A más de un mes del feminicidio infantil de Maicha Pamela González Matilde no hay pistas ni avances en la investigación e incluso algunos peritajes se han retardado por la pandemia, indicaron familiares de la víctima.

Ciudad de México, 16 de junio (Sin embargo). – Eleocadia Matilde Bermúdez sostiene sobre sus manos una cartulina con la leyenda “Justicia para Pamela”. Se trata de su pequeña hija de 16 años de edad, quien fue asesinada en el Estado de México el pasado 9 de mayo. A la fecha no hay rastro de su o sus asesinos.

Eleocadia hoy se encuentra en el exterior de Palacio Nacional, en el Zócalo de la Ciudad de México, junto con otras madres de víctimas de feminicidio quienes exigen justicia y mejor atención a las víctimas. Eleocadia clama por el esclarecimiento del feminicidio en contra de su pequeña.

Maicha Pamela González Matilde tenía 16 años de edad, los acababa de cumplir cuando fue atacada en el interior de su casa en la colonia Emiliano Zapata municipio de Temoaya, Estado de México. La golpearon, amordazaron y la ahogaron en un tambo de agua.

Pame, como le decían de cariño, era la segunda de tres hermanos. Quería estudiar enfermería o contaduría. Era muy buena para administrar el dinero, platicó su madre.

“Ella era una niña sociable, tranquila, no se metía en problemas con nadie. Era obediente, tenía la costumbre de pedir siempre permiso y si no se lo dábamos, incluso no salía”, dijo Elocaida a SinEmbargo.

La jovencita tenía cuatro meses de haber puesto una pequeña tienda en un cuarto de la casa. Quería ayudar en los gastos a su familia, pues son de escasos recursos, situación que se ha agravado pues su madre, quien es soltera, perdió su empleo días después del crimen.

“Mi hija tenía metas y sueños, quería ser enfermera o contadora” dijo su madre en entrevista. Foto:Especial

EL ASESINATO

“A mi hija me la asesinaron adentro de la casa: se metieron, no sé si fue uno, dos o varios hombres, no sé; lo que sí sé es que la asesinaron adentro de la casa”, dijo la mujer.

Elocaida trabajaba en una purificadora de agua cuando le llamaron para notificarle del crimen.

El cuerpo de Pame fue encontrado por una familiar quien acudió a visitarla. La menor de edad fue golpeada en la cara, amordazada y asfixiada.

“La amarraron de las manos y la ahogaron en un tambo de agua”, narró la señora Matilde Bermúdez.

De acuerdo con la información que dieron a conocer, la o las personas responsables del asesinato, trataron de “ocultar” el cuerpo adentro del tambo de agua y encima de éste colocaron un lavadero y unos tabiques.

El Estado de México, en donde Pame fue asesinada, es el segundo lugar con mayor número de feminicidios, sólo superado por Guanajuato que contabiliza 180 (172 homicidios dolosos y 8 feminicidios) de enero a abril; Estado de México, 133 (95 homicidios dolosos y 35 feminicidios); Chihuahua, 91 (84 homicidios dolosos y 7 feminicidios); Michoacán, 88 (82 homicidios dolosos y 6 feminicidios), y Baja California, 81 (70 homicidios dolosos y 11 feminicidios).

A nivel nacional en ese mismo primer cuatrimestre se contabilizaron al menos 1 mil 295 asesinatos de mujeres: 987 homicidios dolosos y 308 feminicidios. El número de asesinatos es 8.91 por ciento superior al del mismo periodo de 2019, que reporta en total 1 mil 189 asesinatos, de los cuales solo 305 fueron clasificados como feminicidios y 884 homicidios dolosos.

Tan sólo en el mes de abril 335 mujeres fueron asesinadas en todo el país, lo que representa un alza de 1.57 por ciento con respecto a marzo pasado que tuvo 330 asesinatos en total, de acuerdo a las cifras más recientes que emite el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La pequeña nació un 4 de mayo. Recién había cumplido los 16 años, cuando fue asesinada. Foto:Especial

RETRASO POR LA PANDEMIA

A más de un mes del feminicidio infantil contra Maicha Pamela González Matilde, no hay pistas ni avances en la investigación e incluso algunos peritajes se han retardado por la pandemia, indicaron familiares de la víctima.

“Hasta ahorita las autoridades no me han tratado mal, me han tratado bien, pero a mí me gustaría que tengan más pronto las pruebas que se necesitan hacer en el cuarto de mi hija para buscar a los responsables”, dijo la madre.

De acuerdo con la entrevistada, diversos peritajes que se tendrían que haber realizado ya en la casa donde ocurrieron los hechos no se han llevado a cabo por motivo de la contingencia sanitaria de COVID-19.

“Me dicen que por la pandemia se están tardando mucho. Ya hace un mes que la asesinaron y aún no hacen todas las pruebas (peritajes) que deberían haberse hecho”, comentó.

Elocaida perdió su empleo en medio de la pandemia, debido a que tenía que trasladarse y realizar diversas gestiones, así como trámites ante las autoridades por el caso de su hija.

Además, debido a que los peritajes no se han realizado en su vivienda, “tampoco tengo casa”, dijo la mujer.

La madre de Pamela se unió al plantón de familiares de víctimas de feminicidio y desaparición que actualmente se realiza en el exterior de Palacio Nacional, manifestación que inició a raíz del anuncio de recorte de recursos operativos para la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Las víctimas piden que el Presidente, Andrés Manuel López Obrador junto con la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el Subsecretario de Derechos Humanos, Alejando Encinas, las atiendan personalmente y escuchen sus peticiones, entre las cuales destacan información clara de los recursos destinados para su atención, mejorar las gestiones y atención de los asesores jurídicos, justicia para sus casos, evitar los retrasos en el Registro Nacional de Víctimas (RENAVI) y la destitución de la titular de la CEAV, Mara Gómez.

El plantón de víctimas cumple más de una semana y media afuera de Palacio de Gobierno. Madre de víctimas de feminicidio se unieron a la protesta. Foto: Especial

“Yo no tengo trabajo, no tengo casa. Yo me encuentro en el plantón ahorita pidiendo justicia a nombre de mi hija. Quisiera que me recibiera el Presidente (Andrés Manuel López Obrador) lo más pronto posible porque no es tan fácil estar aquí en el sol, con hambre, sed. Me gustaría que alguien estuviera aquí, que nos atendiera. Es muy mala onda de su parte. Estamos las (víctimas) de feminicidio y desparecidos. Yo voté por ellos porque dijeron que nos iban a apoyar y ahora que los necesitamos nos fan la espalda”, dijo la mujer.

Finalmente, Elocaida clamó para que se aceleren las diligencias en la investigación del caso: “Que hagan las pruebas para que esto se aclare […] Pedimos que nos apoyen y se agilicen los trámites que se tengan que hacer. ¡Quiero justicia!”