Nunca en la historia de la humanidad se había invertido tanto dinero en tan poco tiempo para obtener una vacuna contra el nuevo coronavirus o un medicamento que ayude al tratamiento de esta pandemia. Al menos 120 vacunas están en fase de investigación en diferentes regiones del mundo y también se hacen pruebas con medicamentos ya existentes como el remdesivir. 

–Con información de Esther Samper (ElDiario.es), EFE y AP

Ciudad de México, 17 de mayo (SinEmbargo).– Las investigaciones para conseguir un medicamento y una vacuna efectivas contra el coronavirus avanzan en distintos países, incluido México.

En el país, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue la primera institución certificada para hacer uso de plasma convaleciente, alternativa de tratamiento a derechohabientes con COVID-19 que están en condición grave, y que busca disminuir la mortalidad y el desarrollo de complicaciones en estos pacientes.

El protocolo “Eficacia y seguridad de plasma de donadores convalecientes por COVID-19 en pacientes con síndrome de infección respiratoria aguda grave por el virus SARS-COV-2” fue registrado el 5 de abril de 2020 y autorizado 10 días después por los comités de Ética en Investigación, de Investigación y de Bioseguridad del IMSS.

IMSS-PLASMA-COVID

fue la primera institución certificada para hacer uso de plasma convaleciente, alternativa de tratamiento a derechohabientes con COVID-19. Foto: IMSS

Para el 22 de abril, la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) otorgó el dictamen que autoriza al Seguro Social el uso clínico de plasma de pacientes convalecientes.

Este protocolo tiene como objetivo recolectar plasma de pacientes que se han recuperado de SARS-CoV-2, debido a que este componente sanguíneo contiene una carga importante de anticuerpos.

El IMSS explicó que se tiene acceso a la base de datos nacional de las y los pacientes con diagnóstico confirmado por la prueba PCR, a fin de contactar a los posibles donadores; se les explica en qué consiste el protocolo y si aceptan realizar la donación de plasma, se les toma una muestra para determinar que la infección se encontró negativa.

IMSS-PLASMA-COVID23

El 22 de abril, la Cofepris otorgó el dictamen que autoriza al Seguro Social el uso clínico de plasma de pacientes convalecientes. Foto: IMSS.

Hasta el momento se ha aplicado el plasma a siete pacientes con COVID-19 y se evalúa la repercusión de este tratamiento en cada uno de ellos.
En esta primera fase del protocolo se ha considerado a cuatro de los 12 Bancos Centrales de Sangre que tiene el IMSS en el país: Monterrey, Guadalajara, y los Centros Médicos Nacionales de La Raza y Siglo XXI.

IMSS-PLASMA-COVID2

El IMSS explicó que se tiene acceso a la base de datos nacional de las y los pacientes con diagnóstico confirmado por la prueba PCR, a fin de contactar a los posibles donadores. Foto: IMSS.

En otro frente, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Gobierno de la Ciudad de México anunciaron que trabajarían de manera conjunta para desarrollar una fábrica de mascarillas N95 para la protección de los trabajadores del sector salud; así como en la instalación de un laboratorio especializado para la elaboración de la vacuna contra la COVID-19

El laboratorio para el desarrollo de la vacuna contra el SAR-COV-2 que produce coronavirus, se construirá en la Facultad de Veterinaria.

PRUEBAS CON REMDESIVIR

El remdesivir es un medicamento que ha dado resultados preliminares positivos en un ensayo de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés) de Estados Unidos con personas enfermas por el nuevo coronavirus.

A principios de abril, Daniel O’Day, ejecutivo de la biotecnológica Gilead productora del antiviral, adelantó que la empresa decidió “invertir y elevar la escala” de producción de remdesivir pese a la incertidumbre sobre sus resultados para estar “preparados” y dijo que donaría 1.5 millones de dosis (140 mil lotes de tratamiento) si se producían “potenciales autorizaciones regulatorias” en el futuro.

De acuerdo con MedChemExpress (MCE), distribuidor de productos químicos y bioquímicos de investigación, el remdesivir se comercia en presentaciones de 10 milímetros por 1 mililítro en Dimetilsulfóxido (10 mM * 1 mL en DMSO); 1 miligramo; 5 y 10 miligramos. Los precios van de los 220 a los 850 dólares, es decir, unos 5 mil 346 a 20 mil 655 pesos (con el precio del dólar estimado el 30 de abril en bancos de 24.30 por uno).

Los resultados preliminares del ensayo, patrocinado por Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), concluyeron que el remdesivir “acorta el tiempo de recuperación en pacientes hospitalizados con COVID-19 en comparación con un placebo”.

Las personas a las que se les administró el remdesivir (1,063) tuvieron una recuperación un 31 por ciento más rápida, de 11 días, respecto a quienes recibieron placebo, que lo hicieron en 15 días de media. La tasa de mortalidad para quienes tomaron el fármaco fue del 8 por ciento frente al 11.6 por ciento de los que tomaron placebo, según los resultados preliminares.

