Migrantes jóvenes, mujeres embarazadas y niños esperan junto a las vías del tren mientras se resguardan del calor en Arriaga, Chiapas. Foto: Cuartoscuro

Migrantes jóvenes, mujeres embarazadas y niños esperan junto a las vías del tren mientras se resguardan del calor en Arriaga, Chiapas. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 16 de abril (SinEmbargo).– La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se dijo “profundamente preocupada” tras el hallazgo de 370 niños, niñas y adolescentes migrantes, abandonados por traficantes a lo largo de México entre el 17 y el 24 de marzo pasado, y advirtió que la problemática podría aumentar debido a que se está dando un “incremento drástico en los flujos de niños migrantes”.

El Relator sobre los Derechos de los Migrantes y también Comisionado de la CIDH, Felipe González Morales, dijo que “estos hechos son una muestra más de la extrema vulnerabilidad en la que se encuentran las decenas de miles de niños migrantes que intentan atravesar México cada año”.

Felipe González afirmó que es “necesario que el Estado implemente una política migratoria que garantice de manera real la protección de los derechos de los niños migrantes y no políticas o medidas centradas en la criminalización de los niños migrantes, tales como la detención automática y la deportación sin la observancia de las garantías del debido proceso”.

Los 370 menores migrantes fueron hallados por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) entre el 17 y el 24 de marzo, en lugares peligrosos y de difícil acceso en 14 estados a lo largo del país. La mayoría de estos niños, niñas y adolescentes son de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Las autoridades informaron que fueron abandonados por traficantes de migrantes que los estaban trasladando a través de México, después de haber recibido sumas que oscilaban entre tres mil y cinco mil dólares por niño para llevarles hasta los Estados Unidos de América.

“Al momento de ser hallados, un gran número de estos niños, niñas y adolescentes evidenciaban señales de deshidratación, fatiga extrema, lesiones en los pies y miedo por desconocer los lugares en los que se encontraban”, denunció la CIDH.

Además, la CIDH expuso que el incremento en los flujos migratorios de niños, niñas y adolescentes también ha sido reconocido por el INM y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

De acuerdo con las cifras del INM, en 2011 se registraron 4 mil 160 eventos de niños, niñas y adolescentes migrantes en detención migratoria; en 2012 esta cifra subió a 6 mil 107; y en 2013 continuó aumentando hasta alcanzar 9 mil 893 eventos de niños, niñas y adolescentes migrantes en detención migratoria. Esto representa un aumento de 137 por ciento entre 2011 y 2013.

Además, las cifras publicadas del INM respecto al mes de enero del presente año plantearon la continuación de esta tendencia, registrándose 855 eventos niños, niñas, y adolescentes migrantes en detención migratoria.

Por su parte, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha estimado que durante el año 2014 podrían ingresar a los Estados Unidos 60 mil o más niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados.

También la Comisionada Rosa María Ortiz, Relatora sobre los Derechos de la Niñez de la CIDH, planteó que “las niñas y los niños migrantes deben ser considerados en primer lugar como niñas y niños”.

La funcionaria dijo que muchos de los niños y niñas “se han visto forzados a migrar por las situaciones de violencia que han enfrentado en sus países de origen y otros porque buscan reunirse con sus familias”.

La CIDH exigió que el Estado mexicano implemente todas las medidas que sean necesarias para asegurar el respeto y garantía de sus derechos humanos, además de que debe “garantizar que no se vulnere el derecho a la libertad personal de estos niños, niñas y adolescentes en razón de su situación migratoria” y pide que “se respeten y garanticen sus derechos, como la salud y la educación; su derecho a solicitar y recibir asilo, así como la protección del principio de no devolución en los casos que resulte aplicable”.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.