Por un instante, poco más de un mes, el antídoto contra la abrumadora demagogia, las angustias compartidas y las ansiedades personales es este brote primaveral que llena la ciudad de jacarandas como una conquista del ánimo.