La traducción es simple: hay vacuna y cura; entonces, es posible que la economía retome su marcha. Por eso, y por el dato positivo en ventas minoristas, los mercados internacionales han reaccionado con una jornada alcista.

Ciudad de México/Londres/Pekín/Nueva York, 16 de junio (EFE/AP/RT/SinEmbargo).– Los mercados financieros han reaccionado este martes a una serie de anuncios positivos que inyectan esperanzas a un mundo atribulado por la pandemia. La Universidad de Oxford anunció, primero, un medicamento cuya efectividad contra el nuevo coronavirus está probado; luego, una empresa china dio a conocer una vacuna, la más avanzada hasta ahora, con 90 por ciento de éxito en las pruebas en humanos.

Los mercados, que están siempre a la caza de noticias, no dejaron ir esas dos. La traducción es simple: hay vacuna y cura; entonces, es posible que la economía retome su marcha. Por eso, y por el dato positivo en ventas minoristas, los mercados internacionales han reaccionado con una jornada alcista.

Esta mañana se divulgó un estudio de la Universidad de Oxford, el cual arrojó que un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo llamado Dexametasona puede ayudar a salvar vidas de pacientes que se encuentran graves a causa del coronavirus.

El equipo investigador cree que el tratamiento a base de dosis bajas de esteroides supone un gran avance en la lucha contra la COVID-19, al reducir el riesgo de muerte en un tercio de aquellos pacientes que se encuentran enchufados a ventiladores.

En cuanto a los que precisan de una abordaje de la enfermedad con oxígeno, el citado fármaco reduce las muertes en una quinta parte, de acuerdo con estos hallazgos.

Foto del domingo 14 de junio de 2020 de trabajadores médicos atendiendo a un enfermo de COVID-19 en una unidad de cuidados intensivos de un hospital en Saná, Yemen.

Foto del domingo 14 de junio de 2020 de trabajadores médicos atendiendo a un enfermo de COVID-19 en una unidad de cuidados intensivos de un hospital en Saná, Yemen. Foto: Hani Mohammed, AP

Esta medicina es una de las que se están empleando en el considerado mayor ensayo clínico del mundo, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus.

Según estimaciones de los investigadores, si ese fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5 mil vidas.

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.

Aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados, recuerda el estudio.

De aquellos que han de ser ingresados en un centro médico, la mayoría también experimenta una mejoría, si bien algunos podrían necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos últimos, según el estudio, son los considerados pacientes de alto riesgo a los que la Dexametasona parece ayudar.

Ese fármaco se emplea ya para reducir inflaciones en el caso de otras condiciones médicas y ayuda, al parecer, a detener parte del daño que se origina cuando el sistema inmunológico se sobreactiva mientras intenta luchar contra el coronavirus.

En este ensayo clínico participaron unos 2 mil pacientes de hospitales, a los que se administró la medicina y su evolución se comparó con otros 4 mil enfermos a los que no se les prescribió.

En esta imagen sin fecha, proporcionada por el Imperial College de Londres, se muestra una posible vacuna contra la COVID-19.

En esta imagen sin fecha, proporcionada por el Imperial College de Londres, se muestra una posible vacuna contra la COVID-19. Foto: Imperial College London vía AP

Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la Dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28 por ciento, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20 por ciento.

“Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad y la reduce de manera significativa. Es un gran avance”, afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.

Para Martin Landray, otro de los científicos involucrados, los hallazgos sugieren que de cada ocho pacientes tratados que precisan de respiración asistida por ventiladores mecánicos, se podría salvar una vida.

En cuanto a los que necesitan abordaje con oxígeno, se salva una vida de cada 20-25, agregó.

“Hay un claro beneficio. El tratamiento consta de diez días de Dexametasona y cuesta unas 5 libras (5.5 euros/6,2 dólares) por paciente. Así que esencialmente cuesta 35 libras (38 euros/43 dólares) salvar una vida. Es un fármaco que está disponible en todo el globo”, remarcó Landray.

Según el experimento, la Dexametasona no parece ayudar a personas que presentan síntomas leves de coronavirus -aquellos que no necesitan asistencia para respirar-.

Personal médico realiza la prueba de detección del nuevo coronavirus a pasajeros de un vuelo procedente de Doha, Qatar, en el aeropuerto internacional Eleftherios Venizelos, en Atenas, el 15 de junio de 2020.

