Autoridades del municipio de Leonardo Bravo, en Guerrero, apoyan la legalización del cultivo de la amapola con fines medicinales, pues coincidieron en que será la única solución a la violencia, a la pobreza y al atraso que se vive en ese territorio. La medida, afirman, podría beneficiar a 50 mil productores de 280 comunidades que actualmente sufren la persecución del Gobierno.

la solución a la violencia, “no es solamente decir siembra mariguana o amapola”

La flor de amapola tiene fines médicos y sólo algunos paises pueden producir de manera legal sus derivados. Foto: AP.

Por Zacarías Cervantes

Ciudad de México, 16 de mayo (SinEmbargo/El Sur).- En medio de la polémica que generó la propuesta sobre la legalización del cultivo de la amapola con fines medicinales, comisarios del municipio de Leonardo Bravo, Guerrero, pidieron que los gobiernos federal y estatal asuman “con seriedad” esa propuesta y se comience a formalizar en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República.

De no ser así, exigieron que se otorguen proyectos productivos sustentables, apoyos directos a los campesinos y que se cree la Secretaría de la Sierra. “Así como la región Montaña tiene a la Secretaría de Asuntos Indígenas, que la sierra tenga su secretaría para que detone el desarrollo en este territorio”, dijo uno de los representantes municipales.

Los comisarios de las localidades de Tres Cruces, Tepozonalco, La Laguna, Los Morros, Iyotla, Filo de Caballos, La Felicidad de García Suazo y Campo de Aviación, coincidieron en que la legalización de la siembra de la amapola, será la única solución a la violencia, a la pobreza y al atraso que se vive en ese territorio, que es el primer productor del enervante.

Los comisarios están convencidos que la medida beneficiaría a 50 mil productores de amapola de 280 comunidades de la sierra, que actualmente sufren la persecución del Gobierno, así como el acoso y las amenazas de los carteles de la droga que los obligan a venderles al precio que ellos disponen.

“Lo que pretendemos es que se deje de estigmatizar a los sierreños como miembros de la delincuencia organizada, porque no lo son. Sí son productores de amapola porque es el único sostén para su familia, pero ellos nomás la siembran y la venden sin saber cuál es el destino que le dan”, dijo el presidente de la Unión de Comisarios por la Paz, Seguridad y Desarrollo de la Sierra de Guerrero, Ismael Cástulo Guzmán.

Los comisarios se reunieron el jueves en Campo de Aviación, en donde concluyeron que la legalización de la siembra de amapola también resolvería el grave problema de contaminación del medio ambiente provocado por la fumigación de los cultivos que hace el Ejército, sobre todo de los manantiales que surten del agua a ciudades como Chilpancingo y Acapulco, y que también seca los bosques y las plantaciones de aguacate, pera, manzana, durazno y milpa.

El comisario de Filo de Caballos, Arturo López Torres declaró que, “si no ponemos el dedo en la llaga, no vamos a terminar nunca el problema de la violencia”, y que el cultivo de la amapola ha existido hace muchos años y no se va a terminar sólo porque esté prohibido.

Informó que en la sierra existen 50 mil campesinos de 280 comunidades que obtienen del cultivo de la amapola el sustento para sus familias.

Agregó que la intención es que, cuando menos, se permita que “el producto” salga de manera controlada para los laboratorios, porque dijo que de la venta clandestina surge el problema de la violencia, los pleitos entre los carteles que la compran y balaceras en las comunidades.

Informó que, por lo pronto, los comisarios de 18 comunidades de los municipios de Leonardo Bravo y Eduardo Neri han logrado que el cultivo de amapola sea de manera más controlada, para evitar que siga el deterioro del medio ambiente, que es otro de los problemas que ocasiona la siembra de ese cultivo.

“En la sierra estamos obligando a los campesinos que siembren en los mismos rastrojos que han venido sembrando, que no desmonten nuevas áreas con la finalidad de que no destruyamos el bosque y se deteriore el medio ambiente, porque de la sierra baja el agua de la que dependen las ciudades más importantes, como Chilpancingo y Acapulco”.

