El aumento de los contagios de COVID-19 en Europa y el temor a nuevas restricciones a la movilidad y a la vida social, pese a que los gobiernos tratan de limitar en la medida de lo posible, presionan las cotizaciones.

En México, el Inegi informó que en agosto el personal ocupado en el sector manufacturero aumentó 0.4 puntos porcentuales durante el mes de agosto y alargó tres meses de recuperación después de los fuertes descensos anotados entre abril y mayo.

Ciudad de México, 16 de octubre (SinEmbargo).- La publicación de datos económicos positivos en Estados Unidos y Europa alumbraron el arranque de la última sesión de la semana. Además los participantes del mercado continúan atentos al desarrollo de una vacuna contra la COVID-19 y a las negociaciones de un nuevo paquete de estímulos fiscales en el Congreso de EU.

El peso cerró la sesión con una apreciación de 0.91 por ciento, o 19 centavos. El dólar spot se vende en 21.1030 pesos, en tanto que en ventanillas de Banorte se coloca en los 21.40 pesos por cada billete verde.

En una semana la moneda mexicana avanzó 0.34 por ciento, equivalentes a 7 centavos, casi regresando al nivel del cierre de la semana del 18 de septiembre, cuando cotizó en 21.0710 pesos por dólar, después de la que se desplomó 6.04 por ciento.

A lo largo de la sesión el Banco de México observó un tipo de cambio entre 21.1030 y 21.2320 pesos por dólar; en la semana tocó un máximo de 21.4790 y el mínimo alcanzado la última sesión.

El IPC (S&P/BMV IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) arrancó este viernes con ganancias, por primera vez después de cuatro arranques de cotizaciones en rojo. Sin embargo, hacia el cierre de la jornada el principal indicador terminó alargando una pérdida semanal ante la publicación de resultados trimestrales de sus inversores.

El indicador descendió 1.61 por ciento semanal, un equivalente a -617.91 puntos.

El IPC se coloca en las 37 mil 876.49 unidades, un descenso de 0.48 por ciento, equivalentes a -182.74 puntos.

Los inversores apostaban por las compras tras la noticia de que las ventas minoristas subieron un 1.9 por ciento en EU durante septiembre, más del doble de lo esperado, lo que alivió cierta preocupación por el nivel de consumo, que se ha mantenido fuerte pese a no aprobarse nuevas medidas de apoyo a la economía.

También impactó la noticia de la posibilidad de que la farmacéutica Pfizer pida una autorización de emergencia para su vacuna experimental a finales de noviembre si el ensayo clínico avanza favorablemente.

Sin embargo, el aumento de casos de la COVID-19 en EU y Europa siguen afectando las cotizaciones. Los obstáculos en la carrera por una vacuna o tratamiento para la enfermedad y la falta de progreso entre los legisladores estadounidenses para aprobar un nuevo plan de estímulo, son lo negativo.

“Francia está en alerta otra vez, Londres entra en otra ronda de restricciones y la prudencia ha vuelto al mundo. Aunque no tendremos confinamientos tan fuertes como en la primera ola de la pandemia, aún así vemos restricciones, y tienen un impacto en cada aspecto vital, incluido el consumo de combustible”, explicó en una nota la analista Paola Rodríguez-Masiu, de Rystad Energy.

En México, se dio a conocer la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) de agosto, en la que el personal ocupado en el sector aumentó 0.4 puntos porcentuales durante el mes de agosto y alargó tres meses de recuperación después de los fuertes descensos anotados entre abril y mayo, debido a los cierres de actividades económicas producto de la contingencia sanitaria de la COVID-19.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que, con datos ajustados por estacionalidad, las horas trabajadas también registraron una nota positiva el 1 por ciento más que en julio. Sin embargo, a tasa mensual, las remuneraciones medias reales pagadas, que incluyen sueldos, salarios y prestaciones sociales registraron una disminución de (-)0.1 por ciento.

La EMIM registró que los tres indicadores que la componen registraron descensos anuales. El personal ocupado total descendió (-)3.9 por ciento, las horas trabajadas retrocedieron (-)6.6 y las remuneraciones medias reales (-)0.1 en agosto.