El misterio de los gatos, su lenguaje secreto, no se detiene cuando duermen. Tal vez, al contrario, se multiplica.