Grupo México frenó el rescate de restos con base dos peritajes que advertían del riesgo de graves contagios de los rescatistas a enfermedades infecciosas como VIH, hepatitis, tuberculosis y patógenos entéricos.

Niños esperan noticias de sus padres, atrapados bajo tierra. Foto: Archivo de Cuartoscuro

Niños esperan noticias de sus padres, atrapados bajo tierra. Foto: Archivo de Cuartoscuro

Por Karla Tinoco

Ciudad de México, 17 de febrero (SinEmbargo/Vanguardia).– La Mina 8 de Pasta de Conchos, Nueva Rosita, Coahuila, donde murieron 65 trabajadores el 19 de febrero de 2006, contiene agua contaminada con enfermedades infecciosas como VIH, hepatitis, tuberculosis y patógenos entéricos, que podrían ser contagiosos para quienes entren.

La anterior es la conclusión del peritaje “Evaluación de las Operaciones de Recuperación en la Mina de Pasta de Conchos y Resultados de los Futuros Esfuerzos de Recuperación”, elaborado por el experto D.G. Wooton, a petición del Grupo México, propietaria de la mina.

La investigación —realizada del 23 al 27 de marzo de 2007 y de la que Vanguardia posee una copia— dice que los mineros atrapados podrían estar infectados por alguna enfermedad potencialmente mortal.

“El nivel de agua cubre el área donde las víctimas estaban trabajando, resultando que el agua ha estado en contacto con los cuerpos en descomposición…”, establece el documento. “No obstante, dependiendo de la salud de las víctimas, los trabajadores de rescate pueden estar expuestos a infecciones crónicas, incluyendo hepatitis, VIH, patógenos entéricos y tuberculosis. Esta exposición puede suponer severos riesgos a la salud al personal de la mina, a sus familias o a la comunidad entera”.

El análisis, entregado a las familias de los 63 mineros atrapados [se recuperaron restos de dos trabajadores] fue realizado con base a entrevistas con funcionarios de GMéxico y expertos en seguridad laboral.

La investigación indica que fueron analizadas muestras de agua tomadas de un agujero de bombeo donde se encontraron altos niveles de bacterias coniformes y aeróbicas, comúnmente encontradas en cadáveres en descomposición.

Esta teoría es reforzada por un segundo informe —también ordenado por GMéxico y elaborado por Donald McBride, Supervisor Inspector para la Oficina de Minas y Minerales de Illinois— que indica que la mina “podría contener agua contaminada de enfermedades posiblemente mortales”.

En su “Informe de Condiciones y Riesgos en la Mina Pasta de Conchos”, McBride advierte que arriesgarse a recuperar los cuerpos podría ser un peligro para la salud.

Pasat de Conchos peritaje minera

El peritaje. Foto: Vanguardia

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.