Cada semana, Nuestro Cine MX anunciará en sus redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) nuevos títulos que podrán ser vistos a través de la plataforma FilminLatino de forma totalmente gratuita. Esta semana, y hasta el 20 de junio, se puede entrar a ver Morir de pie (Jacaranda Correa, 2011) y Carmín Tropical (Rigoberto Perezcano, 2014).

La iniciativa, completamente independiente, tiene una curaduría que destaca por ser muy diversa, y estará disponible hasta el mes de septiembre.

Ciudad de México, 16 de junio (SinEmbargo).– Una nueva oportunidad para conocer el cine de México de calidad y de forma totalmente gratuita ha llegado. Se trata de la iniciativa Nuestro Cine MX, una idea impulsada por cineastas independientes con el único objetivo de que la gente se acerque a títulos valiosos de la filmografía de nuestro país que retratan la cultura y cuestionan la realidad.

Hace unos días, una notica cimbró al escenario cultural y sobretodo cinematográfico de México, cuando el grupo parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), impulsado por Mario Delgado Carrillo y el Gobierno federal, anunció su intención por desaparecer los fideicomisos que apoyan la creación del cine en México. Rápidamente directores, guionistas, actores, gente de staff, críticos de cine, y muchos más, saltaron a las redes sociales para exigir el paro de la propuesta que condenaría a la creación de cine independiente, memoria del país.

Después de un día intenso en que personajes destacados de la industria, como Guillermo del Toro, convocaron a una reunión con las autoridades involucradas, se deshizo la propuesta. Sin embargo, algo quedó a la luz: la sociedad en general no conocía la función de estos apoyos como lo es el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine).

Justo de esto arranca Nuestro Cine MX, que tiene la misión de dar a conocer los más de 400 títulos que han sido apoyados desde su creación, en 1998. Una idea propuesta de la editora de cine Natalia Bruschtein y el cineasta Ludovic Bonleux.

“Fue en respuesta a todo el movimiento que se generó a causa de la posible cancelación de fideicomisos. La desaparición del Foprocine, la fusión de los fondos, la poca visibilidad que tiene el cine y las pocas oportunidades de visibilidad que tiene el cine producido por Foproncie, surgió la iniciativa de generar un espacio en donde las personas, público general, cineastas o cinéfilos, tuvieran acceso de manera gratuita, de alguna manera de elevar a sus casos la películas de forma gratuita para poder mostrar que el cine que se produce con estos fondos es importantísimo”, explica en entrevista con SinEmbargo, el cineasta Bruno Santamaría.

Nuestro Cine MX va estar disponible hasta septiembre. Foto: Nuestro Cine MX

“Es muy importante recalcar que esta incitativa es absolutamente independiente. Somos un grupo de cineastas que decidió organizarse para hacer ver la importancia del cine mexicano, la importancia de los fondos con los cuales se hacen estas películas”, agrega.

El director del documental Margarita (2019) explica que estas cintas son el sustento de familias enteras, y no se trata de títulos de talla comercial como lo fue No manches Frida 2, el filme más taquillero en 2019, como lo reveló la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) a finales del año pasado.

“La calidad de las películas, las temáticas que abordan, la libertad que se puede obtener gracias a este tipo de fondos. El abordar películas que pretender construir un pensamiento crítico y construir una memoria sobre la identidad de un país. A partir de todas estás ideas, surge la posibilidad de hacer Nuestro Cine MX esta plataforma que lleva dos películas a la semana de manera gratuita a las pantallas de las casas”.

El desconocimiento por los filmes, que se han forjado gracias al apoyo de los fondos por más de dos décadas, animó a usuarios de redes sociales a criticar a cineastas, a calificarlos de “fifis” y acusar que reclamos por el fondo no eran indispensable para México.

