La gasolina Magna tocó fondo el 24 de abril, en tanto que la Premium y el diésel cayeron a su punto más bajo el 1 de mayo. Los bajos precios de marzo y abril podrían no volver en 2021 si el Gobierno federal decide continuar con su decisión de no dar estímulos fiscales a la gasolina.

Por Juan Luis García

Ciudad de México, 16 de septiembre (Economía Hoy).- Los mexicanos no verán en 2021 los precios bajos de la gasolina que hubo durante el inicio de la emergencia sanitaria si los legisladores aprueban una cuota adicional al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de las gasolinas, coincidieron especialistas.

La propuesta está contemplada dentro del Paquete Económico 2021 recién presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). La cuota adicional del IEPS a la gasolina se contempla usar cuando los precios internacionales de este combustible bajen. Esto provocará que en vez de volver a ver precios bajos de la gasolina, los consumidores encuentren el próximo año precios similares a los actuales y de forma más estable.

Dado que ya hay estímulos del IEPS, en los que se paga sólo una parte del impuesto, para evitar que los precios de la gasolina suban por encima de la inflación, los precios de la gasolina no podían subir demasiado de cara al público, pero ahora tampoco bajarán, explicó Adrián García Gómez, coordinador de ingresos e impuestos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“En 2020 los precios del petróleo estuvieron a la baja. Lo que obviamente impacta el precio de la gasolina. Ahora lo que se está previendo es que la cuota del IEPS no sólo se pueda disminuir, sino aumentar. Cuando bajen los precios de la gasolina, aumentarán el IEPS, para que el precio se mantenga constante y aumente la recaudación”, dijo García.

Actualmente, las cuotas del IEPS se encuentran en 4.95 pesos por litro para la gasolina Magna, 4.18 pesos para la Premium y 5.44 para la diésel. Si bien, la SHCP no incluyó en la Miscelánea Fiscal 2021 cuánto podría crecer el impuesto con la cuota adicional, el precio de la gasolina no podrá estar por encima de la inflación, explicó García. Un precio que ha sido promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con datos de PETROIntelligence, la gasolina Magna tocó fondo el 24 de abril, al ubicarse en 15.08 pesos por litro. En tanto que, según precios de arranque del día, la Premium y el diésel cayeron a su punto más bajo el 1 de mayo con 16.30 pesos y el diésel 7 de mayo arrancó en 18.52 pesos.

Que los bajos precios de marzo y abril no vuelvan en 2021 dependerá de si el gobierno federal decide continuar con su decisión de no dar estímulos fiscales a la gasolina, explicó Alejandro Montufar Helu Jiménez, CEO de PETROIntelligence. Por ejemplo, la última vez que la gasolina regular contó con este estímulo fue en marzo, en tanto que no se ha dado para la Premium desde octubre del 2019 ni para el diésel desde enero.

“Considerando que los estímulos al IEPS sigan en cero sí podríamos decir que no vamos a volver a ver estos precios tan bajos que se vieron en marzo si se aplica la cuota complementaria… pudimos ver precios de 10 pesos en la frontera”, dijo Montufar.

HERRAMIENTA DE RECAUDACIÓN

El IEPS a las gasolinas y diésel ha recaudado 172 mil 400 millones de pesos, entre enero y julio. Esto es 1.9 por ciento menos que lo conseguido en el mismo periodo del año pasado.

El Gobierno busca aprovechar la coyuntura de bajos precios de la gasolina para hacerse más recursos en 2021, explicó Montufar.

“Esto es algo estratégico de parte de Hacienda ya que necesitan más recursos. Y debido a que el ahorro en el precio del combustible de los usuarios ha sido considerable…. Hacienda interpreta que el consumo es tan grande que permite que el gobierno se quede con una parte del ahorro”, dijo Montufar.

Al ser un impuesto que se traslada directamente al consumidor, una cuota adicional al IEPS sobre la gasolina tendrá un efecto en la inflación en 2021, estima el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), el cual será de 0.50 por ciento.

Así si la expectativa de la inflación previo a la presentación del Paquete Económico era de 3.50 por ciento, ahora es que cierre en 4 por ciento el próximo año, detalló el IMEF.

No obstante, la carga se pondría sobre las clases sociales que cuentan con vehículo. “Normalmente, cualquier subsidio a la gasolina a los que más beneficia es a las familias más favorecidas, entonces un impuesto no le pega a las menos favorecidas… no lo vemos como gasolinazo, sino como una forma de recaudar”, dijo Gabriel Casillas, presidente del Comité de Estudios Económicos del IMEF.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA HOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.