Munchies de Vice recomienda distintos “curacrudas”, desde el recalentado del pozole y cerveza con mariscos, a un ramen enchiloso o una pancita de barbacoa. Checa en dónde se pueden conseguir o hágalo usted mismo.

Ciudad de México, 16 de septiembre (SinEmbargo/ViceMedia).– Quizá ya se sientan los estragos de los excesos en el comer y el beber de la noche de ayer, la buena noticia es que es viernes, es día feriado, es 16 de septiembre y en el país hay múltiples opciones para “curársela”.

Munchies de Vice recomienda distintos “curacrudas”, desde el recalentado del pozole y cerveza con mariscos a un ramen enchiloso o la clásica torta de chilaquiles.

 

MAG_01

CLAMATO CON CERVEZA Y MARISCOS

¿Curarla o conectarla? Ezequiel Hernández, de Campobaja explica en el siguiente video su versión de la michelada con jugo de tomate y mariscos.  Todo lo que necesitamos es salsa picante, limón, camarones secos, ostiones frescos, jugo de tomate y cerveza Colimita. Adiós al dolor de cabeza.

How-To: clamato con cerveza y mariscos con Ezequiel Hernández

MAG_02

DR. HENDERSON

Diferentes marcas de Fernet. Foto: Wikimedia Commons

Diferentes marcas de Fernet. Foto: Wikimedia Commons

Fergus Henderson es uno de los mejores chefs de todo el mundo y ama beber durante el día. Es seguro decir, entonces, que también conoce la ira del alcohol.

Ese amargo e insidioso licor conocido como Fernet Branca ha sido un favorito de los chefs y las abuelas de todo el mundo durante décadas, quizá porque su toque herbal calma a las entrañas después de haber comido mucho; pero según Henderson también es el componente esencial de la mejor curacrudas —o remedio para la resaca—.

Considera al Dr. Henderson. El chef lo aprendió de su padre, lo cual nos da más confianza porque significa que ha sido probado y vuelto a probar durante años. ¿Estás listo para sentirte mejor? Mezcla lo siguiente: dos parte de Fernet Branca, una parte de crème de menthe y hielo. Y, Henderson insiste: “No dejes que el color te desanime”.

Curacrudas: Dr. Henderson

MAG_03

POZOLE VERDE DE ESPINACAS Y MARISCOS

Pozole verde de Muelle 51. Foto: Yussel Arias, ViceMedia

Pozole verde de Muelle 51. Foto: Yussel Arias, ViceMedia

Esta recomendación de curacrudas es cortesía de Yussel Arias, diagnosticado recientemente como pozoledependiente. La desventaja de su condición es que no puede dejar de comer pozole cada semana, pero lo bueno es que ha probado muchos y comparte la información de los que sí vale la pena comer. Éste verde de mariscos hecho con espinacas por el chef Cuberto Silva del restaurante Muelle 51, en la Ciudad de México, es uno de ellos.

A diferencia de los pozoles verdes tradicionales, no se hace con pepitas, sino con espinacas bien sazonadas, lo que hace que resulte un caldo liviano, amable con el estómago y fresco. Justo lo que el mediodía del sábado necesita.

Además de las almejas, los camarones y el callo, el pozole se sirve con vegetales crudos, que resultan un buen aporte por su textura crujiente. Hay que comérselo bien caliente, eso sí, y con un par de gotitas de limón nada más. Si se te acaba el caldo antes, puedes hacerte una tostada con los mariscos que quedan el el plato. Luego le pides a Cuberto que te sirva más caldito, nomás para acompañar la tostada. Y si se te acaba la tostada antes del caldo, le pides a Cuberto que te sirva más mariscos… y así hasta que te empines el plato y sorbas hasta la última gota.

Curacrudas: Pozole verde de espinacas y mariscos

MAG_04

CHILLI DOG

Si te animas a ir por le chilli dog, aprovecha para probar el Clamato Parker, preparado con tequila, sal, pimienta, sal de ajo, un toque de comino, pepino y horseradish. Acompañado con una brocheta de tocino, aceitunas y apio. Foto: Facebook (parkerandlenox)

Si te animas a ir por le chilli dog, aprovecha para probar el Clamato Parker, preparado con tequila, sal, pimienta, sal de ajo, un toque de comino, pepino y horseradish. Acompañado con una brocheta de tocino, aceitunas y apio. Foto: Facebook (parkerandlenox)

Hemos recorrido un buen número de remedios para curar las crudas; desde los naturales como frutas, hasta los helados e incluso maravillosas inyecciones, pero nada es tan efectivo como las bondades de la comfort food. Su enorme cantidad de grasa, calorías y mucho, pero mucho picante, nos hacen sentir que hay luz al final del camino.