VIOLENCIA CAUSA CIERRE DE ESCUELAS Y CENTROS DE SALUD

 El 92% de la morfina se consume en países donde vive el 17% de la población mundial. Foto: Archivo

El 92 por ciento de la morfina se consume en países donde vive el 17 por ciento de la población mundial. Foto: Archivo.

El comisario de Campo de Aviación, Crescencio pacheco González explicó que harán una petición formal a la Cámara de Disputados federal y de Senadores, y que para eso están trabajando los comisarios de todo el corredor que comienza desde Xochipala, municipio de Eduardo Neri, hasta Yextla, municipio de Leonardo Bravo.

“El único propósito es el bienestar de nuestros ciudadanos, y para que en la sierra los sembradíos sean controlados, porque a raíz de eso se viene el problema de la violencia y se cierran escuelas, centros de salud, y no hay obras porque nadie quiere subir”. Agregó que el problema más fuerte es la falta de servicios de salud, pues hay localidades de las que los familiares de los enfermos tardan hasta 12 horas para llegar al centro de salud u hospital más cercano.

El comisario aclaró que no son los productores los que generan la violencia, y que, por el contrario, son los primeros afectados de la gente ajena que llega a los pueblos por la goma de opio.

Se quejó que el gobierno tiene en un mal concepto a los sierreños, “los cataloga como narcotraficantes, como delincuentes, como lo peor de la gente que vive en Guerrero, sólo porque somos agricultores de amapola”.

Pero dijo que “la gente tiene la necesidad de sembrar este tipo de enervantes porque quiere llevarle un plato de comida a la mesa de su familia; por eso hay el aumento de compañeros que siembran, nos han orillado a los sierreños que sean más los cultivadores de amapola y los gobiernos son los responsables porque no han subido los beneficios y recursos a la sierra.

El comisario dijo que la propuesta de este bloque de autoridades municipales es que, si el gobierno no quiere que siembren amapola, los apoye con proyectos para otro tipo de cultivos, y que cree la secretaría de la sierra, para que a través de ella se destinen más recursos y haya más apoyo a esta zona.

Se quejó de que con el pretexto de la destrucción de los cultivos ilícitos, el Ejército fumiga con helicópteros lugares donde no hay necesidad de fumigar, donde hay manantiales, plantaciones de aguacate, durazno, manzana, tejocotes, “ellos dicen que no, pero nosotros lo vemos aquí en los hechos, es por eso que pedimos la intervención del gobierno, para que lo hagan como debe de ser, sin afectarnos”.

Los comisarios piden que la destrucción de los cultivos sea como antes, por tierra, y cortando la planta para después quemarla.

“NOS PERSIGUEN COMO CONEJOS, CUALQUIERA NOS ANDA CAZANDO”

Las incautaciones de heroína, goma de opio y semillas de amapola han aumentado enormemente en un corto período de tiempo. Foto: Cuartoscuro.

Las incautaciones de heroína, goma de opio y semillas de amapola han aumentado enormemente en un corto período de tiempo. Foto: Cuartoscuro.

El comisario de La Felicidad de García Suazo, Pablo Márquez Marino dijo que legalizar la siembra de la amapola sería la única solución, porque de todos modos, aunque está prohibido para la gente de la sierra, “se ha convertido en el sostén de nuestras familias”.

Dijo que lo que para algunos es un problema de delincuencia y de narcotraficantes, “para nosotros es lo más normal y legal porque de allí viene el sostén de la familia, y yo no veo cuál es el problema de que esto se legalice”.

En su intervención, el comisario de la Laguna, Irineo Castro Silverio, pidió a los gobiernos federal y estatal que intervenga para que se regularice el cultivo de la amapola y explicó que la propuesta de los comisarios, “es para bien, no para mal. Si con la legalización de la amapola nos vamos a beneficiar, le vamos a echar para adelante. Nosotros no queremos el mal para nadie, queremos que nuestra gente salga adelante”.