“Hay muy poca visibilidad del cine y quizá parte de estos juicios o estas criticas nacen del desconocimiento. Nos parecía importante generar una plataforma que pudiera hacer visible este cine que está hecho con mucha calidad, que retrata temas importantes que no son sólo películas de entretenimiento (que también lo son), sino que también construyen memoria, pensamiento crítico y ayudan a reflejase en una realidad mexicana, digamos contemporánea, viva, y eso es producto de las 400 películas, desde 1998, que se han hecho apoyadas por este tipo de fondos. Uno puede encontrar una gama de temas que abordan eso, una contrición de la memoria de un país”.

De los 341 millones de asistentes a salas de cine de México durante 2019, sólo 35.2 millones fueron a ver cine mexicano, una número urgente que da conocer esta iniciativa, según datos de Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine). Esta cifra alerta sobre la poca visibilidad que están teniendo estos filmes.

Nuestro Cine MX arrancó el pasado 7 de junio con las películas La ley de Herodes (Luis Estrada, 1999) y Flor en Otomí (Luisa Riley, 2012).

Cada semana se irán anunciado en sus redes sociales (NuestroCineMx en Facebook, Twitter e Instagram) nuevos títulos que podrán ser vistos a través de la plataforma FilminLatino de forma gratuita. Esta semana, y hasta el 20 de junio, se puede entrar a ver Morir de pie (Jacaranda Correa, 2011) y Carmín Tropical (Rigoberto Perezcano, 2014).

“Una película dirigida por una mujer, una película dirigida por un hombre. Estamos tratando, es una investigación que estamos haciendo, de que las películas sean películas hechas por personas de toda la república, de Tijuana, de Guadalajara, de Chiapas, de la Ciudad México”.

La curaduría de las películas es hecha por los cineastas independientes de la mano de documentalistas. Se busca que la selección tenga mucha diversidad, y a la vez se combinen cintas de ficción con documentales, películas muy vistas y taquilleras con otras que no lo fueron, pero que cumplen con la calidad.

“Por ejemplo, ahora en junio que es el mes del orgullo LGBT, estamos tratando de programar películas que puedan dialogar de alguna manera con temáticas vinculadas a este mes”, destaca Santamaría.

La muestra de Nuestro Cine MX se extenderá primeramente hasta el mes de septiembre, sin embargo se busca que sea permanente.

Las redes sociales son el vínculo de la iniciativa con el público. Además de anunciar ahí los títulos que se expondrán, también se compartirán pequeños videos que involucren además de directores, a personas de otros puestos dentro de la industria que muchas veces no tienen voz y son una pieza indispensable para la realización del cine.

“Una cosa que nos importa mucho también es mostrar la cantidad de personas que trabajan en una película. Entonces, estamos haciendo pequeñas cápsulas, entrevistas a los miembros del equipo de trabajo. Nos sólo a las directoras y los directores, sino a las fotógrafas, a los editores, a los de staff, a los directores de arte, par mostrar justo la diversidad, no solo de cine sino de las personas que trabajan en una película y eso nos ayuda para ir promocionando cada semana también, una de las películas que estamos mostrando”.

Sin adelantar que otras cintas podremos ver a lo largo de estos meses, Bruno Santamaría asegura que serán gran calidad y grandes representas del cine nacional contemporáneo que destacan por su diversidad, y claro, el común denominador de todas ellas es que fueron apoyadas por Foprocine desde 1998, para mostrar la importancia de este tipo de fondos.

“Hay un universo gigante de películas desde 1998. 400 películas se han hecho y están disponibles para que nosotros las programemos y entre ellas hay diversidad de voces, de películas impresionantemente entretenidas, inteligentes, críticas, que llegan a la pantalla de su casa de forma gratuita. Muchas veces uno está candado de ver Netflix o la televisión. Obviamente en este momento de pandemia es muchísimo más evidente el consumo de las cosas a través del Internet, pero incluso cuando las cosas vuelvan a la nueva normalidad pues de pronto uno tiene acceso de forma gratuita y programado por personas que están tratando de pensar de qué manera hacer que las películas dialoguen en tres sí”.

“No perdemos nada con acercarnos a ver estas películas y dejarnos sorprender, y entender quizá que son profundamente inteligentes, críticas, pero incluso tumben divertidas”.