Parker & Lenox –que es en parte diner y en parte un padrísimo bar de jazz– es el paraíso de estos platillos golosos que no solo sirven para curar crudas sino para hacernos sentir mejor en cualquier momento de la vida: hamburguesas con un huevo estrellado encima, grilled cheese sándwiches, fish and chips, chilli fries, entre otras delicias. La cocina es totalmente gringa —¿o qué se espera de un diner?—, las recetas están bien ejecutadas y se siente la hospitalidad familiar de estos clásicos gringos donde el café no deja de circular.

Aquí puedes ordenar una hamburguesa o un grilled cheese sandwich y quedar satisfecho, pero creemos que el chilli dog tiene más amor: el chilli, picante, es uno de los mejores de la Ciudad de México y además lo sirven gratinado y con papas fritas p e r f e c t a s .

Si no puedes ni salir de la cama, podrías intentar replicarlo con la receta dada por el propio chef.

1.- Para preparar el chilli, calienta aceite en una olla a fuego medio y agrega la carne molida de cerdo y de res, déjala cocinar y agrega los frijoles negros y bayos remojados una noche previa.
2. Una vez que la carne y los frijoles sean uno mismo, agrega la pasta de jitomate y habanero, además de la salsa tabasco. Añade un vaso con agua para que la mezcla no quede espesa y sazona con sal y pimienta al gusto. Cocina durante 40 minutos
Mientras el chilli está listo, mete dos rebanadas de pan casero en el horno para que tu hot dog tenga una textura ligeramente crujiente al morderlo. Pon a freír una buena porción de papas a la francesa y sazona con una pizca de paprika y laurel en polvo.
Es momento de montar tu chili dog. Acomoda la salchicha de res entre los dos panes y agrega la cantidad de chili que gustes. Cúbrelos con 3 láminas de queso añejo y mira con perversión como se derrite lentamente. Acompáñalo con una cantidad generosa de papas a la francesa

MAG_05

TORTA DE CHILAQUILES CON COCHINITA

Foto: La Kura/ViceMedia

Foto: La Kura/ViceMedia

La torta de chilaquiles ya es un clásico para curar la cruda en México. Bolillo relleno de chilaquiles, rojos o verdes, con queso y crema. Y si les puedes agregar cochinita pibil, desearás estar aún más crudo para poder disfrutar más de este platillo.

Hace unos años comenzó la revolución tortera de chilaquiles en una esquina de la Condesa. Eso que era una costumbre casual entre las familias mexicanas, es decir, meter los chilaquiles sobrantes del desayuno dentro de un pan, se convirtió en un delicatessen por el que cientos de personas hacen fila todos los días en la calle Alfonso Reyes en su cruce con Tamaulipas.

Arturo Puigferrat asombrado del éxito de las tortas se acercó a las propietarias del famoso puesto callejero para ofrecerles un trato: hacer el negocio más grande y estable. Sin respuesta afirmativa decidió emprender su propia versión chilaquilera y con la herencia de su ciudad de origen, Guadalajara famosa por su bolillo, fundó La Kura.

El restaurante La Kura comenzó como un food truck, pero ante la falta de legislación sobre los food trucks y por consecuencia los problemas con las delegaciones de la Ciudad de México, decidió montar un negocio formal. Hoy tiene dos sucursales, una en la Juárez y otra en la Roma, y ofrece siete distintas combinaciones de tortas con chilaquiles: con huevo, con milanesa de pollo o res, con machaca o con camarones en aguachile.

La Kura nos compartió la receta de ésta versión que tiene un extra de cochinita pibil.

Torta de chilaquiles con cochinita pibil

MAG_06

MOLE DE OLLA

En el Salón Ríos tienen una combinación de comida mexicana con ambiente cubano. Foto: Facebook (Salón Ríos)

En el Salón Ríos tienen una combinación de comida mexicana con ambiente cubano. Foto: Facebook (Salón Ríos)

La mayoría de los ingredientes de cualquier mole de olla son de origen americano, sin embargo, los españoles al colonizar México, le metieron mano a este platillo haciendo una combinación de ingredientes prehispánicos con caldos europeos que nos deja plenamente agradecidos por este mestizaje de sabores.

A los mexicanos nos encanta sufrir la cruda y utilizamos el picante como protagonista de dicha sanación. Buscamos apapacho en cualquier alimento y que mejor que un caldo calientito, con carne, picante y una buena ración de verduras, todos los elementos necesarios servidos en un plato de cobre.

La cantina Salón Ríos, en la colonia Cuauhtémoc de la Ciudad de México, tiene un concepto clásico que te brinda este placer mientras escuchas un poco de mambo y cha cha cha acompañado de uno –o muchos– de sus cócteles de la casa. La acidez y el picante de este tradicional platillo no es problema siempre y cuando lo prepare el chef Bernardo Bukantz, todos los ingredientes pasan con suavidad y cariño de tu boca a ese estomago tan dañado por el alcohol.

