El Subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Doctor Rodrigo de la Riva, detalló que estos medicamentos oftálmicos cuando se ingieren en exceso y combinas con alcohol pueden provocar la muerte. La Procuraduría capitalina dijo se pudo identificar el modus operandi del taxista: subir al vehículo a pasajeros que salían de bares, y una vez en la unidad les ofrecía agua embotellada o bebidas alcohólicas que previamente eran adulteradas con solución oftálmica que les provocaba un efecto de somnolencia y de esta manera se apoderaba de las pertenencias de los usuarios.

Ciudad de México, 16 de julio (SinEmbargo).- La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CdMx) dio a conocer la detención de dos personas presuntamente relacionadas con el asesinato del abogado Pablo González, cuyo cuerpo fue abandonado en la colonia Ampliación Nápoles. Las autoridades detallaron que uno de los detenidos, el taxista que trasladó a la víctima hasta donde su cuerpo fue hallado, presuntamente se dedicaba a robar a sus clientes luego de sedarlos con gotas para los ojos.

Omar García Harfuch, Jefe General de la Policía de Investigación de la Procuraduría, detalló este martes que se logró, en dos acciones diferentes, la detención de dos personas relacionadas con el homicidio. La detención del taxista se dio el pasado 14 de julio en la Alcaldía de Álvaro Obregón.

García Harfuc detalló que derivado de las investigaciones, los agentes siguieron la pista del taxi que abandonó el cuerpo en la colonia Ampliación Nápoles. Se halló, a través de las cámaras de vigilancia, el momento en que el pasado 22 de junio a las 4:48 de la madrugada, cuando el probable responsable abandonó el auto y dejó el cuerpo de la víctima.

Esa unidad fue identificada como la misma que abordó Pablo González en Paseo de las Palmas, y además la Policía pudo identificar que el hoy detenido se encontraba con la víctima durante todo su trayecto hasta la colonia Ampliación Nápoles.

“El ahora imputado posiblemente se dedicaba al robo de objetos de usuarios del transporte de taxi en la Ciudad de México”, anunció el funcionario en una conferencia de prensa.

Y detalló que su modus operandi consistía en subir al vehículo a pasajeros que salían de bares, y una vez en la unidad les ofrecía agua embotellada o bebidas alcohólicas que previamente eran adulteradas con solución oftálmica que les provocaba un efecto de somnolencia y de esta manera se apoderaba de las pertenencias de los usuarios.

El Subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Doctor Rodrigo de la Riva, detalló que estos medicamentos oftálmicos cuando se ingieren en exceso y combinas con alcohol pueden provocar la muerte.

También se informó que el hoy detenido se encuentra relacionado a diversas averiguaciones previas y que cuando se le aprehendió se le encontraron envoltorios con presunta metanfetamina, mariguana y cocaína. También le encontraron gotas, agua adulterada y dinero en efectivo.

Además, en una segunda acción del 15 de julio, otra persona, que presuntamente se dedicaba a la venta de estupefacientes, fue detenida luego de que se identificó que realizó diversas compras con la tarjeta de la víctima.

De acuerdo con medios nacionales, el “taxista gotero” se habría excedido en su dosis y esto provocó que acabara con la vida del joven de 28 años de edad, recién egresado de la maestría de leyes de la Universidad de Berkeley, en California, Estados Unidos. Sin embargo esta información no fue confirmada por la Procuraduría esta tarde.

La noche previa al crimen Pablo estuvo en Palmas Karaoke, ubicado en Lomas de Chapultepec, a 7.3 kilómetros del lugar donde su cadáver fue abandonado.

La Procuradora Ernestina Godoy recordó que el cuerpo de Pablo González fue hallado el pasado 22 de junio en la colonia Ampliación Nápoles, y luego de los estudios se determinó que la carpeta se debía abrir por homicidio. “Esta Procuraduría bajo ninguna circunstancia va a fabricar culpables. Siempre seremos respetuosos de los derechos humanos de las víctimas”, afirmó.

De acuerdo con información de medios nacionales, uno de esos casos en los que estaría involucrado el taxista es el del hijo de la cantante Lupita D’Alessio, quien el año pasado denunció haber sido drogado y despojado de sus pertenencias, tras tomar un taxi en Polanco.

El 30 de marzo de 2018, Jorge D’Alessio relató en un video el asalto que vivió en un taxi de la Ciudad de México. Además, exhortó a los usuarios a que pongan atención y se cuiden.
D’Alessio asistió al festejo de cumpleaños de un amigo de Bobo Producciones en un party bus. Al llegar el transporte a la colonia Condesa en la madrugada, decidió subirse a un taxi de sitio para regresar a su casa.

“Quería pedir un Uber, pero no había ninguno disponible. Pregunté si la base que está enfrente era segura, me dijeron que sí”, explicó el músico.

El conductor le ofreció una botella de agua y el músico, que tomó sólo un poco de ésta, quedó inconsciente “en menos de diez minutos”, relata.

D’Alessio recuerda que lo último que le dijo al taxista es que no iba por el rumbo adecuado, a lo que éste le respondió que “se habían tenido que desviar”.

“Me quedé perdidamente dormido. Una vez que me despojó de todo, el taxista abrió la puerta y totalmente inconsciente, me aventó del taxi […] Toda la cara está raspada por cómo caí en el piso”, detalló.

El integrante del grupo Matute dijo que cuando cobró el sentido, tomó un dispositivo electrónico que le quedaba y pidió ayuda a su esposa y a su hermano Ernesto, vía Twitter, y posteriormente acudieron a su ayuda para trasladarlo a un hospital.

Jorge alertó a las personas sobre la existencia de la droga GHB, que está siendo utilizada para cometer este tipo de delitos. Indicó que los delincuentes no sólo la vierten en bebidas, sino que su presentación en polvo les permite ponerla en revistas y folletos.