Gonzalo Hernández Licona, Secretario Ejecutivo del Coneval, resaltó que la remuneración básica es tan baja que puede aumentar en los siguientes dos años.

Ciudad de México, 16 de agosto (SinEmbargo).– El Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evolución de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, consideró que es posible incrementar el salario mínimo a 100 pesos sin generar inflación, ni problemas en el mercado laboral.

“Es tan bajo [el salario mínimo] que se puede seguir aumentando en los últimos dos años. El gobierno actual incrementó el salario mínimo del 8 al 9 por ciento, creemos que se puede seguir incrementado sin que haya efectos inflacionarios. Creemos que sí es factible tener un salario mínimo cercano a los 100 pesos diarios, y creemos que no generaría efectos a corto plazo”, sostuvo.

El representante del Coneval acudió este día a Saltillo a la firma Convenio de Coordinación con el Gobierno de Coahuila para impulsar evaluación de la política social estatal. Además se efectúo la instalación y toma de protesta a los integrantes Consejo Consultivo de Desarrollo Social, órgano colegiado de participación ciudadana para analizar, evaluar, opinar y recomendar sobre la política estatal en materia de desarrollo social.

En México hay cada vez mayor personal ocupado que gana entre 1 y 2 salarios mínimos a la par que disminuye la proporción que perciben ingresos equivalentes a salarios más allá de 2 mini-salarios, según el Observatorio de Salarios. El 14.4 por ciento de la población ocupada percibe ingresos similares al salario mínimo y 63.5 por ciento tiene entre flujos de ingresos de entre 1 y 3 salarios mínimos

De la población asalariada total, el 11.5 por ciento tiene un salario mínimo, el 33.9 por ciento dos salarios mínimos y 23.6 por ciento entre 2 y 3 salarios mínimos.

En total, al igual que la población ocupada total (aunque agrupado en proporciones distintas), el 63.5 por ciento de los trabajadores se ubica entre 1 3 salarios mínimos. La población joven muestra mayor incidencia en estos niveles salariales, con 69.1 por ciento de su población y, por tanto, cuenta con mayor propensión a estar debajo de los niveles de pobreza.