México

Los maestros mexicanos imparten más horas que el promedio en los países de la OCDE

16/09/2021 - 9:05 pm

Un informe de la OCDE revela que las y los docentes de México dedican más horas al trabajo que maestros de países más ricos, esto pese a que la proporción de la riqueza nacional dedicada a las instituciones educativas es menor que en otras naciones.

Ciudad de México, 16 de septiembre (SinEmbargo).– Las y los maestros mexicanos imparten clases más horas que el promedio del llamado “club de los países ricos”, dijo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su informe anual. En cambio, México invierte menos en educación que la media de estas naciones.

“El promedio de horas lectivas por año que se requiere de un maestro típico en las instituciones educativas públicas de los países de la OCDE tiende a disminuir a medida que aumenta el nivel de educación: osciló entre 989 horas en el nivel preprimario y 791 horas en el nivel primario; 723 horas en el nivel secundario inferior (programas generales) y 685 horas en el nivel secundario superior (programas generales) en 2020”, dice la organización.

En México, los maestros imparten más horas que el promedio: 532 al año en el nivel preprimario, 800 horas al año en el nivel primario, mil 040 horas en secundaria inferior (programas generales) y 843 horas en secundaria superior (programas generales) en 2020.

Esto, a pesar de que la proporción de la riqueza nacional dedicada a las instituciones educativas es menor en México que en promedio entre los países de la OCDE. En 2018, México gastó el 4.6 por ciento de su PIB en instituciones de educación primaria a terciaria, lo cual es 0.2 puntos porcentuales más bajo que el promedio de la OCDE. En todos los niveles de educación, México dedicó una proporción del PIB menor que el promedio de la OCDE en los niveles no terciarios y una proporción similar en el nivel terciario, dice el informe.

Regreso a las clases presenciales este lunes en San Cristóbal de las Casas. Foto: José Santiz, Cuartoscuro

La organización afirma que la propagación de la COVID-19 ha seguido impidiendo el acceso a la educación presencial en muchos países del mundo en 2021. A mediados de mayo de 2021, 37 países de la OCDE y socios habían experimentado períodos de cierre completo de escuelas desde principios de 2020.

El número de días en los que las escuelas estuvieron completamente cerradas desde el comienzo de 2020 debido a la pandemia (excluidas las vacaciones escolares, los días festivos y los fines de semana) varía significativamente entre países y aumenta con el nivel de educación. México sigue este patrón, dice la OCDE.

“En México, las escuelas preprimarias estuvieron cerradas por completo durante un promedio de 214 días entre el 1 de enero de 2020 y el 20 de mayo de 2021. Mientras tanto, las escuelas primarias cerraron 214 días, la secundaria inferior 214 días y la secundaria superior general 264 días”, señala el informe.

En comparación, los cierres fueron de 55, 78, 92 y 101 días en promedio en la OCDE, respectivamente.

Durante los períodos de cierre completo de las escuelas en 2020, “21 países de la OCDE y socios han optado por mantener las escuelas secundarias generales prácticamente abiertas como estrategia a nivel nacional. Sin embargo, en 4 países, incluido México, cada día de aprendizaje remoto no se consideró equivalente a un día completo de instrucción presencial. La forma en que las plataformas en línea han operado durante el cierre de escuelas ha variado entre países”.

“El impacto de la pandemia en la economía ha suscitado preocupaciones sobre las perspectivas de los adultos jóvenes, especialmente los que abandonan la educación antes que los demás. En México, la tasa de desempleo entre los jóvenes de 25 a 34 años con un nivel de secundaria inferior al segundo ciclo fue de 4.2 por ciento en 2020, un aumento de 1 punto porcentual con respecto al año anterior. En comparación, la tasa promedio de desempleo juvenil del 15.1 por ciento en 2020 en los países de la OCDE representó un aumento de 2 puntos porcentuales desde 2019”, según el informe.

A pesar del impacto de la crisis en el empleo, la proporción de ‘ninis’ –ese término usa el informe– entre los jóvenes de 18 a 24 años no aumentó mucho en la mayoría de los países socios y de la OCDE durante el primer año de la pandemia de COVID-19. (“NEETs”, los llama la organización. Viene de “Not in Employment, Education or Training”, es decir, que no trabaja, ni estudia ni recibe formación. El Presiente de México ha rechazado el uso de ese acrónimo para referirse a ese grupo poblacional).

Con escasa afluencia de alumnos inició el ciclo escolar 2021-2022 en la escuela primaria “Raquel Dzib Cicero”, después de 18 meses de inactividad a causa del coronavirus. Foto: Martín Zetina, Cuartoscuro.

“En promedio, la proporción de ‘ninis’ de 18 a 24 años en los países de la OCDE aumentó del 14.4 por ciento en 2019 al 16.1 por ciento en 2020. En México, la proporción de ‘ninis’ de 18 a 24 años fue del 21.5 por ciento en 2019, que aumentó a 23.3 por ciento en 2020”, agrega el informe.

El impacto de la COVID-19 y el cierre de escuelas en la equidad educativa ha sido una preocupación para muchos países, agrega: 30 de los 36 países de la OCDE y sus socios encuestados, incluido México, declararon que se tomaron medidas adicionales para apoyar la educación de los niños que podrían enfrentar barreras adicionales para el aprendizaje durante la pandemia. “Y 22 de estos países, aunque no México, declararon que tenían dispositivos subsidiados para que los estudiantes los ayudaran a acceder a la educación”.

También se implementaron medidas para alentar a los estudiantes desfavorecidos o vulnerables a regresar a la escuela después del cierre en 29 países de la OCDE y socios, incluido México.

Padres de familia y sus hijos se preparan con su kit de limpieza y de protección personal para mantener a raya a la COVID-19 en su regreso a clases presenciales a la escuela “Felipe Ángeles Ramírez”. Foto: Martín Zetina, Cuartoscuro.

“20 países de la OCDE y socios, aunque no México, afirmaron que la asignación de fondos públicos adicionales para apoyar la respuesta educativa a la pandemia en las escuelas primarias y secundarias se basó en el número de estudiantes o clases. Al mismo tiempo, 16 países destinaron fondos adicionales a estudiantes en desventaja socioeconómica como una forma de garantizar que los recursos se dirigieran a aquellos que más los necesitaban, aunque este no fue el caso en México”, dice la organización en su informe.

El enfoque de los países para dar prioridad a los docentes en las campañas de vacunación contra COVID-19 ha variado. En total, 19 países de la OCDE y países socios, incluido México, han priorizado al menos algunos docentes como parte de los planes del gobierno para vacunar a la población a nivel nacional (al 20 de mayo de 2021), agrega el informe.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas