desde el principio, pero también exponía a Xi a críticas sobre por qué no se alertó al público antes.

En el discurso, Xi dijo haber dado instrucciones para combatir el virus el 7 de enero y ordenado el aislamiento de ciudades que comenzó el 23 de enero en el epicentro del brote. Los medios estatales publicaron sus declaraciones el sábado por la tarde.

El doctor Ian Lipkin, experto en virus de la Universidad de Columbia, en el aeropuerto de Guangzhou, China, el 1 de febrero de 2020. Lipkin y otros se han sometido a cuarentena voluntaria debido al coronavirus. Foto: Guo Cheng/Courtesía de Ian Lipkin vía AP

El doctor Ian Lipkin, experto en virus de la Universidad de Columbia, en el aeropuerto de Guangzhou, China, el 1 de febrero de 2020. Lipkin y otros se han sometido a cuarentena voluntaria debido al coronavirus. Foto: Guo Cheng/Courtesía de Ian Lipkin vía AP

Un guardia de seguridad con mascarilla camina por la calle Quanmen, normalmente popular entre los turistas pero que aparece casi vacía, en Beijing, el domingo 16 de febrero de 2020. Foto: Andy Wong, AP

“El 22 de enero, debido a la veloz propagación de la epidemia y los desafíos para la prevención y el control, solicité de manera clara que la provincia de Hubei impusiera controles amplios y estrictos al tránsito de personas al exterior”, dijo en una reunión del comité permanente del partido, su organismo de mayor rango.

La Comisión Nacional de Salud, por su parte, reportó una nueva disminución de sus casos del nuevo virus por tercer día consecutivo. La China continental registró 2 mil 9 nuevas infecciones para un total de 68 mil 500 casos confirmados.

El porcentaje de casos graves descendió a un 7.2 por ciento del total, tras tocar techo el 27 de enero con un 15.9 por ciento, según el portavoz de la Comisión, Mi Feng. El porcentaje era más alto en Wuhan, la ciudad de Hubei donde comenzó el brote, aunque cayó a un 21.6 por ciento respecto el máximo de 32.4 por ciento el 28 de enero.

“Los esfuerzos nacionales contra la epidemia han mostrado resultados”, dijo Mi en la sesión informativa diaria del organismo.

La tasa de mortalidad permaneció estable con 142 nuevos decesos, según la comisión. La cifra de fallecidos en China continental a causa de la COVID-19, la enfermedad causada por una nueva forma de coronavirus, se elevó a mil 665. En total, 9 mil 419 personas se han recuperado y fueron dadas de alta.

Cuatro personas han muerto fuera de China continental, incluidos los fallecimientos en Japón y Francia esta semana.

El gerente Chen Tiantian, izquierda, entrega una orden a un repartidor en la cafetería Moka Bros de Beijing, el viernes 14 de febrero de 2020. Como muchos negocios en China, Moka Bros pasa apuros para enfrentar las secuelas del brote de coronavirus que ha infectado a decenas de miles de personas en el mundo. Foto: Mark Schiefelbein, AP

El gerente Chen Tiantian, izquierda, entrega una orden a un repartidor en la cafetería Moka Bros de Beijing, el viernes 14 de febrero de 2020. Como muchos negocios en China, Moka Bros pasa apuros para enfrentar las secuelas del brote de coronavirus que ha infectado a decenas de miles de personas en el mundo. Foto: Mark Schiefelbein, AP

El mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde un número de personas relacionadas con el lugar se enfermaron de un coronavirus, continúa cerrado en Wuhan, en China, el martes 21 de enero de 2020. Foto: Dake Kang, AP

El mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde un número de personas relacionadas con el lugar se enfermaron de un coronavirus, continúa cerrado en Wuhan, en China, el martes 21 de enero de 2020. Foto: Dake Kang, AP

Unos 400 estadounidenses que estaban a bordo de un crucero en cuarentena en Japón esperaban vuelos arrendados para regresar a casa, mientras Japón confirmaba otras 70 infecciones en el barco. Canadá, Hong Kong e Italia dijeron preparar vuelos similares para sus ciudadanos.

