El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos desataría una cadena de acciones en contra de México y sus ciudadanos, que despertarían entre los electores un sentimiento nacionalista que favorecería a Andrés Manuel López Obrador, quien desde hace más de una década mantiene ese discurso. Tony Payán, director del Centro Sobre México del Baker Institute de Rice University, considera que independientemente del desgaste de los partidos políticos, los electores no votarían, en su mayoría, por un candidato presidencial independiente sino por uno que esté soportado por un partido político con ideas innovadoras y que no recuerden al viejo México o al autoritarismo.

Para Tony Payán, una victoria de Trump inclinaría en México la balanza hacia un discurso pro López Obradorista. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Para Tony Payán si Donald Trump es electo Presidente de EU, en México se inclinaría la balanza hacia un discurso nacionalista, lo que beneficiaría a Andrés Manuel López Obrador. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México, 16 de julio (SinEmbargo).– El fundador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, podría ser el más beneficiado por un posible triunfo del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre próximo.

Este beneficio no sería por alguna relación directa entre ambos sino simplemente porque las acciones de Trump en contra de la población mexicana en EU, como la deportación de migrantes y el decomiso de remesas, podrían llevar a los electores mexicanos a optar por un candidato que fortalezca el nacionalismo, discurso que hasta ahora sólo ha mantenido López Obrador.

De cumplirse este escenario “López Obrador lograría ganar con aproximadamente 36 por ciento de los votos. Ha demostrado que puede sacar ese porcentaje y finalmente podemos llegar a un escenario con una Presidencia Trump en Estados Unidos y un Presidente nacionalista en México, como López Obrador”, expresó Tony Payán, director del Centro sobre México del Baker Institute de Rice University.

En entrevista con SinEmbargo, Payán habló del escenario electoral para Estados Unidos y cómo puede influir el resultado en la contienda presidencial de México en 2018. También hizo un diagnóstico sobre cómo llegará el PRI al cambio de Gobierno, así como la necesidad de implementar la llamada segunda vuelta.

Insistió en que la reacción en México a una Presidencia de Trump sería definitivamente nacionalista “yo creo que es cuestión de dignidad, de que muchos mexicanos se van a ver, habiendo sido tan buenos socios de Estados Unidos tan obedientes del consenso de Washington, tan liberales y tan abiertos a este consenso, sería ilógico que se agacharán ante una embestida o una Presidencia de Trump y me parece que es ahí donde candidatos nacionalistas [en México] podrían tomar ventaja de esto.

–Aparte de López Obrador ¿a quién más de los que se menciona hasta ahora como presidenciables se les podría decir que son nacionalistas?

–No hay y es aquí donde López Obrador tiene una ventaja comparativa y pudiera obtener los votantes adicionales de 3 o 4 puntos porcentuales y tomar ventaja, ahora, yo no estoy convencido que sea la terrible persona que se le atribuye cuando tiene un antecedente que es el haber gobernado la capital del país, que se convirtió en ese entonces en un espacio muy vivible, abierto liberal… entonces yo creo que en ese sentido tampoco es la amenaza, lo que pasa es que yo creo que al PRI [Partido Revolucionario Institucional] y al PAN [Partido Acción Nacional] les interesa continuar con este juego bipartidista y de alguna manera ir descontando las aspiraciones de este 30-33 por ciento de mexicanos que quisieran ver otro tipo de economía más incluyente y es ahí donde creo que López Obrador podría tomar ventaja.

–En términos prácticos, ¿qué tan bueno sería para México, tomando en cuenta la situación actual, votar por una izquierda que no tiene experiencia gobernando al país?

–La experiencia política es algo que se adquiere gobernando, si nos remontamos a los triunfos panistas de los noventas y los años dos mil fue muy obvio que el PAN no tenía experiencia gobernando, pero ha abierto espacios ha ido aprendiendo, estableciendo acuerdos que le permiten participar en la gobernabilidad de este país, ha sido un aprendizaje y se ha tenido que someter a este tipo de procesos, de aprender a gobernar y lo han logrado. Morena, la plataforma política de López Obrador, sí la tiene. Lo importante de un individuo son sus antecedentes políticos administrativos y en el caso de Andrés Manuel, era un priista, era un político prominente, es un personaje que gobernó y, por supuesto, fue Alcalde la Ciudad de México, que es del tamaño de un país completo, con problemas muy complejos, en ese sentido no es un inexperto tampoco, no es un hombre que no entienda la política.

–¿Entonces por qué no ha ganado la Presidencia en sus intentos anteriores?

–Quizá son sus ideas las que asuntan a la clase media, algunas de sus tácticas las que asustan a los 50 millones de mexicanos que pudieran optar por una opción de izquierda y a veces López Obrador envía las señales erróneas cuando dice por ejemplo ‘al diablo con las instituciones’ y si hay algo que le gusta a la clase media son las instituciones, la predicibilidad, la estabilidad, le gusta el orden y cuando alguien escucha ‘al diablo con las instituciones’, le asusta. Pero no es un inexperto, es un tipo muy hábil y se ha mantenido, como Trump, en los medios y es un tipo bastante conocido. La izquierda no tiene experiencia, pero él sí, entonces habremos de ver cómo resulta el escenario en 2018 si él es el candidato de Morena, que parece que así será.

–¿López Obrador podría recuperar la imagen de la figura presidencial que se ha venido perdiendo desde el sexenio de Vicente Fox?

–Pienso que es bueno tener Presidente débil; hemos malentendido en México el papel de la Presidencia, si se analiza la Constitución y la figura del Presidente, ésta es realmente acotada […] Es fuerte por ser cabeza de Estado y cabeza de Gobierno. Quien gobierna y quien debe gobernar este país, quien tiene el control del presupuesto y de la estructura fiscal es el Congreso, nos debe preocupar más la constitución, el actuar, la vida del Congreso que la vida del Presidente; los presidentes tienden a atraer mucha atención hacia sí mismos, pero realmente quien tiene las riendas del poder es el Congreso, yo creo que en ese sentido no nos debe asustar una Presidencia débil, lo que pasa es que estábamos acostumbrados a tener una Presidencia fuerte, en ese sentido, yo creo que debemos preocuparnos más bien por la entidad, que se supone incorpora los deseos de los mexicanos: el Congreso.

Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Las ideas de AMLO en contra de las instituciones asustan a la clase media, afirmó Tony Payán. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

¿Y LOS DEMÁS?

Al hablar del escenario electoral hacia 2018, Tony Payán ni siquiera menciona al Partido de la Revolución Democrática (PRD) fuera y descarta que los candidatos independientes vayan a tener una presencia importante.

La disputa por la Presidencia, afirmó, se dará entre tres partidos: Morena, el PAN y el PRI, aunque de estos tres y después de los resultados de las elecciones intermedias de junio de este año, el Revolucionario Institucional “ya no tiene nada más que ofrecer en estos momentos más que tecnócratas. Si estás hablando del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, o del nuevo líder del partido, Enrique Ochoa Reza, los potenciales, pues impulsan una agenda muy concreta”.

Destacó que el PRI, asumió el papel de partido de derecha que por ideología correspondía al PAN, debido a que impulsó una agenda globalista, internacional, privatizadora, pero al mismo tiempo a nivel local, quiere mantener la imagen de un partido populista cercano a la gente, y yo creo que esto es lo que está fracturando al PRI, que está jugando un doble juego: por un lado el de partido de derecha neoliberal y por otro ese juego de partido más cercano a la gente, pero al mismo tiempo que está impulsando políticas que dañan a la mayoría.

Considera que éste es el momento en el que México debe transitar hacia un Gobierno de instituciones en lugar de que sea una persona, sustentada por un partido político la que gobierne al país, “eso es el pasado”.

–Ciertos grupos empiezan a promover la posibilidad de una candidatura independiente a la Presidencia, ¿esto puede detonar un cambio, es factible?

–Yo no veo en este momento a los candidatos independientes como una opción viable. En el 2015, las figuras independientes se quedaron enclavadas en una mayoría de candidatos y triunfantes que son partidistas; en 2016 en Ciudad Juárez y Parral, Chihuahua, ganan candidatos independientes, pero realmente no vimos candidatos independientes impulsarse; en la Ciudad de México realmente les fue bastante mal, yo creo que los mexicanos se reatrincheraron y se recogieron en las instituciones, en este caso en el PAN, Morena y el PRI. Entonces, cuando analizas el panorama completo estamos viendo que no han sido años de candidatos independientes, yo creo que los mexicanos van a seguir votando por los partidos políticos […] en este momento no son la ruta y los mexicanos no han demostrado que son la opción número uno.

El 5 de junio destacó la alta participación en estados que presentan alternancia. Foto: Valentina López, SinEmbargo

La implementación de la segunda vuelta en los comicios presidenciales ayudaría a dar legitimidad al ganador. Foto: Valentina López, SinEmbargo

SEGUNDA VUELTA

–Al menos en los últimos dos sexenios, hemos tenido presidentes que llegan al poder con menos del 50 por ciento de la votación, ante este escenario ¿qué tan necesaria se hace la segunda vuelta en México para lograr una mayor gobernabilidad?

–Me parece que éste es un tema político que debe traerse a la mesa. Yo creo que el PRI le tiene miedo a una segunda vuelta porque sabe que no tiene el número de votos suficiente para lograr 50 por ciento más uno, de hecho ha demostrado un techo electoral de entre 36 y 38 por ciento. Obviamente hay un anti priismo muy enraizado en al sociedad mexicano, hay muchos mexicanos que identifican al PRI con el viejo México, el México autoritario y por tanto el PRI tiene miedo de una segunda vuelta.

–¿Pero es un tema importante de cara al 2018?

–Es importante, es importante que se vuelva a presentar esta propuesta [que en su momento hizo el PAN] porque le daría mayor gobernabilidad al país porque si nadie tiene el 50 por ciento más uno, los dos primeros lugares se irían a una segundo vuelta y eso obligaría a que los mexicanos se manifiesten clara y mayoritariamente por uno de los candidatos, y por tanto, le darían una mayor legitimidad y el país se vería menos fragmentado políticamente, aunque eso no afectaría la composición de un Congreso de seis u ocho partidos, y el Presidente que saque la mayoría tendría que regresar a un congreso dividido, de la segunda vuelta no depende la gobernabilidad sino la percepción de legitimidad.