El escritor austriaco Peter Handke suspendió de forma definitiva un encuentro con la prensa previsto para este miércoles, tras expresar su hartazgo con las preguntas que le realizan los periodistas, que no tienen que ver con su literatura.

“Todos preguntan siempre lo mismo. De nadie que se me acerca oigo que haya leído mi obra”, dijo el autor refiriendo los cuestionamientos acerca de las críticas por su apoyo en el pasado al Presidente serbio Slobodan Milosevic.

Viena, 16 de octubre (EFE).- El premio Nobel de Literatura 2019, el austríaco Peter Handke, ha suspendido de forma definitiva un encuentro con la prensa, previsto para este miércoles, tras afirmar que “nunca más” quiere hablar con los periodistas, informa hoy la emisora pública ORF.

Con motivo del galardón, Handke fue recibido anoche en Griffen, su ciudad natal, por el alcalde de esa localidad, el gobernador del Estado federado de Carintia (sur de Austria) y por otros dignatarios locales.

En el mismo acto también participaron algunos periodistas, que hicieron unas cuantas preguntas al escritor, entre ellas, acerca de las críticas contra su persona por su apoyo en el pasado del Presidente autoritario serbio Slobodan Milosevic.

Con motivo del galardón, Handke fue recibido anoche en Griffen, su ciudad natal, por el alcalde de esa localidad, el gobernador del Estado federado de Carintia. Foto: Especial

En ese momento de la conversación, parcialmente grabada en vídeo, Handke señala, visiblemente alterado: “Soy un escritor, vengo de Tolstoi, vengo de Homero, vengo de Cervantes. ¡Dejadme en paz y no me hagáis este tipo de preguntas!”.

El literato había recordado poco antes el momento que vivió tras conocer la semana pasada la noticia de haber recibido el Nobel 2019.

“Delante de mi jardín (en las afueras de París) hay 50 periodistas. Todos preguntan siempre como usted. De ninguna persona que se me acerca oigo que ha leído algo de mi obra, que sabe lo que he escrito. La única pregunta es cómo reacciona el mundo. Reacción a reacción”, dijo el escritor.

Fuera de cámara, Handke agregó, según relata ORF, que “nunca más” responderá a preguntas de periodistas, ya que a pesar del premio Nobel ningún periodista se interesa en realidad por su literatura y sus escritos.