Xi se mostró en un segundo plano al comienzo de la crisis, que se ha convertido en uno de los mayores desafíos políticos en sus siete años al mando del país.

La difusión de su discurso indica que el Gobierno del país conocía la posible gravedad del brote semanas antes de que el peligro se hiciera público. No fue sino hasta finales de enero que las autoridades dijeron que el virus podía contagiarse entre humanos y la alarma aumentó entre la ciudadanía.

No estaba claro por qué se publicaba ahora el discurso, indicó Zhang Lifan, analista en Beijing. Un posible mensaje sería que las autoridades locales debían asumir la responsabilidad por no tomar medidas efectivas después de las instrucciones de Xi a principios de enero. O bien podría indicar que Xi, como máximo dirigente del país, está dispuesto a asumir la responsabilidad porque conocía la situación, dijo Zhang.

La confianza hacia la gestión de brotes víricos por parte del Gobierno no se ha recuperado desde la epidemia del síndrome respiratorio agudo grave (SARS por sus siglas en inglés) de 2002-2003, que fue ocultada durante meses.

El nuevo brote comenzó en diciembre en Wuhan, que ha registrado la mayor parte de las infecciones.

En esta imagen, tomada el 13 de febrero de 2020, un monje budista se ajusta una mascarilla en la cara en el Wat Pho, Bangkok, Tailandia. Foto: Gemunu Amarasinghe, AP

En esta imagen, tomada el 13 de febrero de 2020, un monje budista se ajusta una mascarilla en la cara en el Wat Pho, Bangkok, Tailandia. Foto: Gemunu Amarasinghe, AP

En esta imagen, tomada el 10 de febrero de 2020, una mujer católica con una mascarilla protectora en al cara, reza durante un misa en la Basílica Menor de San Lorenzo Ruiz en el barrio de Chinatown de Manila, Filipinas. Foto: Aaron Favila, AP

En esta imagen, tomada el 10 de febrero de 2020, una mujer católica con una mascarilla protectora en al cara, reza durante un misa en la Basílica Menor de San Lorenzo Ruiz en el barrio de Chinatown de Manila, Filipinas. Foto: Aaron Favila, AP

El 23 de enero, Wuhan se convirtió en la primera ciudad en vetar la salida de personas, una restricción que después se ha expandido a otras ciudades hasta afectar a más de 60 millones de personas.

Las autoridades de Hubei y Wuhan han sido criticadas por su gestión inicial. El descontento alcanzó un nuevo nivel este mes tras la muerte de Li Wenliang, un joven doctor al que la policía local reprendió por su intento de alertar sobre el virus. Al final falleció de la misma enfermedad.

En una aparente reacción, los responsables del Partido Comunista en Hubei y Wuhan fueron destituidos la semana pasada.

Aunque las autoridades han prometido transparencia, periodistas ciudadanos que desafiaron el mensaje oficial con reportes en video desde Wuhan han desaparecido y se cree que están detenidos.

La disminución de nuevos casos sigue al pico de más de 15 mil el jueves, cuando la provincia de Hubei, en el centro de China, adoptó un nuevo método para contabilizar casos diagnosticados por médicos antes de tener confirmación de las pruebas laboratorio.

PROBLEMAS PARA CONTENER EL CORONAVIRUS

La gente deja flores y otros objetos en la puerta del hospital de Wuhan, China, donde trabajaba Li Wenliang, el médico que se metió en problemas por hablar sobre el coronavirus y que falleció a los 34 años de edad, probablemente como consecuencia del virus. Para muchos es el rostro del malestar que existe en China en relación con el manejo que hacen las autoridades de este tipo de crisis. Foto: Chinatopix vía AP

La gente deja flores y otros objetos en la puerta del hospital de Wuhan, China, donde trabajaba Li Wenliang, el médico que se metió en problemas por hablar sobre el coronavirus y que falleció a los 34 años de edad, probablemente como consecuencia del virus. Para muchos es el rostro del malestar que existe en China en relación con el manejo que hacen las autoridades de este tipo de crisis. Foto: Chinatopix vía AP

Dos niñas viajan en el metro de Hong Kong el sábado 1 de febrero de 2020, durante la emergencia por el coronavirus. Foto: AP

Dos niñas viajan en el metro de Hong Kong el sábado 1 de febrero de 2020, durante la emergencia por el coronavirus. Foto: AP

Un día China informa que la epidemia del mal respiratorio en el país asiático empieza a frenarse, pero al día siguiente se informa de miles de casos nuevos. Los expertos tienen dificultades para determinar si la epidemia empeora o si por fin se ha logrado un conteo preciso de los enfermos.

Las dudas acerca del nuevo virus dificultan los esfuerzos de las autoridades sanitarias para detener su transmisión por el mundo.

Esto es lo que uno debe saber sobre la enfermedad:

¿QUÉ ES EL NUEVO VIRUS?

Es un tipo jamás visto de coronavirus, una gran familia de virus que afectan a animales y seres humanos. Algunos tipos provocan el resfriado común, pero dos tipos han provocado epidemias graves: el SARS (síndrome respiratorio grave agudo) a fines de 2002 y el MERS, o síndrome respiratorio de Medio Oriente en 2012.

La Organización Mundial de la Salud llamó oficialmente a la nueva enfermedad COVID-19, un acrónimo en inglés de “coronavirus disease”, un virus nuevo que apareció a fines del año pasado. Los síntomas frecuentes incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. Si bien algunos enfermos contraen neumonía, la mayoría de los casos parecen relativamente leves.

¿CON CUÁNTA RAPIDEZ SE EXTIENDE LA EPIDEMIA?

Ilustración proporcionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) en enero de 2020 del 2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV). Foto: CDC vía AP, Archivo

Ilustración proporcionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) en enero de 2020 del 2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV). Foto: CDC vía AP, Archivo

Un trabajador médico escribe en un tubo tras recoger una muestra de un paciente en un hotel utilizado para colocar a personas en cuarentena en Wuhan. Foto: Chinatopix vía AP

Un trabajador médico escribe en un tubo tras recoger una muestra de un paciente en un hotel utilizado para colocar a personas en cuarentena en Wuhan. Foto: Chinatopix vía AP

Existe confusión sobre eso. El recuento en China superó los 68 mil el sábado, un aumento enorme con respecto a días atrás. Las autoridades sanitarias chinas lo atribuyen a un cambio en el método de recuento. En lugar de esperar a que un análisis de laboratorio confirme el diagnóstico _hay un gran atraso en el análisis de las muestras_, ahora cuentan los enfermos sobre la base de los síntomas y una radiografía de pulmón.

A la OMS le parece un método de dudosa eficacia y quiere asegurarse de que no queden atrapadas personas que padecen influenza u otra infección respiratoria.

Fuera de China _en otras partes de Asia, Estados Unidos, Europa y Canadá_ se han reportado menos de 600 casos. El primer caso en África se reportó el viernes en Egipto. Casi todos eran viajeros desde China y personas que estuvieron en contacto con ellos.

¿FUNCIONA LA CUARENTENA?

China mantiene en cuarentena a 60 millones de personas en las ciudades más afectadas, una medida sin precedentes. Sin un recuento exacto de los enfermos y cuándo contrajeron el mal, es difícil saber si funcionará.

Las típicas medidas de cuarentena apuntan a las personas en riesgo, las que se encontraban en la zona más afectada en China o que entraron en contacto con otras personas en el mundo. Así, las autoridades ganan tiempo para prepararse si se propaga el virus.