Denunció que vienen los helicópteros y fumigan, y mucha gente se enferma en estas comunidades, y no hay médicos ni medicinas. Explicó que la mayoría de la gente sufre de dolores de estómago, de cabeza, gripa y tos.

“Nosotros queremos que el Gobierno federal y estatal hagan caso de nuestras peticiones, que vengan a ver cómo está siendo afectada la Sierra, pero nomás dicen que van a venir y nunca vienen”.

En la reunión, también estuvo Julio César Salgado Guzmán, hermano de Servando Salgado Guzmán, dirigente del Consejo de Autotransporte de la región Centro, de quien no se sabe nada desde el 28 de abril tras el desalojo de vecinos de la sierra que bloqueaba el bulevar Vicente Guerrero, en Chilpancingo.

A nombre de su hermano, César Salgado declaró que es injusto que sólo por sembrar amapola se ubique a la gente de la sierra como de la delincuencia organizada.
Ellos sólo se dedican a sembrar amapola porque es lo más redituable, “pero no es porque quieran a fuerzas sembrar eso, sino por la situación, las circunstancias y la necesidad”.

Dijo que, si el gobierno no quiere que se dediquen a eso que les dé proyectos productivos para desarrollarse aquí mismo, en la sierra, para que tengan un recurso para sostener a su familia, “que los apoyen con cooperativas ganaderas, sembradíos como aguacate, durazno o pera para darles trabajo a la gente de las comunidades”.

Insistió que los campesinos no son delincuentes y que son los que más sufren el problema de la violencia, porque los de la delincuencia organizada vienen a sus comunidades a explotar su trabajo y a robarles lo poco que han trabajado y ganado.

El presidente de la Unión de Comisarios por la Paz, Seguridad y Desarrollo de la Sierra de Guerrero, Ismael Cástulo Guzmán declaró que la violencia no viene de la sierra, porque aquí no son de pleito, “si así fuera, no nos hubieran detenido a nadie el 28 de abril”.

Advirtió que la Sierra ya está cansada, “y con lo que nos pasó, más fuerza agarramos, se nos están uniendo más organizaciones”, dijo en referencia al desalojo que sufrieron.

Agregó que para la gente de esta zona es urgente que se legalice la siembra de la amapola, “para que dejemos de ser perseguidos como conejos, pues cualquiera nos anda cazando”.

Dijo que está en manos del gobierno legalizar la siembra, y que si tuviera voluntad podría hacerlo ya, “para medicina o para lo que la quieran ocupar, nuestros campesinos nomás la siembran, pero no sabemos cuál es el uso que le dan quienes la compran”.

Añadió que lo que buscan es evitar que todo mundo les pegue, “a nosotros nos pega la delincuencia, la pobreza y el gobierno, mientras tanto aquí vivimos de puras promesas, viene un gobierno y luego otro y nunca voltean a ver a la sierra, mucho menos les trae proyectos”.

El representante de la Unión de Comisarios también se declaró a favor de la creación de una secretaría de la sierra, “porque es mentira que nos van a crear la octava región económica. Esa es una mentira con la que nos traen solamente para ganar nuestro voto. Llevamos 20 años peleando porque se cree la octava región y no hemos logrado nada”, se quejó.

Cástulo Guzmán, denunció que la sierra siempre ha vivido con lo poquito que les sobra a las otras regiones, “con eso nos van calmando”.

Concluyó que si no hay apoyos para los pueblos de este territorio, cuando menos legalicen el cultivo al que se dedican la mayoría. “Yo pido que si se va a legalizar, y nos la van a pagar como al precio del maíz, si eso es lo que nos gusta y escogemos, adelante, pero por lo menos ya no vamos a ser perseguidos por nadie”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE El Sur. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.