La casa del escritor Stefan Zweig en Salzburgo, Austria. Foto: Especial

De acuerdo con el Secretario de Seguridad Pública y Atención Ciudadana, Alfonso Durazo, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) instalará oficinas en los estados del país para realizar investigaciones relacionadas con el lavado de dinero y la delincuencia organizada. Así, Santiago Nieto cobra mayor poder en el Gobierno de la Cuarta Transformación y muchos funcionarios y empresarios ya se sienten incómodos porque sus intereses mafiosos se ven afectados. Quienes actualmente están lavando dinero en diversos negocios mostrando el rostro falso de la honradez temen que el radar de la UIF los detecte y los exhiba como eslabones de una cadena criminal alimentada por el Estado fallido, por la complicidad y el pacto de impunidad a que estuvieron acostumbrados durante los gobiernos del PAN y del PRI.

Esta es la primera vez que la UIF, ahora dotada de mayores atribuciones legales, podrá expandirse en todo el territorio con el objeto de detectar dónde está y quienes manejan el patrimonio criminal que sirve, según algunas indagaciones, para mantener muy bien aceitada la maquinaria de corrupción que ha sumido a las instituciones del Estado mexicano en la ineficacia, en el Estado fallido.

El Gobierno de la Cuarta Transformación ya no tiene excusas para justificar la falta de resultados en materia de combate al narcotráfico y en general contra el crimen organizado que opera en el país.

Cuenta con la Guardia Nacional –el proyecto policiaco más ambicioso de los últimos cuatro sexenios –, que sustituyó a la Policía Federal, brazo armado del crimen, disuelta legalmente; también dispone de una Ley de Extinción de Dominio bastante filosa –dicen que ahora sí tiene dientes –para asegurar el patrimonio que es producto de actividades ilegales. Al arsenal de instrumentos ahora se suma una multiplicidad de oficinas de la UIF que se instalarán en cada uno de los estados del país y cuya misión es monitorear las actividades financieras y detectar aquellas que puedan resultar ilegales.

Pero no es todo: La UIF se enfocará a investigar el patrimonio de políticos y empresarios que presuntamente están relacionados con actividades ilícitas desde hace varios años y que han sido denunciados públicamente por ello.

Se trata de ex gobernadores, por ejemplo, a quienes en sus etapas de mandatarios estatales se les relacionó con algún cártel de la droga –Zetas, Sinaloa, entre otros –y que amasaron fortunas descomunales como consecuencia de la protección que brindaron a las actividades de narcotráfico, secuestro, extorsiones, entre otras, y que ahora están lavando sus activos en la industria de la construcción, en la edificación de torres de lujo para albergar oficinas públicas y privadas, por ejemplo, o acondicionar departamentos de lujo.

En los estados del país, como se sabe, existe una amplia dinámica de economía informal que se prestar para mover capitales ilícitos. Estas prácticas son muy socorridas en las zonas portuarias, donde el contrabando se paga con efectivo y se realizan transacciones multimillonarias todos los días.

Es sumamente importante que la UIF revise cómo va aumentando la riqueza de los políticos –gobernadores, alcaldes, senadores, diputados – y de funcionarios menores que, de la noche a la mañana, saltan a la palestra de los hombres de negocios sin explicar cómo amasaron sus fortunas, cuyos activos están invertidos en Mónaco, Islas Caimán o Suiza, por ejemplo, donde el dinero de la mafia se lava y ni siquiera pagan impuestos.

Recientemente surgieron diferencias políticas y legales entre el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, y el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero.

El segundo señaló al primero de violar el principio de inocencia al hacer señalamientos contundentes y directos en contra de personajes –políticos y empresarios –cuando se han detectado irregularidades en sus manejos financieros. Es el caso de Genaro García Luna –el ex Secretario de Seguridad Pública del Gobierno de Felipe Calderón actualmente sometido a juicio en Estados Unidos por brindarle protección a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”—quien presenta en sus cuentas personales transferencias multimillonarias, aparentemente no justificadas. Hay movimientos de hasta dos mil millones de pesos, presuntamente pagos por proyectos de seguridad, asesorías y otros, que fueron pagados por la Secretaría de Gobernación y el Gobierno de la Ciudad de México, a cargo de Miguel Ángel Mancera, otro que trae la lumbre muy cerca por la corrupción que prohijó y solapó durante su gobierno.

Santiago Nieto ha asestado golpes espectaculares: ahí está el encarcelamiento de Juan Collado, el abogado de Enrique Peña Nieto y sus millones de dólares asegurados en Andorra, España; el golpe espectacular contra Edgar Elías Azar, ex Presidente del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México, es otro caso emblemático. Este personaje, se asegura, vendía la justicia al mejor postor y contaba con una red de operadores que se encargaban de cobrar millones de dólares y en efectivo por ser beneficiados con un fallo judicial.

Gertz Manero –Secretario de Seguridad Público en el Gobierno de Vicente Fox, quien conoce muy bien a García Luna y presuntos socios –dijo que estos señalamientos de Santiago Nieto causan muchos problemas en el debido proceso, pues se viola el principio de inocencia de los acusados.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador salió a la defensa de Santiago Nieto: dijo que el funcionario no da un solo paso sin consultarle previamente.

Este hecho refleja las profundas diferencias que existen al interior del Gabinete federal. Es claro que la UIF es un área de apoyo de la Fiscalía y cuando detecta alguna irregularidad debe reportarla al Ministerio Público como relevante para que se inicie una carpeta de investigación y se ahonde en la indagatoria.

Para la UIF todo movimiento financiero inusual es relevante, corresponde a la Fiscalía atenuar el impacto del señalamiento, en caso de que se viole el principio de inocencia, como afirma Gertz Manero, quien ha sido señalado de proteger intereses al interior del Gobierno de López Obrador y a eso se debe –se asegura –su incomodidad con Santiago Nieto.

