Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, y Manuel Mondragón y Kalb,  durante el Primer Informe de Labores que presentó el Comisionado de Seguridad Nacional el 5 de noviembre de 2013. Foto: Cuartoscuro

Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, y Manuel Mondragón y Kalb, durante el Primer Informe de Labores que presentó el Comisionado de Seguridad Nacional el 5 de noviembre de 2013. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).- La salida de Manuel Mondragón y Kalb como titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) se debió al surgimiento de una corriente dentro de la misma dependencia llamada “Grupo Hidalgo”, cercana al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, según revelaron fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR).

Este grupo surgió tras la designación de Damián Canales Mena como jefe de la División de la Investigación de la Policía Federal, en febrero del año pasado. Canales Mena fue director de la Policía Judicial del Distrito Federal durante cuatro años, y desde 2007 ocupó el cargo de Secretario de Seguridad Pública en Hidalgo bajo el mando de Osorio Chong, cuando era mandatario de la entidad.

Analistas dicen que Mondragón fue cercado y se fue quedando con las cifras negras, como el secuestro y la extorsión, mientras la Marina, el Ejército y grupos de inteligencia alejados del Comisionado se colgaban las “medallas” de la captura de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera y Nazario “El Chayo” Moreno.

Desde febrero, Mondragón y Kalb ya no participaba de manera activa en las reuniones del gabinete de Seguridad ni en sus decisiones. Por ejemplo, no fue partícipe de la creación de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral del Estado de Michoacán, estado sumido en la peor crisis de violencia de la que se tenga memoria, en cuyo encargo fue nombrado Alfredo Castillo.

El último evento en el que estuvo presente fue el pasado 13 de marzo en la reunión con autoridades del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde abordaron temas de seguridad.

Un día después, se inauguró el penal federal número 14, en Gómez Palacio, Durango, donde fue evidente su ausencia y en su representación asistió José Luis Mussi, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Ayer, el mismo Osorio Chong confirmó la salida de Mondragón y Kalb, quien dejará sus funciones en medio de especulaciones sobre diferencias entre ambos, su estado de salud y presuntas fallas en su gestión.

Fuentes de la misma Secretaría de Gobernación filtraron a los medios de comunicación información sobre la salida del que fuera también Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal; las versiones apuntaban a que la renuncia sería efectiva a partir de hoy.

Horas después, en su cuenta de Twitter, Osorio Chong confirmó la información y señaló: “Acepté la solicitud de @mondragonykalb de retirarse del campo operativo e incorporarse a tareas de diseño estratégico en materia d seguridad”. Un segundo tuit señala que mañana se hará oficial el anuncio.

Su renuncia ya habría sido decidida desde febrero pasado, sin embargo, se retrasó tras las aprehensión del que fuera el narcotraficante más buscado del mundo, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. Días después se habría fijado ya el 15 de marzo como la fecha para su separación del cargo.

LAS DIFERENCIAS CON OSORIO CHONG

El llamado "Grupo Hidalgo", integrado por funcionarios al titular de Segob (centro) estaría relacionado con la rneuncia de Mondragón y Kalb, según fuentes de la PGR. Foto: Cuartoscuro

El llamado “Grupo Hidalgo”, integrado por funcionarios cercanos al titular de Segob (centro) estaría relacionado con la salida de Mondragón y Kalb, según fuentes de la PGR. Foto: Cuartoscuro

Como encargado de la Comisión Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb tenía como tarea principal presentar en julio próximo la Gendarmería Nacional, una de las propuestas de campaña del ahora Presidente Enrique Peña Nieto, para lo cual, contaba con un presupuesto de mil 500 millones de pesos.

Fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) que hablaron para Sin Embargo relataron que fue justo la forma en que el funcionario gestaba la Gendarmería lo que lo puso en oposición al gabinete de Seguridad del gobierno de Peña Nieto.

Dos aspectos acrecentaron su crisis como integrante del gabinete: se negó a recibir elementos del Ejército o de la Marina en en su Gendarmería y se negó a que se construyeran bases regionales, como lo pretendían altos mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En medio de esta crisis, en la CNS surgió otra corriente contrapuesta a la de Mondragón y Kalb, el llamado “Grupo Hidalgo”.

En la reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, en agosto de 2013, el encargado de la Seguridad Nacional y Pública del país anunció que el organismo estaría listo en julio de 2014 y que se habían reclutado a mil 710 cadetes en una primera etapa de capacitación. Ante el Presidente Enrique Peña Nieto, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el procurador Jesús Murillo Karam, Mondragón y Kalb precisó que la selección se haría en los mandos de la Policía Federal.

Eso ocurrió el año pasado.

En 2014, la crisis de seguridad se acentuó en Michoacán. Mondragón y Kalb dejó de aparecer en los eventos presidenciales y del gabinete de Seguridad.

“En realidad es una salida largamente anunciada y se va Mondragón con un saldo de pendientes, el principal de ellos: el no haber echado andar la organización de la Gendarmería Nacional, una de las promesas de campaña de Enrique Peña Nieto [Presidente de la República]”, opinó Erubiel Tirado, coordinador del Diplomado Seguridad Nacional en México: Actualidad y Prospectiva de la Universidad Iberoamericana (UIA) y experto en temas de Seguridad Nacional y las relaciones civiles militares.

El experto señaló que la función de la Comisión dentro de la Secretaría de Gobernación (Segob), no se ha consolidado, pues lo que se hizo hasta hoy, es desmantelar la articulación de la Secretaría de Seguridad Pública de la administración pasada.

Aseguró que la dimisión de Manuel Mondragón como Comisionado Nacional de Seguridad responde a una historia de desacuerdos sobre la Gendarmería.

“Jamás hubo claridad respecto a cómo iba a operar. En cuanto a su delineación estratégica, se fue difuminando al grado que, a dos meses de su presentación, se desconocía la forma en que iba a operar”, reiteró.

“EL PANTERA”, LOS CONTROLES DE CONFIANZA Y EL 1DMX

Uno de los tatuajes que se presentaron como prueba de la identidad de "El Pantera" / Foto: Cuartoscuro

Uno de los tatuajes que se presentaron como prueba de la identidad de “El Pantera” / Foto: Cuartoscuro

Además del caso de la Gendarmería Nacional, otro de los temas que complicó la gestión de Mondragón y Kalb fue el de la falsa muerte de Francisco Galeana Núñez “El Pantera”, una falla atribuible a su gestión.

Galeana Núñez, uno de los coordinadores regionales del Cártel de Los Caballeros Templarios, en Michoacán, fue dado por muerto en abril del 2013, pero el 28 de febrero de este año el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido, informó que ahora sí había sido abatido y que en el pasado, las fuerzas federales se habían equivocado.

El 6 de diciembre del año pasado, durante la Décima Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, Manuel Mondragón y Kalb tuvo que reconocer errores en la certificación de policías y cómo crecían los cuestionamientos en todo el país hacia dicha evaluación, por lo que no descartó la posibilidad de modificar la estrategia para limpiar a las corporaciones de seguridad en todo el territorio nacional.

“Todavía está en la duda de muchos si la prueba de control de confianza tiene que continuar como va o como estaba o si se va a continuar, si se le da el valor que se espera o no tiene ese valor, y hay que utilizar otros mecanismos”, expresó.

“Porque no uno, sino muchos, han o hemos brincado en el sentido de decir: ‘caray, este policía reprobado o no apto, fíjese que sí es apto, porque lo conozco hace 20 o 30 años y es un gran policía’… quién sabe qué pasó en la prueba, quién sabe qué dijo o cómo lo interpretaron”, agregó.

El 4 de marzo, el sitio web ContingenteMX, que registró los hechos de represión a manifestantes durante la toma de protesta del Presidente Enrique Peña Nieto, el 1 de diciembre de 2012, culparon a la CNS y a Mondragón y Kalb de haber censurado la página en la que mostraban evidencias y notas periodísticas sobre el operativo policiaco que causó la muerte de un manifestante, la pérdida del ojo de otro y de cientos de detenciones arbitrarias.

En un documento público narra a detalle la censura y explica a través de un video la presunta responsabilidad del comisionado Manuel Mondragón.

En su momento, Mondragón reconoció haber diseñado parte de la estrategia de seguridad del ahora conocido como 1DMX, que se convirtió en el punto de partida para la criminalización de las protestas ciudadanas, tanto por el gobierno federal como de la ciudad de México.

VER TAMBIÉN:MONDRAGÓN, DON CAMALÉON: DE MÉDICO REBELDE A ENTRENADOR DE LA POLICÍA POLÍTICA DE LEA

ESTRATEGIA FALLIDA

Para el investigador del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Imdhd) Édgar Cruz, la salida de Mondragón y Kalb de la CNS puede considerarse un fracaso en el combate a la inseguridad, “en términos de expectativa ciudadana no hubo resultados”, criticó.

Datos proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), comparan que de enero a noviembre de 2013 se registraron un total de 7 mil 441 denuncias por extorsión, un incremento respecto a las seis mil 696 denuncias reportadas por el mismo concepto en el mismo periodo del año anterior.

Mientras que entre enero y agosto de 2013 fueron denunciados mil 50 casos de secuestro por 837 que se reportaron en el mismo lapso de 2012.

“Él [Mondragón y Kalb] tuvo un papel fundamental en el ofrecimiento de disminución de delitos de parte de Enrique Peña Nieto y la extorsión y los secuestros se han disparado y las ofertas del Presidente se han visto incumplidas, y esa puede ser una razón de su salida”, consideró el investigador.

Reconoció que el comisionado Nacional de Seguridad no era el único responsable del tema, pero su salida podría significar un cambio en la estrategia gubernamental.

En su opinión la política sobre seguridad de Peña Nieto se ha hecho sobre la marcha con una apuesta a la difusión pero sin claridad, a pesar de que en campaña prometió sería más efectiva que en el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa.

Cortez pidió al gobierno federal explicar la salida del comisionado y decir si es por su desempeño y de ser así presentar indicadores de su trabajo o si se va por motivaciones políticas, algo que también puede responderse con el nombre de quién sustituya al ex comisionado.

-Con información de Linaloe R. Flores, Shaila Rosagel y Marco Antonio Martínez