Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de nueve mil compatriotas, según cálculos oficiales, que salió desde San Pedro Sula, ciudad del norte de Honduras, en distintas fases los pasados miércoles, jueves y viernes.

Guatemala, 17 de enero (EFE).– El Gobierno de Guatemala informó este domingo que había solicitado y recibido apoyo de México para el retorno a Honduras de miles de ciudadanos de este país que avanzan en caravana por territorio guatemalteco con el propósito de llegar a Estados Unidos.

La oficina de comunicación del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, indicó a periodistas que la cooperación entre ambos países “forma parte de los esfuerzos regionales para abordar los flujos masivos de migración irregular”.

“El apoyo del Gobierno mexicano ha sido positivo y de respuesta inmediata”, señaló además la presidencia en un breve mensaje.

Al menos seis autobuses mexicanos fueron habilitados en el este de Guatemala para el regreso de los hondureños de acuerdo con las autoridades guatemaltecas, sin que se divulgaran más detalles específicos sobre la cooperación binacional.

El objetivo del apoyo mexicano, según el Gobierno de Giammattei, es “facilitar el retorno ordenado y seguro de los migrantes hacia su país de origen luego de haber ingresado a Guatemala de manera irregular”.

El Ejército de Guatemala ha desplegado a más de cinco mil soldados en siete departamentos del país. Foto: Esteban Biba/EFE

Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de nueve mil compatriotas, según cálculos oficiales, que salió desde San Pedro Sula, ciudad del norte de Honduras, en distintas fases los pasados miércoles, jueves y viernes.

El Ejército de Guatemala ha desplegado a más de cinco mil soldados en siete departamentos del país y es apoyado además por otros miles de agentes de la Policía Nacional Civil como parte de un plan organizado por el Gobierno esta semana para no dejar avanzar a los migrantes.

Alrededor de seis mil hondureños se encontraban en la mañana de este domingo varados ante una barrera conformada por las fuerzas de seguridad guatemaltecas en el departamento de Chiquimula, fronterizo con Honduras y ubicado a 200 kilómetros al este de la Ciudad de Guatemala.

Los otros tres mil hondureños que integran la caravana han logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se ha ido diluyendo o ha emprendido el viaje de vuelta a su país.

Según las autoridades migratorias guatemaltecas, mil 383 hondureños han sido devueltos a su país en los últimos cuatro días.

Los migrantes buscan llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida, alejados de la pobreza y la violencia que azotan el istmo centroamericano, especialmente después de la pandemia y los huracanes Eta y Iota, que tocaron tierra en noviembre pasado.

Los hondureños no pueden continuar su travesía si no cumplen con una prueba negativa de la COVID-19, según el Instituto Guatemalteco de Migración.