Mole de olla

MAG_07

NACHOS LOOSERS

Foto: Vice Media

Foto: Vice Media

El restaurante vegano Los Loosers ya tiene la solución para minimizar el porcentaje de veganos que rompen su votos consumiendo carne en cada borrachera. Los Nachos Loosers es una receta levanta muertos, monchosa, y sin ingredientes de origen animal que curará la resaca hasta del más carnívoro.

Los Loosers son expertos en sustituir los productos de origen animal que tapan tus arterias, por ricos y frescos vegetales que curan cualquier mal y sacian tu hambre salvaje. En serio, cualquier receta. ¿Hamburguesa?, prueba la receta Looser de Hamburguesa Enfrijolada, o porque no un ‘sub’ mediterráneo, o una torta cubana sin carne. ¡Yum!

Si ya destrozaste tu cuerpo con una noche de mezcales y descontrol, unos nachos tan saludables como estos seguro amortiguarán el daño.

Nachos ‘Loosers’

MAG_08

BIRRIA DE ALMEJAS

Foto: MexicanFoodPorn/ViceMedia

Foto: MexicanFoodPorn/ViceMedia

Se puede conseguir en La Panga del Impostor, en la ciudad de Guadalajara en el occidente de México.

La birria es uno de los platillos más emblemáticos de Guadalajara. Es un guiso hecho con carne de borrego —a veces de chivo—, salsa de varios chiles y especias, que se hornea en horno subterráneo cubierto con hojas de maguey. Es un plato de tierra. Entonces, me sorprende encontrar un fruto del mar en esta versión.

La hecha con almeja es básicamente un caldo de chiles rojos (los mismos de la birria) con almejas blancas y pancita de cerdo frita. Es una expresión pura de lo ricos que son los caldos en México y lo destacada que es la combinación mar y tierra.

La birria es apapachadora y revividora, perfecta para la cruda, aunque no es lo único que vale la pena comer en este restaurante relajado. También están los camarones con cueritos —otra de las especialidades de Livier son los escabeches, los encurtidos y los embutidos—, y el más destacado de todos: el taco de chicharrón prensado con pulpo, hecho con tortilla sonorense, chicharrón guisado y bien frito, pulpo adobado, guacamole, cilantro y cebolla. Otra forma exquisita de mezclar el mar y la tierra.

Birria de almejas, de Antonio de Livier

MAG_09

TACOS DE PANCITA VERDE

Barbacoa y pancita verde. Foto: Margot Castañeda, ViceMedia

Barbacoa y pancita verde. Foto: Margot Castañeda, ViceMedia

Hay que comer rapidito antes de que se enfríe. Toma una tortilla hecha a mano, recién salida del comal y con ella agarra un montoncito de pancita verde, ponle dos gotas de limón, una cucharada de salsa roja —cuidado, pica—, y acábate el taco en dos o tres mordidas.

Si te tardas mucho en comer, la grasa de la pancita se enfría y en vez de saborear un majestuoso ejemplar de barbacoa, tendrás un bocado graso y repugnante que te dejará el paladar ceboso. Pero tampoco te angusties, es fácil atacar velozmente estos taquitos de pancita verde, típicos de Pachuca, en Hidalgo, muy cerca de la Ciudad de México (Kilómetro 84 de la Carretera México-Pachuca).

Se trata de la barbacoa de Don Apolinar Cerón, quien sazona con chile guajillo, tomatillo, chile serrano y epazote —de ahí el color y el nombre: verde—. La pancita es quizá la mejor parte de la barbacoa y el mejor taco es uno combinado, con un poco de espinazo, de paletilla o costilla y de panza bien, pero bien calientita.

Curacrudas: tacos de pancita verde

MAG_10

RAMEN PICANTE

Además de ramen, tienen comidas completas a diario. Foto: Facebook (kuraizakaya)

Además de ramen, tienen comidas completas a diario. Foto: Facebook (kuraizakaya)

No hay mal que un caldo no cure, y qué mejor que un caldo de pollo picante con fideos, jengibre y camarón para deshacerte de la terrible cruda.

Este ramen es una combinación de confort y aventura en cada cucharada. La cantidad de picante es la justa para mantenerte despierto y acabarte el plato entero sin temor a una gastritis próxima.

El chef Takeya Matsumoto es el autor de este fabuloso ramen, un clásico japonés que hizo suyo con cada ingrediente para maravillarte hasta la última gota. Si, es enorme pero  lograrás acabártelo aunque te hagas de la boca chiquita.

Ramen Picante

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VICEMEDIA. Ver ORIGINALES aquí. Prohibida su reproducción.