México suma 93 contagios de COVID-19 con once casos nuevos registrados en las últimas 24 horas, informó este martes el director general de Epidemiología del Gobierno mexicano, José Luis Alomía Zegarra.

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).– Autoridades mexicanas calculan que, en la hipotética Fase 3, en México 250 mil personas podrían enfermarse por el COVID-19.

El 70 por ciento de los casos, unos 175 mil, acudirá ante una instancia de salud para tratarse, estimó Ruy López, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades. 

Su cálculo lo realizó a partir de la tasa de ataque que se observó en Hubei, China. De los 175 mil casos que acudan al médico, 80 por ciento recibirán tratamiento ambulatorio, de acuerdo con los datos. 

López enfatizó en que son sólo estimaciones. México podría nunca llegar a la Fase 3. 

México suma 93 contagios de COVID-19 con once casos nuevos registrados en las últimas 24 horas, informó este martes el director general de Epidemiología del Gobierno mexicano, José Luis Alomía Zegarra.

Adicionalmente, Alomía ha confirmado que se tienen 206 casos sospechosos de contagio y que al momento las autoridades sanitarias han descartado 672 casos negativos.

Señaló que nueve de los casos de COVID-19 están asociados a importación o son casos familiares, razón por la cual el país todavía se mantiene en el escenario uno, de casos importados, aunque en transición hacia la etapa dos, la de contagio comunitario.

El 86 por ciento de los contagios no requirió de un tratamiento hospitalario, el 14 por ciento restante necesitó acudir al hospital, aunque el 98 por ciento se mantuvo estable y solo en 2 por ciento hubo riesgo para su vida.

La edad de las personas contagiadas está entre los 18 y los 80 años, explicó el funcionario.

Aunque aún se encuentra en el escenario de casos importados, México ha adelantado medidas de la etapa de contagio comunitario como la suspensión de algunos conciertos y que los partidos del fútbol mexicano haya jugado sin público su jornada del pasado fin de semana.

Este día las autoridades de la alcaldía de Iztapalapa, en Ciudad de México, decidieron hacer en espacios cerrados la popular representación de la Pasión de Cristo, prevista del 5 al 12 del abril y que reúne a más de un millón de personas en la demarcación de esta localidad.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México pidió al Instituto Nacional de Migración (INM) tomar medidas para prevenir contagios de coronavirus en las estaciones y albergues mexicanos para migrantes procedentes de otros países.

No obstante, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, afirmó que todavía no se baraja la posibilidad de cerrar las fronteras, como han hecho otros países, ante la pandemia del coronavirus.

“Nosotros estimamos que en este momento no es necesaria en nuestro país una medida de esa naturaleza”, dijo Durazo a medios tras una conferencia sobre seguridad en internet en la Ciudad de México.

–Con información de EFE.