Personal sanitario provisto con trajes protectores traslada a una paciente infectada con coronavirus a un pabellón de aislamiento en el Segundo Hospital del Pueblo en Fuyang, provincia de Anhui, en el centro de China. Foto: Chinatopix vía AP

Personal sanitario provisto con trajes protectores traslada a una paciente infectada con coronavirus a un pabellón de aislamiento en el Segundo Hospital del Pueblo en Fuyang, provincia de Anhui, en el centro de China. Foto: Chinatopix vía AP

Personal médico, vestidos con trajes de protección, trasladan a un paciente afectado por un coronavirus a una zona de aislamiento en un hospital de Fuyang, en la provincia de Anhui, en el centro de China, el 1 de febrero de 2020. Foto: Chinatopix vía AP

Personal médico, vestidos con trajes de protección, trasladan a un paciente afectado por un coronavirus a una zona de aislamiento en un hospital de Fuyang, en la provincia de Anhui, en el centro de China, el 1 de febrero de 2020. Foto: Chinatopix vía AP

Sin embargo, cómo poner en cuarentena a grandes contingentes de personas es un problema difícil. El buque crucero Diamond Princess, con el mayor cúmulo de infecciones fuera de China, fue puesto en cuarentena en Japón con más de 3 mil 500 pasajeros y tripulantes a bordo. Los expertos se preguntan si el haberlos encerrado en semejante proximidad en realidad agravó la transmisión. Las autoridades estadounidenses dijeron el sábado que evacuarán a sus ciudadanos a bordo para colocarlos en cuarentena en bases de la Fuerza Aérea en California y Texas.

Estados Unidos mantiene en cuarentena a unas 600 personas evacuadas de la provincia china de Hubei. Se los mantiene en bases aéreas, apartados del resto de la gente, pero con lugar para pasear. Durante 14 días _considerado el período de incubación_ se les controla y somete a análisis si exhiben síntomas.

Hasta el sábado había 15 casos en Estados Unidos, incluidos tres de los evacuados.

¿PODRÍA HABER UNA TRANSMISIÓN NO DESCUBIERTA EN OTRAS PARTES?

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) intentan descubrirlo agregando el análisis de coronavirus a la red que rastrea la influenza. Cuando un paciente da negativo para ésta, los laboratoristas lo analizarán para el nuevo virus.

Esto se hará inicialmente en Los Ángeles, San Francisco, Seattle, Chicago y Nueva York, pero luego se extenderá al resto del país, dijo la doctora Nancy Messonnier, de los CDC.

En esta foto del 22 de enero de 2020, clientes con cubrebocas hacen compras en una verdulería en Wuhan, China. La cuarentena debido al brote de coronavirus complica la logística de enviar alimentos y otros bienes a 50 millones de chinos. Foto: Arek Rataj, AP

En esta foto del 22 de enero de 2020, clientes con cubrebocas hacen compras en una verdulería en Wuhan, China. La cuarentena debido al brote de coronavirus complica la logística de enviar alimentos y otros bienes a 50 millones de chinos. Foto: Arek Rataj, AP

Las autoridades chinas decidieron hoy a cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos. Foto: EFE

Las autoridades chinas decidieron hoy a cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos. Foto: EFE

¿CÓMO SE TRANSMITE LA INFECCIÓN?

Como todos los virus respiratorios, se transmite principalmente mediante las microgotas emitidas por la tos y los estornudos. ¿Qué sucede con superficies como los picaportes tocados por una persona que se suena la nariz? Si la persona que lo toca a continuación se lleva la mano a la boca, la nariz o los ojos, se puede contagiar, como ocurre con la influenza, pero los especialistas creen que el virus no puede sobrevivir mucho tiempo en las superficies. El lavado frecuente de manos es un buen método para evitar la infección con cualquier virus.

¿EXISTEN TRATAMIENTOS Y VACUNAS?

Se buscan ambos. En la actualidad, los enfermos graves reciben el tratamiento estándar para neumonía, con fluidos y oxígeno. En China, los científicos ensayan medicamentos creados para otros virus para ver si son eficientes con éste.

Varios grupos de investigadores están buscando posibles vacunas, pero los especialistas insisten en que se tardará al menos un año, en el mejor de los casos, para tener una vacuna de uso generalizado.