Mundo

Salieron de las sombras y tomaron el poder en días. ¿Quiénes son los talibanes?

16/08/2021 - 7:20 am

Con el Presidente afgano Ashraf Ghani en fuga, los talibanes pudieron tomar posesión del palacio Presidencial de Kabul el domingo 15 de agosto de 2021, 20 años después de su derrota por el ejército estadounidense comandado por George Bush y la coalición internacional formada tras los atentados del 11 de septiembre. Una nueva generación de hombres que han vivido en las sombras se prepara para gobernar.

Afganistán, 16 de agosto (RFI).- Para el portavoz del buró político de los talibanes, el 15 de agosto de 2021 quedará en la historia como un “gran día”, que recompensa los “esfuerzos y sacrificios” de la población y de los combatientes insurgentes durante las dos últimas décadas. En el canal de noticias Al Jazeera, el portavoz talibán Mohammad Naeem aseguró: ha llegado el momento del epílogo para Kabul y todo Afganistán, “la guerra en el país ha terminado”.

Los talibanes, que nacieron tras el fracaso de la larga invasión soviética, habían perdido el control desde 2001. En ese momento, fueron expulsados por los estadounidenses tras cinco años de Gobierno. El 7 de octubre de 2001, Estados Unidos lanzó una ofensiva contra estos fundamentalistas que se negaban a entregar a Osama Bin Laden. El líder saudita de la organización Al Qaeda es considerado responsable de los atentados del 11 de septiembre.

El 6 de diciembre de 2001, el Emirato Islámico de Afganistán capituló. Se creó un Gobierno interino, presidido por Hamid Karzai, quien ganó entonces las primeras elecciones presidenciales por sufragio universal de la historia del país. El movimiento talibán del mulá Omar, aún vivo, estaba debilitado. Los insurgentes estaban atrincherados en las provincias pastunes del este y el sur de Afganistán.

Desde allí, los talibanes, pero también otros grupos, podían enlazar fácilmente con las zonas tribales paquistaníes. Rápidamente se reestructuraron. En 2003, aprovecharon la disminución de las tropas occidentales cuando se inició la guerra en Irak. Desde el punto de vista financiero, pueden contar con un sistema fiscal que funciona bien, el comercio del opio, pero también con la ayuda exterior.

Milicianos del Talibán toman el control del palacio presidencial afgano después de que el Presidente Ashraf Ghani huyó del país, en Kabul, Afganistán. Foto: Zabi Karimi, AP.

Ante una nueva insurgencia en 2008, el Presidente Bush reforzó sus tropas. Luego, en 2009, Barack Obama hizo lo mismo. Osama Bin Laden fue abatido el 2 de mayo de 2011 durante una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en suelo pakistaní. Tras ello, el Presidente Obama anunció el inicio de una retirada gradual. Las sospechas de fraude que empañaron la victoria de Ashraf Ghani en 2014 debilitaron un poco más a Kabul.

A finales de 2014, la OTAN abandonó su misión de combate y la insurgencia talibán se extendió. En 2015, el grupo Estado Islámico (EI) también entró en acción en el país. A pesar del despliegue de nuevos refuerzos por parte de Donald Trump, los mortíferos ataques insurgentes aumentaron. Finalmente, los talibanes y los estadounidenses firmaron el acuerdo de Doha en 2020. La última retirada tuvo lugar el 8 de julio de 2021, dejando el camino libre a 75 mil insurgentes.

¿Se trata de un regreso a 1996? Reuters informa que, en opinión de un líder talibán no identificado, aún es demasiado pronto para decir cómo pretende el grupo islamista asumir el poder en Afganistán. “Queremos que todas las potencias extranjeras se vayan antes de empezar a reestructurar la gobernanza”, dijo. Los talibanes son políticamente hábiles.

Veinte años después, las caras han cambiado inevitablemente. El mulá Omar murió en 2013. También lo hizo Mansour, en 2016. Desde entonces, una nueva generación ha tomado el relevo. La dirigencia del movimiento siguen envueltos en el misterio, recuerda la Agencia France-Presse. Lo mismo ocurría cuando dirigía el país. Sin embargo, conocemos al hombre que simbólicamente las riendas hoy: es el mulá Akhundzada.

Combatientes del Talibán posan para una fotografía al tiempo que izan una bandera del grupo en Ghazni, Afganistán. Foto: Gulabuddin Amiri, AP.

Haibatullah Akhundzada es un erudito, hijo de un teólogo. Es originario de Kandahar, la cuna pastún de la organización. Anteriormente había dirigido el poder judicial de los insurgentes. Para algunos, su papel de líder es más simbólico que operativo. Pero no cabe duda de que goza de gran influencia dentro de los talibanes, fracturados por una terrible lucha de poder tras la muerte de su predecesor.

En ese momento, el nuevo líder obtuvo una promesa de lealtad de Ayman al-Zawahiri, el líder de Al Qaeda. El egipcio incluso se refirió a él como el “Emir de los creyentes”. Entonces consiguió mantener la cohesión interna, permaneciendo discreto, limitándose a emitir raros mensajes anuales durante las festividades religiosas. Sin embargo, con el tiempo y sus seguidores, adquirió sus galones en la galaxia yihadista internacional.

Una columna de humo se eleva cerca de la embajada estadounidense el domingo 15 de agosto de 2021, en Kabul, Afganistán. Foto: Rahmat Gul, AP.

Junto a este hombre hay un patriarca: Abdul Ghani Baradar. Nacido en el sur, creció en Kandahar y cofundó los talibanes con el mulá Omar. Como tantos otros, su vida quedó marcada por la invasión soviética de 1979. Luego siguió el camino de los muyahidines. Era el líder militar de los talibanes cuando fue detenido en 2010 en Pakistán. Luego fue liberado en 2018, bajo la presión en particular de Washington.

Abdul Ghani Baradar es el hombre al que hay que escuchar. Respetado por las distintas facciones talibanes, fue nombrado jefe de su oficina política, ubicada en Qatar. Fue él quien dirigió las negociaciones con los estadounidenses y luego las infructuosas conversaciones de paz con el Gobierno afgano. Hay leyendas sobre su trayectoria: en 2001, por ejemplo, se dijo que formaba parte de un pequeño grupo de insurgentes dispuestos a llegar a un acuerdo con Kabul.

La tercera figura clave es Sirajuddin Haqqani, jefe de la red que lleva su nombre. Su padre fue un héroe de la yihad contra la URSS, posiblemente uno de sus comandantes. El hijo es el actual número dos de los talibanes, mientras mantiene el control de la red familiar Haqqani. Es una organización terrorista, según Washington, e incluso una de las facciones más peligrosas que luchan contra las tropas extranjeras desde hace veinte años.

La red Haqqani es militar y financieramente hábil y políticamente inevitable dentro del movimiento talibán. Se sospecha que está a cargo de las operaciones en las zonas montañosas del este. Se le atribuyen algunos de los atentados más violentos de los últimos años, incluidos los suicidas. Así como los asesinatos selectivos, y otras tomas de rehenes de occidentales.

Por último, un heredero completa el cuarterón, el mulá Yaqoub, que no es otro que el hijo del carismático Mohammad Omar, y el actual jefe de la comisión militar de la organización, la que se supone que elige las orientaciones estratégicas en la guerra. ¿Es simplemente el símbolo unificador de la lucha, o desempeña un papel verdaderamente decisivo? Algunos analistas relativizan el peso de su nombramiento en 2020.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RFI. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas