El sector del automóvil se enfrenta a problemas de suministro de microchips procedentes de Taiwan. Honda y Toyota se han visto obligadas a reducir globalmente su producción. General Motors anunció a inicios de marzo que mantendrá la suspensión de parte de producción de vehículos en Norteamérica.

Washington, 17 de marzo (EFE).- Honda y Toyota suspenderán o reducirán la producción en varias de sus plantas de Estados Unidos, México y Canadá a partir de la próxima semana por problemas de suministro causados por las condiciones meteorológicas en Norteamérica así como por el impacto de la pandemia y la escasez de chips para el sector del automóvil.

Honda dijo que en Estados Unidos suspenderá la producción en las plantas que tiene en Ohio, Alabama e Indiana así como su única planta de montaje en Canadá. El parón durará al menos una semana aunque podría prolongarse.

Mientras, la producción de varias plantas de Toyota en Estados Unidos y México será alterada durante varios días porque las condiciones meteorológicas, especialmente la tormenta invernal que golpeó Texas en febrero, han afectado el suministro de productos petroquímicos.

El sector del automóvil en todo el mundo se enfrenta a problemas de suministro de microchips, necesarios para la producción de componentes y vehículos, procedentes de Taiwan.

Honda y Toyota se han visto obligadas a reducir globalmente su producción por la falta de chips. Pero no son los únicos fabricantes afectados por el problema.

A principios de marzo, General Motors (GM), el principal fabricante de automóviles de Estados Unidos, anunció que mantendrá la suspensión de parte de producción de vehículos en Norteamérica en plantas estadounidenses, canadienses y mexicanas.

GM tendrá que reducir hasta finales de marzo la producción de su planta de San Luis Potosí en México mientras que las de Fairfax (EU) e Ingersoll (Canadá) pararán hasta mediados de abril.

El mes pasado, la compañía dijo durante la presentación de los resultados de 2020 que la escasez de chips podría recortar 2 mil millones de dólares de sus beneficios en 2021.

Ford se ha visto obligada a eliminar turnos de trabajo y suspender toda la producción en algunas de sus plantas norteamericanas por los problemas de suministro.

Tesla, Nissan, Stellantis, Volkswagen y Daimler también se han visto afectados por los problemas de suministro de componentes.

A los problemas causados por la escasez de microprocesadores, la pandemia y las tormentas invernales en Estados Unidos se une la congestión que sufren los puertos en California desde principios de año y que ha obligado a instalaciones como las de Los Ángeles a dirigir embarcaciones a otros puertos.