TRES MEDICAMENTOS

Del otro lado de mundo, un equipo de científicos de la Universidad de Hong Kong decidió combinar tres medicamentos antivirales utilizados para el tratamiento de pacientes con otros coronavirus. Y parecen haber encontrado esperanzas para el mundo.

“La triple terapia antiviral rápidamente convirtió la carga viral en negativa en todas las muestras, reduciendo así la infecciosidad del paciente”, concluyeron. Los resultados de este largo estudio ya fueron publicados en la revista especializada The Lancet.

La mezcla es interferón beta-1b, lopinavir-ritonavir y ribavirina. Si se usa de manera combinada y en etapas tempranas ayudan a curar a las personas infectadas por el virus de la pandemia. “La terapia antiviral triple convirtió rápidamente la carga viral en negativa en todas las muestras, reduciendo así la infecciosidad del paciente”, dijeron.

MODELO-CORONAVIRUS

Esta fotografía de archivo proporcionada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) muestra el SARS-CoV-2 (color naranja), el virus que provoca la enfermedad COVID-19, surgiendo de la superficie de células (color verde) cultivadas en un laboratorio. Foto: NIAID-RML vía AP

La investigación abarcó 127 casos, entre febrero y marzo de 2020, registrados en Hong Kong. De ellos, 86 pacientes fueron tratados con el trío de medicamentos, mientras que los 41 restantes fueron asignados como un grupo de comparación.

Las personas que recibieron el tratamiento propuesto dieron negativo por coronavirus aproximadamente en siete días luego de haber presentado los primeros síntomas. Además, esta alternativa redujo la duración de los síntomas entre cuatro y ocho días, marcando exitosamente el proceso de recuperación, a diferencia de los individuos que formaban parte del grupo de control.

CORONAVIRUS-MEDICAMENTO

En esta imagen de archivo, tomada a través de un microscopio y sin fecha, distribuida por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos en febrero de 2020, se muestra el coronavirus que causa la COVID-19. Foto: NIAID-RML vía AP

ANTICUERPO QUE PROTEGE CÉLULAS

La compañía biofarmacéutica Sorrento Therapeutics, con sede en California (EU), asegura haber desarrollado un anticuerpo que puede proteger las células de la infección del coronavirus y eliminarlo del organismo en el transcurso de cuatro días, informa Fox News.

La empresa destaca que el anticuerpo STI-1499 puede proporcionar “una inhibición del 100 por ciento” ante la COVID-19, y asegura que el tratamiento podría estar disponible meses antes de que la vacuna contra el coronavirus llegue al mercado.

Henry Ji, fundador y el director general de la compañía biofarmacéutica, explicó que cuando el anticuerpo impide que un virus entre en una célula humana, el virus no puede sobrevivir.

LAS VACUNAS

Nunca en la historia de la humanidad se había invertido tanto dinero en tan poco tiempo para una vacuna en particular, ni tampoco nunca tantos científicos habían trabajado conjuntamente para afrontar un reto biomédico.

De acuerdo con ElDiario.es, en estos momentos hay al menos 120 vacunas contra el coronavirus en fase de investigación en diferentes regiones del mundo. Estas vacunas se dividen en varios grupos: Basadas en ARN, basadas en ADN, vectores virales no replicativos, vectores virales replicativos, virus inactivados, virus “vivos” atenuados y basadas en subunidades de proteínas.

Casi todas ellas (110) están en fase preclínica, que consiste en la evaluación in vitro (sobre células en cultivo) y en animales de laboratorio. Tan sólo 10 vacunas se encuentran en un ensayo clínico de fase I (evaluación de la seguridad de la vacuna, sobre 20-100 personas sanas) o en fase 2 (evaluación de la eficacia, sobre varios cientos de personas).

VACUNAS.CORONAVIRUS

Farmacéuticas del mundo compiten por tener lista la primer vacuna contra el virus del SARS-CoV-2. Foto: Felipe Dana, AP

Todavía no hay ninguna vacuna en fase III, el paso más exigente y necesario para la comercialización de cualquier nuevo tratamiento. En esta fase se requiere un número considerable de pacientes (idealmente entre 300 y 3 mil personas) para verificar la eficacia y seguridad de la vacuna.

Hasta ahora, el récord en el desarrollo de una vacuna contra un virus por primera vez lo tiene la vacuna contra las paperas, que requirió “tan sólo” cuatro años. Si la vacuna contra el coronavirus se desarrollase en año o año y medio sería un hito histórico para la humanidad. Los avances científicos, los esfuerzos globales de investigadores, reguladores y sanitarios y el conocimiento previo con otros coronavirus podría hacerlo posible.