El último estallido de violencia comenzó en el oriente de Jerusalén el mes pasado. Hasta la fecha, 181 palestinos han muerto en Gaza, incluidos 52 niños y 31 mujeres; en Israel han perecido ocho personas. Hoy, México condenó el uso excesivo de la violencia de Israel ante el Consejo General de la ONU.

-Con información de EFE y AP.

Ciudad de México, 16 de mayo (SinEmbargo).– México reiteró hoy su condena al “uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza contra la infraestructura civil y de medios de comunicación” e hizo un “llamado urgente a respetar el derecho internacional humanitario”.

En voz de Juan Ramón de la Fuente, Embajador permanente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el país lamentó “las muertes de civiles, no pocos de ellos menores de edad, como resultado de los enfrentamientos recientes”. También expresó su rechazó a “todo acto que ponga en riesgo al seguridad de la población civil, sea palestina o israelí”.

Durante su intervención, el Embajador criticó que el Consejo de Seguridad de la ONU no se haya pronunciado por la violencia derivada de los recientes enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y Hamas.

“Los ataques indiscriminados, la retórica incendiaria y las provocaciones no hacen más que alimentar la espiral de violencia. A pesar de que la situación en le terreno se se agrava, día a día, este Consejo todavía no ha sido capaz de pronunciarse. El Secretario General, diversas entidades internacionales y varios estados sí lo han hecho, algunos de ellos de manera muy clara y oportuna. Es lamentable que el Consejo de Seguridad no asuma su papel como uno de los principales garantes de la pasa y la seguridad internacional. Resulta imperativo para este consejo alzar una voz unida, tratar de poner fin a la violencia de los últimos días, llamó a la protección urgente de la población civil, tratar de poner fin a la violencia de los últimos días. al respeto irrestricto del derecho humanitario”, sentenció.

El país también condenó el “uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza” y “los ataques con cohetes y objetos incendiarios lanzados por Hamas y otras organizaciones contra Israel”.

“México hace un llamado a los líderes políticos y religiosos a abstenerse de incitar a las comunidades a la violencia, se requieren liderazgos que conduzcan a la distinción. Mi país se pronuncia contra toda medida que intente alterar el carácter y la composición demográfica d eJerusalén oriental, su carácter especial debe respetarse de conformidad con las resoluciones de la ONU”, finalizó.

Palestinos asisten al funeral por dos mujeres y ocho niños de la familia Abu Hatab en Ciudad de Gaza, que murieron en un ataque aéreo israelí. Foto: AP.

Por la mañana, el secretario general de la ONU, António Guterres, exigió a israelíes y palestinos que detengan de forma inmediata los combates y vuelvan a la mesa de negociaciones para avanzar hacia la paz.

Palestinos revisando sus casas destruidas tras los ataques aéreos de la noche en la localidad de Beit Hanoun, en el norte de la Franja de Gaza. Foto: AP.

“La lucha debe terminar. Debe detenerse de inmediato. Los cohetes y morteros por un lado y los bombardeos aéreos y de artillería por el otro deben cesar”, dijo Guterres en la apertura de una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El jefe de la organización advirtió que los combates pueden arrastrar a “israelíes y palestinos a una espiral de violencia con consecuencias devastadoras para las dos comunidades y para toda la región”.

“Tiene el potencial de desencadenar una crisis humanitaria y de seguridad incontenible y de fomentar aún más el extremismo, no sólo en los territorios palestinos ocupados e Israel, sino en la región en su conjunto”, insistió.

Guterres condenó tanto el alto número de bajas civiles entre los palestinos, incluidos muchas mujeres y niños, causados por los ataques aéreos de Israel en Gaza como las muertes de israelíes a causa de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza.

LOS ATAQUES

Ataques aéreos de Israel en la ciudad de Gaza destruyeron tres edificios y mataron al menos a 33 personas el domingo, el bombardeo más letal desde que estallaron los intensos combates entre Israel y los gobernantes militantes de Hamas del territorio hace casi una semana.

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que 12 mujeres y ocho niños estaban entre los muertos, y otras 50 personas resultaron heridas en el ataque.

Poco antes, el ejército israelí dijo que destruyó la casa del principal líder de Hamas de Gaza, Yahiyeh Sinwar, en un ataque por separado en la ciudad sureña de Jan Yunis. Fue el tercer ataque de este tipo en los últimos dos días contra las casas de los principales líderes de Hamas.

Israel parece haber intensificado los bombardeos en los últimos días para infligir el mayor daño posible a Hamas mientras los mediadores internacionales intentan negociar un alto el fuego. Pero apuntar a los líderes del grupo podría obstaculizar esos esfuerzos. Un diplomático estadounidense se encuentra en la región para tratar de reducir las tensiones y el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el domingo.

Miembros de la familia Sror revisan lo daños en su apartamento tras el impacto de un cohete lanzado desde la Franja de Gaza. Foto: AP.

El último estallido de violencia comenzó en el oriente de Jerusalén el mes pasado, cuando los palestinos protestaron y se enfrentaron a la policía israelí por sus acciones estrictas durante el ramadán, el mes sagrado musulmán, y la amenaza de desalojo de decenas de familias palestinas por parte de colonos judíos. Un punto focal de los enfrentamientos fue la Mezquita Al-Aqsa, un sitio venerado tanto por musulmanes como por judíos. Hamas disparó cohetes hacia Jerusalén el lunes pasado, lo que provocó el asalto israelí a Gaza.

La inestabilidad se ha expandido a otros lugares, con protestas en la ocupada Cisjordania y violencia dentro de Israel entre sus ciudadanos árabes y judíos. Se han registrado altercados y ataques de civiles contra personas y propiedades.

Al menos 181 palestinos han muerto en Gaza, incluidos 52 niños y 31 mujeres, con mil 225 heridos. Ocho israelíes han muerto, entre ellos un niño de cinco años y un soldado.

Israel ha realizado cientos de ataques aéreos sobre el empobrecido y confinado territorio, y ha derribado varios edificios altos, como el que alojaba las oficinas de The Associated Press en Gaza.