“Los principales beneficios de la política de Confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional es garantizar un ordenamiento eficaz”, aseguró la Secretaría de Energía en un comunicado.

Ciudad de México, 16 de mayo (SinEmbargo).– La Secretaría de Energía (Sener) defendió hoy la política de confiabilidad del sistema eléctrico que impulsó, y señaló que es necesaria “para mantener la seguridad e independencia energética” con áreas estratégicas como el servicio público de transmisión y distribución.

“Los principales beneficios de la política de Confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional es garantizar un ordenamiento eficaz”, aseguró la dependencia en un comunicado.

La Sener explicó que una de las consecuencias de la pandemia fue la reducción de la demanda eléctrica en los sectores industrial y comercial, debido a ello, se incrementó el preexistente desbalance entre la capacidad de generación eléctrica con respecto a la demanda.


Ello provocó que la confiabilidad y continuidad del suministro eléctrico se vieran comprometidas, especialmente para garantizar la operación de las actividades esenciales y el funcionamiento ininterrumpido de la infraestructura, así como del sistema de salud durante la emergencia.

“La planeación y confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional requiere de una regulación económica racional para la incorporación acelerada y progresiva de todas las energías. En el caso de energías intermitentes, se deben incorporar mediante la intervención y apoyo necesario de centrales que tengan disponibilidad total y proporcionen reserva de planeación y operativa, así como servicios conexos que hagan viable su funcionamiento, lo cual requiere de la correcta especificación de los productos asociados requeridos a fin de dar mayor certidumbre a todos los participantes del mercado”, explicó la SE.

Por su parte, la Comisión Regulatoria de Energía (CRE) defendió que su interés principal será beneficiar a los usuarios y el desarrollo eficiente de la industria energética. “Ccorresponde a la Comisión ajustar la regulación que resulte necesaria para la implementación de la Política en mención, atendiendo a sus facultades de protección a los intereses de los usuarios, atender a la confiabilidad, estabilidad, y seguridad en el suministro eléctrico, así como la de fomentar el desarrollo eficiente de la Industria, entre otras”, expuso en un comunicado.

Los comunicados emitidos por la Sener y la  CRE obedecen a las reacciones negativas de la Concamin y la Coparmex en torno al acuerdo publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación, que frena la inversión privada en proyectos relacionados con la energía renovable.

Y es que hace unas horas, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) se pronunció en contra del decreto.

A través de un comunicado, la Concamin afirmó que la determinación del Gobierno federal afectaría tanto a las inversiones nacionales y extranjeras, como a la generación de empleos, en aras de querer avanzar en el equilibrio entre la energía renovable y la no renovable.

Además, aseguró que, de concretarse, sería un mensaje negativo y contradictorio si es que México quiere mostrar certidumbre en el interior como en el exterior.

Otro organismo que también mostró su inconformidad fue la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), pues aseguró que constituye una acción “temeraria” ya que podría ahuyentar la inversión de país.

En otro comunicado emitido este mismo sábado, Gustavo de Hoyos, presidente del organismo, coincidió con la Concamin y afirmó que este plan del Gobierno generará mayor desempleo, y provocará que los interesados así como los afectados tengan que acudir a tribunales nacionales e internacionales con la finalidad de exigir el cumplimiento de las obligaciones del Estado mexicano.

LA PUBLICACIÓN DEL ACUERDO

La noche de ayer, la Secretaría de Energía publicó un acuerdo que limitaría la participación de empresas privadas en energías renovables que entró en vigor justo este sábado.

Este viernes, en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF), la Sener publicó el acuerdo por el que emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, el cual sustituye los lineamientos publicados en febrero de 2017, durante la administración del ex Presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).
Además, el acuerdo establece nuevas directrices para el despacho de energía eléctrica al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

De acuerdo con el documento, se contempla “de manera más ordenada la penetración de Centrales Eléctricas con Energía Limpia Intermitente, fotovoltaicas y eólicas, previendo que los Estados Operativos de Alerta y Emergencia se reduzcan a un mínimo de acuerdo a las experiencias internacionales”.

Esto, “disminuyendo en lo posible las salidas forzadas asociadas a la generación”, particularmente peligrosas en las rampas de salida y puesta del sol, así como en las horas críticas del SEN y que exponen a daños financieros al SEN, así como a los Usuarios Finales. Dicho fortalecimiento se realizará a través de la optimización de los elementos que conforman el SEN en su conjunto.

El acuerdo recordó que uno de los principios de la Política Energética Nacional considera la construcción de la transición energética “de manera soberana y acelerada, mediante una política integral para la utilización de las energías renovables”.

-Con información de EFE.