En 2020 la capacidad del grupo disminuyó un 47.6 por ciento anual, pero en el cuarto trimestre aumentó un 39.6 por ciento en comparación con el tercer trimestre.

La cifra de negocio de la aerolínea cayó un 58.5 por ciento, hasta los 28 mil 522 millones de pesos; los ingresos por carga crecieron un 9.5 por ciento.

Madrid, 17 de febrero (Europa Press).- Aeroméxico ha registrado unas pérdidas netas de 42 mil 529 millones de pesos en el ejercicio de 2020, frente a los “números rojos” de dos mil 369 millones de pesos del año anterior, debido a los efectos adversos provocados a nivel global a la industria aérea por la pandemia de COVID-19, que llevaron a la aerolínea a declararse en quiebra y acogerse a un proceso voluntario de reestructuración financiera, según se desprende de las cuentas anuales de la compañía.

Durante 2020 la capacidad del grupo, medida en asientos-kilómetros disponibles, disminuyó un 47.6 por ciento con respecto al año anterior, debido a la restricciones de movilidad impuestas por las autoridades. No obstante, en el cuarto trimestre dicha capacidad aumentó un 39.6 por ciento en comparación con el tercer trimestre, como resultado de la recuperación del mercado doméstico.

En el contexto pandémico, la cifra de negocio de la aerolínea cayó un 58.5 por ciento en comparación con 2019, hasta los 28 mil 522 millones de pesos. Los ingresos procedentes de pasajes nacionales se redujeron un 56.8 por ciento, con nueve mil 959 millones de pesos, mientras que las ventas internacionales se desplomaron un 68.6 por ciento, hasta 11 mil 042 millones de pesos.

En contraposición, los ingresos por carga crecieron un 9.5 por ciento, hasta cuatro mil 624 millones de pesos y la facturación de charter alcanzó los 117 millones de pesos, un 3.931 por ciento más.

De su lado, los gastos operativos de Aeroméxico cayeron un 34.4 por ciento durante el año vírico, con 35 mil 324 millones de pesos. La partida destinada a personal se redujo un 24 por ciento, hasta 10 mil 162 millones de pesos, los costes de combustible fueron de siete mil 405 millones de pesos, un 62.2 por ciento menos; y los gastos de mantenimiento disminuyeron un 14.7 por ciento, hasta res mil 946 millones de pesos.

Por otra parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) entró en terreno negativo con pérdidas de seis mil 802 millones de pesos, frente al Ebitda positivo de 14 mil 946 millones de pesos del año anterior. Asimismo, el resultado operativo también entró en “números rojos”, con un impacto negativo de 35 mil 200 millones de pesos.

En el cuarto trimestre del año, la aerolínea se anotó unas pérdidas netas de nueve mil 717 millones de pesos, frente a los 57 millones de pesos perdidos en el mismo periodo de 2019; con unos ingresos de siete mil 170 millones de pesos, un 58.4 por ciento menos.

La compañía ha afirmado su compromiso en continuar expandiendo su operativa en los próximos meses, de acuerdo con las regulaciones locales y la demanda de los clientes y en total cumplimiento de los estándares y protocolos de salud.