Personal médico realiza la prueba de detección del nuevo coronavirus a pasajeros de un vuelo procedente de Doha, Qatar, en el aeropuerto internacional Eleftherios Venizelos, en Atenas, el 15 de junio de 2020. Foto: Thanassis Stavrakis, AP

El ensayo lleva funcionando desde el pasado marzo y en esas pruebas se ha incluido también el producto empleado para tratar la Malaria, la hidroxicloroquina, que ahora ha sido desechado ante el temor de que incremente el número de muertes y de problemas coronarios.

Otro denominado remdesivir, un tratamiento antiviral que parece acortar el periodo de recuperación en pacientes con COVID-19, ya está disponible en el servicio público de salud de este país.

LA VACUNA EXITOSA DE CHINA

CoronaVac, una vacuna inactivada contra el nuevo coronavirus –es decir, desarrollada a partir del SARS-CoV-2 ya muerto– y elaborada por la farmacéutica china Sinovac, es eficaz y segura, según los resultados preliminares publicados este domingo.

Conforme a un comunicado de la compañía, en esas pruebas el preparado ha logrado provocar en tan sólo 14 días la producción de anticuerpos en más del 90 por ciento de las personas.

En cuanto a efectos adversos, no se ha detectado ninguno severo. Normalmente, se limitan a “dolor leve” en el lugar de la inyección y, en algunos individuos, “fatiga y fiebre baja”, señala Sinovac.

Según se detalla, en el estudio participaron 743 voluntarios sanos y con edades de 18 a 59 años. Estaban divididos aleatoriamente entre los que recibieron la vacuna y otros a los que se administró un placebo, sin saber a qué grupo pertenecían.

Los resultados de las pruebas “se compartirán con el mundo en forma de artículos académicos lo antes posible”, promete la empresa, e informa que planea empezar la siguiente fase de ensayos a la mayor brevedad. Si resulta exitosa, la CoronaVac podría utilizarse como “un producto público global” en la lucha contra la COVID-19, indica.

Sinovac empezó el desarrollo de la vacuna en enero. En abril, Pekín autorizó sus pruebas clínicas.

A finales de marzo, el investigador de la empresa, Luo Baishan, afirmó que estaba “al 99 por ciento” seguro de que CoronaVac será “exitosa”. No obstante, advirtió que no estará disponible pronto y que se necesitarán meses para finalizar las pruebas y recibir la aprobación regulatoria.

LOS MERCADOS SE ALEGRAN

Este martes, las acciones de los mercados de valores en Estados Unidos subieron por el salto récord en las ventas minoristas de mayo, además de los resultados positivos en los ensayos de un posible tratamiento contra el coronavirus y las esperanzas de un mayor estímulo económico por parte del Gobierno de EU, principalmente en infraestructura, lo que elevó el optimismo de los inversionistas.

El Gobierno estadounidense reportó un aumento récord de 17.7 por ciento en las ventas minoristas en mayo, cuando los economistas encuestados por Dow Jones esperaban una ganancia del 7.7 por ciento.

El Presidente Donald Trump celebró el dato y en un tuit publicado esta mañana expuso: ”¡Parece un GRAN DÍA PARA EL MERCADO DE ACCIONES Y LOS TRABAJOS!”.

El sentimiento de optimismo también elevó luego de que Bloomberg News informó, citando a personas familiarizadas con el plan, que la administración Trump está elaborando una propuesta de infraestructura de 1 billón de dólares.

El informe dice, en una versión preliminar que según Bloomberg se está afinando, que se reservará la mayoría del dinero para proyectos de infraestructura tradicionales como carreteras y puentes, aunque los fondos también se invertirán en infraestructura inalámbrica 5G y banda ancha rural.

A pesar de que las buenas noticias impulsaron ganancias en los mercados, más tarde, al inicio de la sesión del Presidente de la Fed, Jerome Powell, quien dijo que una recuperación económica completa no ocurrirá hasta que los estadounidenses estén seguros de que la nueva epidemia de coronavirus ha sido controlada, recortaron las ganancias.

Aún así, el Dow Jones avanzaba, hasta las 13:15 horas tiempo de México, 2.40 por ciento, mientras que el Standard & Poor’s subía 2.05 por ciento.

En México, el peso cotizaba en 22.1910 por dólar, con un avance del 0.10 por ciento frente a las 22,2139 unidades del precio de referencia de Reuters en que cerró el lunes pasado. Más temprano, llegó a apreciarse hasta las 21.8989 unidades.

En tanto, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), integrado por las acciones de las 35 empresas más líquidas del mercado en México, subía un 1.44 por ciento para situarse en las 37 mil 956.47 unidades.