La adaptación de la novela escrita por el dominicano Junot Díaz llegó al teatro este martes 15 en Nueva York, de la mano del director Marco Antonio Rodríguez. El proceso duró más de dos años y se buscó respetar la cultura dominicana, que exaltó el autor en su libro.

Por Ruth E. Hernández Beltrán

Nueva York, 16 de octubre (EFE).- La adaptación de la novela La breve y maravillosa vida de Oscar Wao“, con la que ganó el Pulitzer al dominicano Junot Díaz en 2008, llegó al teatro este martes 15 de octubre en Nueva York en su estreno mundial en español, de la mano del director Marco Antonio Rodríguez.

Rodríguez, que adaptó la pieza para el teatro Repertorio Español, dijo en entrevista con Efe que fue un proceso de más de dos años con el reto de llevar la novela a una obra de dos horas, y que el principal reclamo de Díaz, considerado uno de los mejores escritores de ficción contemporánea, siempre fue que se respetara la cultura dominicana.

“Para él lo importante era no rebajar nuestra cultura, que se mantuviera un balance (con los personajes). Para él y para mi, eso era importante y siempre me lo recordaba”, indicó el dramaturgo y actor, también dominicano, que se mantuvo en comunicación con el premiado escritor durante todo el proceso.

Oscar Wao es un joven ‘nerd’ de Nueva Jersey, negro, dulce, inteligente y obeso, que se separa de su controladora madre por primera vez para asistir a la Universidad de Rutgers, en ese estado, junto a su rebelde hermana.

Oscar sueña con convertirse en el J.R.R. Tolkien dominicano y, sobre todo, con encontrar su gran amor.

Pero, no logra obtener lo que quiere por culpa del “fuku”, una maldición que ha perseguido a la familia de Oscar por generaciones, incluso en su épico viaje desde República Dominicana a Estados Unidos.

Rodríguez señaló, en una entrevista en el teatro previo a un ensayo de la pieza, que enamorado de Óscar, “de su sensibilidad, de lo abiertamente que habla”, decidió adaptar la novela, centrándose en el personaje que compaginaba su voz y la del autor, y elevarlo a héroe a través de lo que le ocurre en la trama.

“Es un personaje afrolatino, que poco vemos no sólo en teatro sino en cine y televisión, dominicano, me atrajo su sensibilidad, lo abiertamente que habla, su luz, que se siente mal a veces por la forma en que la gente lo ve y se deprime y muchas veces, en la novela y en la obra, dice ‘no pienso que pertenezco a este planeta, no me siento como que quepo aquí'”, destacó.

“Muchos de nosotros nos sentimos así, especialmente los artistas porque a veces vivimos al margen o somos criticados”, argumentó y recordó que tras el intenso trabajo de adaptación, la puesta en escena se centrará en el amor, en la capacidad de amar y ser amado, “un tema universal”.

Rodríguez también llevará a La breve y maravillosa vida de Oscar Wao, que continuará en cartelera en el 2020, la maldición del “fuku”.

“Oscar cree que está maldito porque no ha tenido suerte con el amor y piensa que su familia también lo está porque ni su madre ni su hermana han tenido suerte. El fuku para él es la cancelación del amor. Él brinda mucho amor pero no lo recibe”, argumentó el director.

Edgar Sebastián Martínez, también de origen dominicano, fue el actor elegido para dar vida a Oscar y marcará su debut en el teatro en español.

“Antes de hacer esta audición había decido tomarme una pausa del teatro para centrarme en cine y nunca imaginé que haría algo en español. Cuando vi la escena (que haría en la audición) me encantó y me dije ‘tengo que interpretar a Oscar’, sentí una conexión con él”, dijo complacido el actor.

“Es un personaje muy amable, que ama con todo su corazón. Yo amo pero no lo demuestro tanto como Oscar. Tenía un poco de miedo y es algo que quería enfrentar, mostrar aquí (en el teatro) a mis compañeros, que yo amo como Oscar”, indicó.

Asegura que fue fácil meterse en el personaje porque al igual que él, Oscar “es una persona abierta”.

“Fue fácil entrar en ese personaje, en su piel y ser él… Oscar me encanta, es un chico increíble, un chico maravilloso, como el título de la obra”, afirmó.

Destaca sin embargo, que está trabajado “durísimo para hablar como Oscar, que tiene un lenguaje muy sofisticado… palabras que nunca había escuchado en español” pero, agrega, ha contado con una entrenadora en el teatro y la ayuda de su familia “que está muy orgullosa de mi”.