“Por si las moscas, guarden sus cosas o algo que vayan a chingarles”, dice el chofer de la combi. Ya lo amenazaron y tiene que detener el vehículo. Los pasajeros intentan esconder sus pertenencias. Sólo tienen unos segundos. El asalto es inminente. 

Ciudad de México, 16 de julio (SinEmbargo).– La puerta de la combi se abre. Un sujeto arroja una bolsa y comienza a amedrentar a los usuarios. “¡Órale, hijos de su puta madre!”, dice. Es un asalto en Naucalpan, en el Estado de México.

Cámaras al interior de la unidad de transporte público captan el momento exacto en que la combi es interceptada y dos sujetos, quienes portan sudaderas y gorras, quitan sus pertenencias a los pasajeros.

“Por si las moscas, guarden sus cosas o algo que vayan a chingarles”, dice el chofer de la combi. Luego viene un chasquido de dedos por parte de uno de los asaltantes. Son pocos los segundos, pero suficientes para que los criminales se lleven el botín.

“¡Párate, hijo de tu puta madre!”, esa es la indicación que recibe el chofer. “Sí, no hay problema. No hay problema”, fue su respuesta.

Son las 22:01 horas del 11 de julio del 2019. Los sujetos se marchan entre las calles de La Raquelita, colonia del municipio mexiquense.

“¿Sí lograron salvar algo?”, dice el chofer a los pasajeros. Le responden que sí. Él dice que también. La noche continúa normal para algunos. Una mujer, por ejemplo, simplemente se baja de la unidad. “Aquí me bajo”, dice ella.

De acuerdo con información de medios, las escenas que acabas de ver forman parte de un nuevo modus operandi de asaltantes en el Estado de México. Así le hacen: viajan en motos o autos; interceptan la unidad, y roban.