Esto muestra que el equipo antimafia del Presidente López Obrador no trabaja de manera coordinada, como ocurre en otros países, y que esta coordinación necesita todavía muchos años para cristalizarse, pues existen fuerzas oscuras en el Gabinete que se resisten a cambiar. En pocas palabras, la delincuencia organizada también mueve sus piezas en el Congreso, en los gobiernos estatales y en la Fiscalía General de la República. El Gobierno de López Obrador no está vacunado contra la infiltración mafiosa.

De ahí que sea un paso importante el ensanchamiento de la UIF hacia los estados del país, donde los gobernadores solapan cientos de operaciones financieras inusuales que realiza la delincuencia organizada a través de sus representantes políticos y empresariales.

Ahora, con todas sus oficinas en operación, la UIF tendrá la responsabilidad de realizar un mapeo nacional para calcular el patrimonio real o estimado que maneja la delincuencia organizada en México y en manos de quien o quienes están los recursos financieros.

Este mapeo resulta clave para poder desmantelar cotos de poder creados por ex gobernadores, ex procuradores, notarios públicos ligados al crimen, ex fiscales y ex comandantes policiacos que ahora están lavando miles de millones de dólares en diversos negocios, mostrando un rostro impoluto ante la sociedad.

En Veracruz, por ejemplo, se antoja que la UIF le meta la lupa al ex Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien presuntamente ya está instalado en Irlanda ante una posible orden de aprehensión por su probable vinculación a los casos de pederastia denunciados por la periodista Lydia Cacho y que mantienen en calidad de prófugo, hasta ahora, al ex Gobernador de Puebla, Mario Marín, quien junto con otros políticos priistas y panistas formaban parte de una red de explotación sexual que implicó a menores de edad.

También es momento de revisar las operaciones en el puerto de Veracruz, sobre todo en las empresas creadas después de la requisa portuaria en 1991, donde se afirma que altos funcionarios del Gobierno de Dante Delgado se asociaron para operar, a través de prestanombres, con una empresa que maneja las cargas y descargas en el puerto y que hasta la fecha nadie ha investigado.

En fin, tiene mucho trabajo por delante la UIF. Lo que queda claro es algo clave: no habrá buenos resultados en la batalla contra el crimen organizado si no se golpea el nervio financiero de la mafia. Seguramente esto ya lo sabe el presidente, de ahí que le hayan puesto alas y muy grandes a Santiago Nieto para que vuele muy a pesar de los berrinches de Gertz Manero, quien no se siente cómodo con Santiago Nieto cuando éste empieza a detectar capitales ilegales, inversiones inusuales y le pone nombre y apellido a los presuntos mafiosos.

Con todas las atribuciones que le confiere la ley, Santiago Nieto se dispone, como es claro, en documentar el patrimonio que mueve la delincuencia organizada a través de empresarios y políticos en México. Y esto lo convierte en una pesadilla para muchos funcionarios y exfuncionarios que actualmente están lavando sus capitales en diversos negocios.

Con Santiago Nieto, estos hombres deben andar con mucho cuidado. Porque si algo irregular detecta, Nieto de inmediato le pondrá nombre y apellido, aunque viole el principio de inocencia, como acusa Gertz. De seguir así, muchas empresas podrían tener sus días contados y, ahora sí, la Ley de Extinción de Dominio se aplicaría para asegurar todo el patrimonio criminal que actualmente pasa como legal por tratarse de los hombres del poder o de acaudalados empresarios y exfuncionarios públicos que luchan todos los días por parecer lo que no son: hombres honestos.

La residencia de Stefan Zweig

Salzburgo, Austria.- Aunque el escritor Mario Vargas Llosa escribió, hace algunos años, que en Salzburgo, Austria, nada quedaba del escritor austiraco Stefan Zweig salvo una placa que daba cuenta de que vivió en el pináculo de la cripta de los capuchinos, una elevada montaña desde donde se puede ver, toda completa, la ciudad que vio nacer a Mozart, lo cierto es que la residencia del biógrafo más célebre del siglo XX ahí está, de pie, ahora habitada por un empresario que la adquirió después de que Zweig la abandonó tras su huida hacia América, en plena segunda guerra mundial.

La residencia –una majestuosa villa, propia de su época –está ubicada en la fortaleza de Hohensalzburg, símbolo y asiento del poder de los Príncipes-arzobispos que durante siglos gobernaron la bella Salzburgo. La belleza y la armonía de este lugar se aprecia mejor desde las laderas de la Kapuzinenberg, una elevación boscosa coronada por un convento de capuchinos construido en el siglo XVl y desde donde se aprecia el torrente del Salzach, el río que la atraviesa.

Allá en lo más alto de la llamada Cripta de los Capuchinos se erige, majestuosa, una residencia que construyó un arzobispo en el siglo XVll y que el escritor Stefan Zweig compró en 1918. Ahí vivió hasta 1934 y éstos fueron los años más productivos de quien fue, en ese tiempo, el autor más traducido del mundo.

En esa residencia escribió las célebres biografías de María EstuardoMagallanes: El hombre y su Gesta, Erasmo: Triunfo y Tragedia de un Humanista, Carta de una Desconocida, La Curación por el Espíritu, entre otros. La residencia fue habitada por Zweig en la época en que vivió con su primera esposa, Friderike María Zweig ( Viena, 4 de diciembre de 1882- Stamford Connecticut, Estados Unidos, 1971). Ella también construyó una carrera literaria, no tan exitosa como la de Zweig. Escribió Luis Pasteur, su vida y su obra, Los Gigantes están solos, todavía inédita, así como diversos ensayos.